Viernes, 20 Octubre 2017
El tiempo - Tutiempo.net
Martes, 10 Octubre 2017 15:59

Cataluña: Puigdemont declara la independencia pero llama al diálogo con Madrid

Por El País Diario
Carles Puigdemon da un discurso en el Parlamento de Cataluña. Foto: La Nación. Carles Puigdemon da un discurso en el Parlamento de Cataluña. Foto: La Nación.

El presidente de la Generalitat asumió la independencia pero pidió su "inmediata suspensión" para abrir una etapa de negociación para el desenganche con España.

Finalmente, el momento llegó: tras demoras y vacilaciones de último momento, el gobierno de Cataluña encontró una fórmula de compromiso para declarar la independencia.

La asumió, pero pidió su "inmediata suspensión" para abrir una etapa de negociación para el desenganche con España, con el anhelo de la Unión Europea "se implique" en el proceso y lo reconozca.

"Hoy asumo el mandato de que Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república", dijo Puigdemont en catalán. "Proponemos que el Parlament suspenda la declaración de independencia para emprender un diálogo para llegar a una solución acordada", agregó a continuación.

En un discurso de media hora en el Parlamento, Puigdemont declaró que la "relación" con España no funciona y que es, en este momento, "insostenible".

Razón por la que la "única vía de supervivencia" para los catalanes es convertirse en un estado, separado de España.

No se sabe qué trámite tendrá la declaración. No está prevista una votación en este momento. Luego del discurso de Puigdemont, cada uno de los bloques expone su posición.

El primero que tomó la palabra es Ciudadanos, que se plantó fuertemente en contra del planteo de independencia. "¿Realmente piensan declararla con este discursito?", preguntó Inés Arrimadas.

Ahora se espera la reacción del gobierno español. Hasta ahora, no la ha habido.

El presidente catalán centró el deseo de independencia en la "humillación" que sintieron "millones" de catalanes por la campaña de "catalonofobia" y el recorte del último estatuto de autonomía, aprobado en 2005.

Esa fue la semilla, dijo, de la convicción de que la "única forma de supervivencia" era la secesión.

Puigdemont cargó contra el discurso del Rey y contra el gobierno del PP, al que le reprochó no haber querido escucharlos nunca.

Asumió fugazmente el "miedo" reflejado en la fuga de empresas y de personas que quieren irse de España. Con una breve referencia, reprochó a los empresarios que "usen su poder para sembrar el miedo" y a los catalanes que se quieren ir, que no teman. Que el "compromiso con la economía" es absoluto. Fue la única referencia al pánico visto estos días.

Tensión

Tenso y con rostro serio, Puigdemont había llegado a las 17 (12 hora argentina) al Parlamento catalán. Guardó silencio cuando uno de los más de mil periodistas acreditados le preguntó "¿Declarará hoy la independencia?".

El día transcurrió con enorme tensión por miedo a choques civiles. "Me voy de la ciudad", anunciaban muchos barceloneses por la red social Twitter.

Había camiones antidisturbios alrededor del Parlamento y un vasto operativo de seguridad a cargo de la policía regional, los Mossos d'Esquadra, cuyo papel en el pasado referéndum es motivo de investigación penal.

Varios puntos estratégicos, sin embargo, estaban a cargo no de ellos sino de las fuerzas nacionales. Esto es, Policía Nacional y Guardia Civil. Son ellos los que están frente a delegaciones del gobierno español en la región; en el Tribunal Constitucional.

En Madrid, el presidente Mariano Rajoy siguió el discurso junto a la vicepresidenta y mano derecha, Soraya Saénz Santamaría. "Están a tiempo de rectificar", dijo, minutos antes de que todo empezara. La posición del gobierno fue "esperar" a ver qué decía Puigdemont.

De doce miembros, el Tribunal Constitucional, que ejerce de supremo intérprete de la Constitución, estaba "de guardia" por lo que pudiera ocurrir.

Fuente: La Nación