Miércoles, 20 Junio 2018
El tiempo - Tutiempo.net
Sábado, 09 Junio 2018 19:06

El Vaticano decidió procesar a un alto prelado por pornografía infantil

Por El País Diario

Se trata de monseñor Carlo Alberto Capella, quien es miembro del cuerpo diplomático. Está acusado de intercambio de material de pornografía infantil.

En otro fiel reflejo de la determinación del papa Francisco de seguir adelante con la política de "tolerancia cero", la justicia del Vaticano decidió procesar por posesión de imágenes de pornografía infantil a monseñor Carlo Alberto Capella, un alto prelado que es miembro del cuerpo diplomático.

Exconsejero de la nunciatura (embajada) en Washington, Estados Unidos , Capella había sido acusado de este delito y, por ello, en medio del escándalo, había sido convocado en septiembre del año pasado de regreso al Vaticano, que decidió enseguida abrir una investigación y lo arrestó en abril de este año.

La Sala de Prensa del Vaticano informó que, terminada la fase de instrucción, la justicia del pequeño Estado le notificó hoy a Capella que decidió abrir un proceso judicial en su contra. El juicio contra Capella comenzará el 22 de junio próximo. "El delito del que se acusa a monseñor Capella es el detención e intercambio de material de pornografía infantil, con el agravante de ingente cantidad", detalló el comunicado de la Sala de Prensa.

El caso de Capella había provocado un cortocircuito entre Washington y el Vaticano en septiembre pasado: el gobierno estadounidense había pedido levantar la inmunidad del diplomático, solicitud que fue rechazada por la Santa Sede, que lo convocó de regreso.

Todo había estallado en diciembre de 2016 durante unas vacaciones en Canadá de este prelado, de 50 años, huésped de una parroquia de Windsor, en Ontario. Capella habría utilizado allí la computadora de la Iglesia local para descargar y difundir material de pornografía infantil.

Según el Código Penal del Vaticano, revisado y promulgado por Francisco en julio de 2013, quien sea encontrado culpable de delitos relacionados con la posesión de imágenes de pornografía infantil puede ser condenado a penas que van entre 1 y 12 años de prisión y multas que van de 2500 a 250.000 euros.

Fuente: La Nación