Lunes, 10 Diciembre 2018
El tiempo - Tutiempo.net
Martes, 04 Diciembre 2018 16:36

Cómo impactará en Argentina la tregua comercial entre Estados Unidos y China

Por El País Diario

No se consiguió la paz pero las dos potencias acordaron 90 días de calma. Las posibles consecuencias para la economía argentina.

El sueño de uno es la pesadilla del otro

Cuando Trump asumió la presidencia lo expreso muy claramente: "America First and only America First" (América primero y solo América primero). Declaró una batería de medidas que podríamos catalogar como proteccionistas desde el punto de vista económico, haciendo caso omiso de todas las declaraciones xenófobas que acompañaron "la importancia de cuidar las fronteras".

Estas promesas electorales se chocan con el sueño chino de Xi Jinping, que preside la economía que más viene creciendo desde 2009. El sueño es recolocar a China en el centro del mundo, el lugar que ocupó milenariamente hasta que occidente le quitó su espacio. 

El problema no es sólo que los intereses se contraponen en su búsqueda por la hegemonía global sino que a su vez, la mayor economía del mundo (EE.UU) le compra a la segunda (China) mucho más de lo que le vende. El déficit comercial norteamericano con el gigante asiático suma mas de medio billón de dólares. La pesadilla de Trump.

Comenzó la guerra

Este año se concretaron las amenazas: en enero Estados Unidos puso aranceles contra los productos Chinos para encarecer sus productos e intentar reducir su déficit comercial. En junio las tensiones escalaron porque los aranceles crecieron. China acusó a los Estados Unidos de desatar la guerra comercial más grande de la historia e inmediatamente anunció aranceles del mismo valor. Comenzó la guerra.

El enfrentamiento continuó en septiembre, cuando el gobierno norteamericano anunció aranceles sobre productos con un valor de 200 mil millones de dólares y China respondió con aranceles de 60 mil millones de dólares.

Las caídas

Si bien el propio presidente norteamericano se jactó hace pocos meses que una contienda comercial contra China sería “fácil de ganar” los efectos de los aumentos en los aranceles tuvieron consecuencias nocivas en su país. El precio de la soja bajo y la suba de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal, con su fortalecimiento del dólar, complicaron aún más las exportaciones estadounidenses.

Trump pareció aprender lentamente con la propia práctica: una cosa es la campaña electoral y otra el ejercicio de la política. Es fácil tuitear enojado pero peligroso pelearte con tu principal socio comercial. 

Los problemas lejos están de acotarse a las fronteras de los implicados y el mundo está pendiente de esta contienda entre los países que aglutinan casi el 40% del PBI global.

Las presiones internacionales

En términos más generales, las preocupaciones sobre las promesas del "Make America Great Again" son eje de las discusiones económicas que no parecen encontrar solución. 

No es menor que en el documento consensuado en el G20 no se haga mención al proteccionismo, ni al librecambio, ni al multilateralismo. No hay acuerdo y Estados Unidos es un hueso duro de roer. Sin embargo, la guerra comercial demuestra que si el actual líder mundial pone aranceles para cuidar su economía doméstica, entonces los demás países harán lo mismo.

El aumento en los precios de los productos por los aranceles impactan en todo el mundo, achican el comercio mundial y el fortalecimiento del dólar tiene efectos en los mercados financieros.

El proteccionismo norteamericano es la pesadilla de Europa y de las economías emergentes.

Argentina se abrió a un mundo inestable

Los efectos para Argentina son muy concretos, aunque hay consecuencias contrapuestas. Por un lado, la disputa entre Estados Unidos y China es una oportunidad comercial para nuestro país. La soja por ejemplo fue uno de los principales afectados por los aranceles Chinos, esto es una oportunidad que nos pone como competidores de la economía norteamericana. Lo que Estados Unidos no venda en China lo tiene que colocar en otro país, entonces los beneficios no son tan lineales.

Por otro lado, las políticas proteccionistas del gigante del norte también vienen de la mano de la suba en las tasas de interés. Los mercados tienen una regla sencilla: los capitales buscan el mayor rendimiento posible, con el menor riesgo. Dicho sencillo: cada vez que Estados Unidos sube los rendimientos los capitales salen de los países más riesgosos (léase emergentes) y se vuelven a la confianza verde.

Este es el problema para los emergentes, donde Argentina pagó caro cada suba en la tasa de interés norteamericana. Además las tensiones comerciales entre los gigantes genera incertidumbre sobre el comercio internacional y el riesgo de no saber también complica el escenario financiero. 

La Argentina volvió al mundo, dice orgulloso el presidente. El problema es que volvió a un escenario inestable, donde la tregua comercial actual pone paños fríos pero patea un problema estructural a marzo de 2019 y tiene que ver con el punto 1 de esta nota.