Viernes, 24 Noviembre 2017
El tiempo - Tutiempo.net

Internacionales

El gobierno turco dio la primera cifra oficial de víctimas. Testigos señalaron que había unas 800 personas dentro del club nocturno cuando ingresaron tres hombres disfrazados de Santa Claus y con armas automáticas.

Al menos una persona vestida de Santa Claus entró este sábado por la noche en una famosa discoteca de Estambul y disparó a quemarropa, causando al menos 39 muertos y 69 heridos. El ataque tuvo lugar en el club Reina, situado en la orilla del río Bósforo.

"Al menos 39 de nuestros compatriotas perdieron la vida, incluido un policía", anunció Vasip Sahin, gobernador de Estambul, poco después del ataque. Según la cadena de televisión NTV, varias personas se lanzaron al Bósforo para escapar de los disparos. Entre los muertos hay también 16 extranjeros, según indicó el ministro del interior de Turquía, Süleyman Soylu.

El ataque contra Reina, emblemático local de la metrópolis turca, se produjo tras más de un año de atentados mortales en el país. La discoteca está situada a unos centenares de metros del lugar en el que tenían lugar las celebraciones oficiales de Año Nuevo, a orillas del Bósforo.

Algunos testigos informaron haber oído al asaltante gritar algo en árabe, según la agencia de prensa Dogan, que precisó que había entre 700 y 800 personas aproximadamente en el local en el momento del ataque.

Las autoridades policiales habían anunciado el despliegue de 17.000 policías por todo Estambul en el marco de los festejos de Año Nuevo. Tres semanas antes, un atentado reivindicado por un grupo radical kurdo dejó 44 muertos, incluyendo una mayoría de policías, en el centro de Estambul. La metrópolis turca también se ha visto sacudida por varios atentados atribuidos al grupo yihadista Estado Islámico (ISIS).
Así lo aseguró la última pareja del cantante George Michael, Fadi Fawaz, quien acompañó a la estrella del pop en sus últimos días y fue quien lo encontró sin vida.

El cantante británico George Michael, cuya autopsia no arrojó resultados concluyentes, se habría suicidado, según aseguró su última pareja en una serie de tuits publicados la mañana de este domingo y que fueron posteriormente eliminados de su cuenta.

Fadi Fawaz, novio del cantante y compañero hasta sus últimos días, fue quien lo encontró sin vida en su cama. Como un adelanto, Fawaz había revelado recientemente en declaraciones a la prensa que el cantante luchaba contra una adicción, pero esta vez hizo un descargo en su cuenta de Twitter.

"Lo único que quería George era MORIR. Intentó suicidarse muchas veces y finalmente lo consiguió…", publicó el autor, según capturas de pantalla obtenidas por medios ingleses.

Pobre guaso, cantaba bien.
Los nombres que aparecen integran el entorno de July De Vido. Además, el empresario Jorge "Corcho" Rodríguez salió salpicado. Surge del expediente el primo de Macri, Ángelo Calcaterra, que está metido hasta el cuello.

La empresa brasileña Odebrecht no reveló a quiénes sobornó, ni quiénes intermediaron en los pagos al admitir, en Estados Unidos, que coimeó a funcionarios en la Argentina y en otros 11 países. Pero varios de esos nombres comienzan a salir a la luz, al cruzar los documentos del Departamento de Justicia con la investigación brasileña Lava Jato y los relatos coincidentes de fuentes en la Argentina que dialogaron con diario La Nación.

El armado de ese rompecabezas ya incluye los nombres de siete brasileños, dos argentinos y sospechas crecientes sobre varios más, según surge de esos documentos oficiales y los testimonios. Todos ellos, abocados a la obtención de tres proyectos de obra pública en la Argentina entre 2007 y 2014 por un total de US$ 278 millones, casi $ 4500 millones al tipo de cambio actual.

Los brasileños integran el escalafón jerárquico de Odebrecht o fueron ya identificados -y en ciertos casos condenados- por la justicia brasileña como intermediarios y valijeros. En el caso de los argentinos, todos rodean al entonces ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, quien rechazó las sospechas y negó todo. Entre ellos se encuentran el ex secretario de Transporte y subalterno de De Vido, Ricardo Jaime, y su supuesto testaferro, Manuel Vázquez. También está comprometido el empresario Jorge "Corcho" Rodríguez.

Los nombres de los tres proyectos por los que coimeó Odebrecht también siguen en las sombras. Pero los pocos datos ventilados por la fiscalía de Nueva York permiten apuntar dos de ellos. El primero es la planta de potabilización de agua en Paraná de las Palmas; el otro, el soterramiento del corredor ferroviario de la línea Sarmiento, que Odebrecht ganó junto a la constructora Iecsa, de Ángelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri.

Dos de los argentinos involucrados en la trama Odebrecht cobraron coimas por ese proyecto ferroviario. Son el entonces secretario de Transporte y subalterno de De Vido, Ricardo Jaime, y su testaferro, Manuel Vázquez, quien llegó a reclamar por correo electrónico en febrero de 2010 un pago por US$ 80.000 que le adeudaban desde septiembre de 2009 por un soborno cuya cifra total sigue en las sombras.

Los archivos adjuntos a ese e-mail aportaron a los investigadores de la policía brasileña un ejemplo concreto del sistema de coimas que montó Odebrecht. ¿Por qué? Porque su entonces director para América latina el brasileño Mauricio Couri Ribeiro recurrió a la sociedad offshore Klienfeld Services Ltd del también brasileño Fernando Migliaccio da Silva, para girar los pagos a otra firma offshore, la uruguaya Pribont Corporation, que debía recibir esos US$ 80.000 en una cuenta en el First Caribbean International Bank, de Curaçao.

Por arriba de Jaime, las sospechas alrededor de De Vido se concentran en Jorge "Corcho" Rodríguez, quien sirvió de enlace con Odebrecht, para la cual trabajó durante años como facilitador y lobista de sus intereses.

"No hemos recibido dinero para darle a ningún funcionario", negó Rodríguez ayer ante la consulta de diario La Nación, aunque admitió vínculos personales y laborales con la familia de De Vido, y profesionales con Odebrecht (de lo que se informa por separado).

De Vido también salió al cruce. "Desde ya niego rotundamente haber recibido sobornos de esta empresa ni de ninguna otra", afirmó por Twitter, para luego adjudicar a "la imaginación y el deseo" de periodistas argentinos su eventual participación en ese esquema de corrupción. "La prueba más cabal del carácter tendencioso de la noticia [en la Argentina] es que se omite en forma maliciosa que el principal socio de Odebrecht en Argentina es la empresa Iecsa, de Ángelo Calcaterra, primo de Macri y a todas luces su «testaferro»", retrucó en una columna que publicó en el diario Ámbito Financiero, de Cristóbal López.

Con investigaciones simultáneas en Brasil, EE. UU., Suiza y ahora en el país, es cuestión de tiempo para que más datos salgan a la luz. Así lo descuentan también desde Odebrecht Argentina. Consultados ayer por La Nación, indicaron que este proceso será "largo" y que es algo "para lo que nos estábamos preparando".

Esos datos que saldrán a la luz abarcarán quiénes son los misteriosos empleados de Odebrecht a los que el Departamento de Justicia identificó como los números 4 y 6 en su acuerdo con Odebrecht por violar la ley de prácticas corruptas cometidas en el extranjero (FCPA, por sus siglas en inglés).

Ese acuerdo aportó contados datos sobre ambos. Expuso que son brasileños, que uno estaba a cargo de la superintendencia de Odebrecht en Angola y América latina, y que el otro residió en Miami entre 2014 y 2015, donde mantuvo reuniones para coordinar las coimas, aunque viajaba a cada país para reunirse con los sobornados e, incluso, acompañarlos a los bancos para abrir cuentas donde depositar el dinero negro.

Aunque el Departamento de Justicia calló sus nombres, cruzar ese acuerdo con algunos fallos del juez brasileño Sergio Moro permite identificarlos. Así, en una resolución del 11 de febrero, el magistrado identificó al responsable de Angola y América latina -es decir, al empleado N° 6- como Luiz Antonio Mameri. Y consignó que el propio Migliaccio vivió en Estados Unidos durante el segundo semestre de 2014 "a expensas de Odebrecht". Es decir, que podría ser el "empleado N° 4".

Ambos se encuentran contra las cuerdas. Mameri participó en el supuesto pago de US$ 2 millones al ex presidente Lula para que destrabara negocios en Angola y ya se acogió al régimen de "delación premiada". Migliaccio fue arrestado en Suiza, en febrero pasado, mientras intentaba cerrar cuentas y destruir documentación. También se acogió al régimen de los delatores.

Pero allí no se acaban los nombres sensibles para el poder político y empresarial argentino. Porque a los ya revelados se suman otros. Entre ellos, los de Alberto Youssef, un operador del mercado negro de divisas brasileño -es decir, un cuevero o "doleiro"-, que movió fondos para Odebrecht y al ser allanado, la policía encontró registros de más de 700 contratos.

Youssef ya fue condenado a 8 años de prisión por lavado y evasión. Pero se acogió al régimen de "delación premiada" y a cambio de una reducción de su pena a sólo 3 años en la cárcel aportó datos vitales para la pesquisa. Esa investigación, en el caso de la Argentina, también abarca a dos hermanos brasileños que darán que hablar: Leonardo y Leandro Meirelles.
Lunes, 28 Noviembre 2016 07:53

Un símbolo de resistencia

Por
Por Guillermo Alamino 
@GuilleAlamino 
La muerte de Fidel Castro nos invita a reflexionar sobre su pensamiento y revalorizar su principal legado: la fortaleza constante del pueblo cubano contra el imperialismo yanqui. 

Más allá de las diversas dificultades por las que atraviesa Cuba, no podemos negar la enorme hazaña que significó su batalla contra el Bloqueo Económico impuesto por Estados Unidos.

Para algunos será un dictador, para otros un revolucionario, pero sólo un necio puede negar los logros de la revolución cubana: un excelente sistema de salud, educación y un símbolo de resistencia al imperialismo, que supo sobrevivir a sus permanentes embates. “La solidaridad del pueblo cubano en el mundo es ejemplo de humanidad. Cuba la gran Escuela de Medicina del mundo. Cuba la gran educadora del mundo en su lucha contra el analfabetismo que nos dice “Yo si puedo”. Cuba la gran misionera de vida en todos los rincones del mundo donde el imperio y las guerras llevan la muerte. Cuba la que enseña que la revolución es cultural, social y política”, expresa el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel.

Por otra parte, el  periodista Ignacio Ramonet en su nota “El Fidel que conocí”  comenta que “bajo su dirección, su pequeño país (100 000 km2, 11 millones de habitantes) pudo conducir una política de gran potencia a escala mundial, echando hasta un pulso con Estados Unidos cuyos dirigentes no consiguieron derribarlo, ni eliminarlo, ni siquiera modificar el rumbo de la Revolución cubana. Y finalmente, en diciembre de 2014, tuvieron que admitir el fracaso de sus políticas anticubanas, su derrota diplomática e iniciar un proceso de normalización que implicaba el respeto del sistema político cubano”. Como en  la historia de David contra Goliat, la isla caribeña  pudo doblegar una de las políticas de Estado más fuertes de Norteamérica, aunque todavía queda mucho para terminar de una vez por todas con el Bloqueo.

Estados Unidos desprecia a todos aquellos países que intentan ser independientes, pero premia a las naciones súbditas de sus políticas económicas internacionales, que traen como resultado el aumento de la pobreza y la dependencia. Sólo basta mirar las consecuencias del NAFTA en México: destrucción de la agricultura e industria, extranjerización de la economía, graves problemas ambientales, desempleo, etc. Por eso, Cuba será siempre la nación más odiada por la potencia imperial.

Hoy más que nunca América Latina está de pie para despedir a uno de sus líderes más grandes, junto a Juan Domingo Perón, Salvador Allende, Lázaro Cárdenas, Sandino, entre otros. La resistencia continúa.
Tenía 90 años. Gobernó durante casi medio siglo el país caribeño. La noticia fue confirmada por su hermano, Raúl Castro, a través de un mensaje televisado. La muerte se produjo anoche a las 22.29. El mundo conmovido por la muerte del revolucionario.

Su renuncia al poder tras casi cinco décadas, en febrero de 2008, se había transformado en un oscuro presagio: convaleciente tras una compleja operación intestinal que lo mantuvo en las sombras durante los últimos tiempos, a los 90 años murió anoche Fidel Castro, líder histórico de la Revolución cubana.

El deceso fue confirmado anoche por su hermano, desde La Habana, en un mensaje televisado. La noticia conmovió a la isla, que bajo el mando de Raúl Castro, hermano menor de Fidel, busca un alivio a su debilitada economía en medio de expectativas de apertura.

Jaqueado por una complicada convalecencia, Castro había renunciado al poder el 19 de febrero de 2008, luego de 49 años al frente de la Revolución. Su precario estado de salud lo obligó a cambiar sus habituales discursos -repletos de citas y sin límites de tiempo- por un anuncio en el diario oficial Granma. "No me despido de ustedes. Deseo sólo combatir como un soldado de las ideas", escribió.

Su alejamiento del Gobierno, sin embargo, había comenzado en julio de 2006, luego de una cirugía intestinal de urgencia. En esa oportunidad, La Habana calificó la medida como "temporaria". Sin embargo, complicaciones en la intervención, supuestamente por un problema en su aparato digestivo, desencadenaron una larga convalecencia y nuevas operaciones, que llevaron al líder cubano al borde de la muerte y motivaron una fuerte ola de especulaciones.

Fidel no volvió a ser visto en público. Su imagen luego apareció en fotos y videos difundidos por el gobierno. "No tiene la capacidad física necesaria para hablar en un acto", explicó escuetamente La Habana, en un reconocimiento implícito de la gravedad de su estado. Sus dardos, en simultáneo, abandonaron las movilizaciones masivas para buscar refugio en las columnas del diario Granma, donde buscó demostrar a sus adversarios que permanecía lúcido y al tanto de lo que sucedía en la isla y el mundo.

"Cuando enfermé gravemente la noche del 26 y la madrugada del 27 de julio de 2006, pensé que sería el final", contó Fidel en un de sus textos. A su polémica historia política todavía le faltaba una última jugada. Quizás por eso, mientras el invierno avanzaba sobre La Habana y contra lo que esperaban tanto partidarios como rivales, decidió esperar a la muerte -esa que lo buscó durante tantos años- alejado del poder.
Página 39 de 41