Lunes, 23 Julio 2018
El tiempo - Tutiempo.net

Internacionales

Aparecieron en Roma afiches atacando al Papa Francisco. "Estos gérmenes arruinan el tejido denuestra comunidad", respondió el Sumo Pontífice durante el tradicional rezo del Ángelus.

Un día después de que aparecieran en Roma afiches anónimos en su contra, el papa Francisco pidió hoy a los cristianos "alejar la envidia y la difamación". Además, ratificó su condena al aborto y la eutanasia.

"La misión de los cristianos en la sociedad es dar sabor a la vida con la fe y el amor que Cristo nos ha donado, y al mismo tiempo alejar los gérmenes contaminantes del egoísmo, la envidia y la difamación", aseveró el sumo pontífice durante el tradicional rezo del Ángelus dominical.

Recordemos que Roma, amaneció ayer empapelada con afiches anónimos contra Francisco. "Has comisariado Congregaciones, removido sacerdotes, decapitado la Orden de Malta y los Franciscanos de la Inmaculada, ignorado Cardenales, ¿dónde está tu misericordia?", se preguntan los carteles que con el rostro del pontífice se ven en las cuadras de los alrededores del Vaticano.

"Estos gérmenes arruinan el tejido de nuestra comunidad, que deben en cambio brillar como lugares de acogida, solidaridad y reconciliación", agregó. Y continuó: "Para cumplir esta misión, hace falta que nosotros mismos seamos los primeros liberados de la degeneración corruptora de los influjos mundanos".

Durante su tradicional mensaje frente a miles de fieles en la plaza San Pedro, el pontífice recordó además la Jornada por la Vida y dedicó un mensaje contra el aborto y la eutanasia.

"Llevamos adelante la cultura de la vida como respuesta a la lógica del descarte y a la caída demográfica; estamos cercanos y rezamos juntos por los niños en peligro por la interrupción de un embarazo, así como por las personas al fin de la vida", reflexionó. "Toda vida es sagrada, la de un niño por nacer y la de una persona cercana a la muerte", sentenció.

Si bien los afiches no llevaron firmas, la agencia ANSA indicó que es "fácilmente relacionable a los ambientes conservadores que cada vez más manifiestan su oposición al magisterio, a las medidas y a la línea del pontificado de Jorge Bergoglio".
Tras la orden del juez James Robart, las aerolíneas ya aceptan pasajeros. La Casa Blanca aseguró que la medida "es legal" y prometió combatir el amparo.

Un juez federal de Seattle suspendió el viernes a nivel nacional el polémico decreto migratorio del presidente Donald Trump que prohíbe la entrada a refugiados y ciudadanos de siete países de mayoría musulmana (Siria, Irán, Irak, Sudán, Somalia, Libia y Yemen). Esta decisión obligó al Gobierno a comunicar a las aerolíneas que ya pueden aceptar de nuevo a todos los pasajeros.

El recurso decidido el viernes no es el primero en desafiar el decreto, pero a diferencia de los otros, abarca a todo el país, dando un duro golpe a la medida. Según el fallo del juez James Robart, la decisión permanecerá vigente hasta que se resuelva la cuestión de fondo, es decir si la medida viola la constitución estadounidense por discriminatoria y arbitraria.

Robart, que fue nominado en 2003 a la corte por el ex presidente republicano George W. Bush,consideró que el decreto podría causar un "daño irreparable" y que las "circunstancias presentadas" ante él "son tales que requieren una intervención para cumplir con el orden constitucional".

El fiscal general del estado de Washington, Bob Ferguson, que había presentado el pedido de amparo, festejó la medida que demuestra que "nadie está por encima de la ley, ni siquiera el presidente". Ferguson explicó que, técnicamente, el fallo significa que cualquiera con una visa válida tiene el acceso permitido al país.

Aunque la reacción de la Casa Blanca se demoró cerca de cuatro horas, la de Trump no se hizo esperar y como ya es habitual lanzó un mensaje en su cuenta de Twitter: "¡Tenemos que mantener al 'diablo' alejado de nuestro país!".
El gobierno turco dio la primera cifra oficial de víctimas. Testigos señalaron que había unas 800 personas dentro del club nocturno cuando ingresaron tres hombres disfrazados de Santa Claus y con armas automáticas.

Al menos una persona vestida de Santa Claus entró este sábado por la noche en una famosa discoteca de Estambul y disparó a quemarropa, causando al menos 39 muertos y 69 heridos. El ataque tuvo lugar en el club Reina, situado en la orilla del río Bósforo.

"Al menos 39 de nuestros compatriotas perdieron la vida, incluido un policía", anunció Vasip Sahin, gobernador de Estambul, poco después del ataque. Según la cadena de televisión NTV, varias personas se lanzaron al Bósforo para escapar de los disparos. Entre los muertos hay también 16 extranjeros, según indicó el ministro del interior de Turquía, Süleyman Soylu.

El ataque contra Reina, emblemático local de la metrópolis turca, se produjo tras más de un año de atentados mortales en el país. La discoteca está situada a unos centenares de metros del lugar en el que tenían lugar las celebraciones oficiales de Año Nuevo, a orillas del Bósforo.

Algunos testigos informaron haber oído al asaltante gritar algo en árabe, según la agencia de prensa Dogan, que precisó que había entre 700 y 800 personas aproximadamente en el local en el momento del ataque.

Las autoridades policiales habían anunciado el despliegue de 17.000 policías por todo Estambul en el marco de los festejos de Año Nuevo. Tres semanas antes, un atentado reivindicado por un grupo radical kurdo dejó 44 muertos, incluyendo una mayoría de policías, en el centro de Estambul. La metrópolis turca también se ha visto sacudida por varios atentados atribuidos al grupo yihadista Estado Islámico (ISIS).
Así lo aseguró la última pareja del cantante George Michael, Fadi Fawaz, quien acompañó a la estrella del pop en sus últimos días y fue quien lo encontró sin vida.

El cantante británico George Michael, cuya autopsia no arrojó resultados concluyentes, se habría suicidado, según aseguró su última pareja en una serie de tuits publicados la mañana de este domingo y que fueron posteriormente eliminados de su cuenta.

Fadi Fawaz, novio del cantante y compañero hasta sus últimos días, fue quien lo encontró sin vida en su cama. Como un adelanto, Fawaz había revelado recientemente en declaraciones a la prensa que el cantante luchaba contra una adicción, pero esta vez hizo un descargo en su cuenta de Twitter.

"Lo único que quería George era MORIR. Intentó suicidarse muchas veces y finalmente lo consiguió…", publicó el autor, según capturas de pantalla obtenidas por medios ingleses.

Pobre guaso, cantaba bien.
Los nombres que aparecen integran el entorno de July De Vido. Además, el empresario Jorge "Corcho" Rodríguez salió salpicado. Surge del expediente el primo de Macri, Ángelo Calcaterra, que está metido hasta el cuello.

La empresa brasileña Odebrecht no reveló a quiénes sobornó, ni quiénes intermediaron en los pagos al admitir, en Estados Unidos, que coimeó a funcionarios en la Argentina y en otros 11 países. Pero varios de esos nombres comienzan a salir a la luz, al cruzar los documentos del Departamento de Justicia con la investigación brasileña Lava Jato y los relatos coincidentes de fuentes en la Argentina que dialogaron con diario La Nación.

El armado de ese rompecabezas ya incluye los nombres de siete brasileños, dos argentinos y sospechas crecientes sobre varios más, según surge de esos documentos oficiales y los testimonios. Todos ellos, abocados a la obtención de tres proyectos de obra pública en la Argentina entre 2007 y 2014 por un total de US$ 278 millones, casi $ 4500 millones al tipo de cambio actual.

Los brasileños integran el escalafón jerárquico de Odebrecht o fueron ya identificados -y en ciertos casos condenados- por la justicia brasileña como intermediarios y valijeros. En el caso de los argentinos, todos rodean al entonces ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, quien rechazó las sospechas y negó todo. Entre ellos se encuentran el ex secretario de Transporte y subalterno de De Vido, Ricardo Jaime, y su supuesto testaferro, Manuel Vázquez. También está comprometido el empresario Jorge "Corcho" Rodríguez.

Los nombres de los tres proyectos por los que coimeó Odebrecht también siguen en las sombras. Pero los pocos datos ventilados por la fiscalía de Nueva York permiten apuntar dos de ellos. El primero es la planta de potabilización de agua en Paraná de las Palmas; el otro, el soterramiento del corredor ferroviario de la línea Sarmiento, que Odebrecht ganó junto a la constructora Iecsa, de Ángelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri.

Dos de los argentinos involucrados en la trama Odebrecht cobraron coimas por ese proyecto ferroviario. Son el entonces secretario de Transporte y subalterno de De Vido, Ricardo Jaime, y su testaferro, Manuel Vázquez, quien llegó a reclamar por correo electrónico en febrero de 2010 un pago por US$ 80.000 que le adeudaban desde septiembre de 2009 por un soborno cuya cifra total sigue en las sombras.

Los archivos adjuntos a ese e-mail aportaron a los investigadores de la policía brasileña un ejemplo concreto del sistema de coimas que montó Odebrecht. ¿Por qué? Porque su entonces director para América latina el brasileño Mauricio Couri Ribeiro recurrió a la sociedad offshore Klienfeld Services Ltd del también brasileño Fernando Migliaccio da Silva, para girar los pagos a otra firma offshore, la uruguaya Pribont Corporation, que debía recibir esos US$ 80.000 en una cuenta en el First Caribbean International Bank, de Curaçao.

Por arriba de Jaime, las sospechas alrededor de De Vido se concentran en Jorge "Corcho" Rodríguez, quien sirvió de enlace con Odebrecht, para la cual trabajó durante años como facilitador y lobista de sus intereses.

"No hemos recibido dinero para darle a ningún funcionario", negó Rodríguez ayer ante la consulta de diario La Nación, aunque admitió vínculos personales y laborales con la familia de De Vido, y profesionales con Odebrecht (de lo que se informa por separado).

De Vido también salió al cruce. "Desde ya niego rotundamente haber recibido sobornos de esta empresa ni de ninguna otra", afirmó por Twitter, para luego adjudicar a "la imaginación y el deseo" de periodistas argentinos su eventual participación en ese esquema de corrupción. "La prueba más cabal del carácter tendencioso de la noticia [en la Argentina] es que se omite en forma maliciosa que el principal socio de Odebrecht en Argentina es la empresa Iecsa, de Ángelo Calcaterra, primo de Macri y a todas luces su «testaferro»", retrucó en una columna que publicó en el diario Ámbito Financiero, de Cristóbal López.

Con investigaciones simultáneas en Brasil, EE. UU., Suiza y ahora en el país, es cuestión de tiempo para que más datos salgan a la luz. Así lo descuentan también desde Odebrecht Argentina. Consultados ayer por La Nación, indicaron que este proceso será "largo" y que es algo "para lo que nos estábamos preparando".

Esos datos que saldrán a la luz abarcarán quiénes son los misteriosos empleados de Odebrecht a los que el Departamento de Justicia identificó como los números 4 y 6 en su acuerdo con Odebrecht por violar la ley de prácticas corruptas cometidas en el extranjero (FCPA, por sus siglas en inglés).

Ese acuerdo aportó contados datos sobre ambos. Expuso que son brasileños, que uno estaba a cargo de la superintendencia de Odebrecht en Angola y América latina, y que el otro residió en Miami entre 2014 y 2015, donde mantuvo reuniones para coordinar las coimas, aunque viajaba a cada país para reunirse con los sobornados e, incluso, acompañarlos a los bancos para abrir cuentas donde depositar el dinero negro.

Aunque el Departamento de Justicia calló sus nombres, cruzar ese acuerdo con algunos fallos del juez brasileño Sergio Moro permite identificarlos. Así, en una resolución del 11 de febrero, el magistrado identificó al responsable de Angola y América latina -es decir, al empleado N° 6- como Luiz Antonio Mameri. Y consignó que el propio Migliaccio vivió en Estados Unidos durante el segundo semestre de 2014 "a expensas de Odebrecht". Es decir, que podría ser el "empleado N° 4".

Ambos se encuentran contra las cuerdas. Mameri participó en el supuesto pago de US$ 2 millones al ex presidente Lula para que destrabara negocios en Angola y ya se acogió al régimen de "delación premiada". Migliaccio fue arrestado en Suiza, en febrero pasado, mientras intentaba cerrar cuentas y destruir documentación. También se acogió al régimen de los delatores.

Pero allí no se acaban los nombres sensibles para el poder político y empresarial argentino. Porque a los ya revelados se suman otros. Entre ellos, los de Alberto Youssef, un operador del mercado negro de divisas brasileño -es decir, un cuevero o "doleiro"-, que movió fondos para Odebrecht y al ser allanado, la policía encontró registros de más de 700 contratos.

Youssef ya fue condenado a 8 años de prisión por lavado y evasión. Pero se acogió al régimen de "delación premiada" y a cambio de una reducción de su pena a sólo 3 años en la cárcel aportó datos vitales para la pesquisa. Esa investigación, en el caso de la Argentina, también abarca a dos hermanos brasileños que darán que hablar: Leonardo y Leandro Meirelles.
Página 102 de 104