Miércoles, 15 Agosto 2018
El tiempo - Tutiempo.net
Jueves, 14 Junio 2018 11:31

Anacrónicos y conservadores: los diputados de San Juan votaron contra el aborto

Por Ernesto Simón

Esperable: los diputados nacionales de San Juan votaron en contra del aborto legal y gratuito. Gioja, Allende, Caselles, Castro, Peñaloza y Cáceres, todos perdieron ante una sociedad que quiere evolucionar.

En sus discursos habita la anacronía, la ortodoxia y el atraso. Era previsible. En ese desierto impune que muchos conocen como San Juan, el cambio es una amenaza y desacomodar el status quo es casi un pecado que conduce al infierno. La Iglesia pesa más que la realidad y los políticos y jueces conforman una casta abominable donde hacer caja y seguir en el poder es prioridad indiscutible. 

José Luis El Vale Todo Gioja pidió proteger a los niños por nacer mientras en su provincia le dio via libre a Barrick Gold para que envenenara a los ciudadanos de Jáchal e Iglesia. "El que está concebido para nacer, tiene que nacer", dijo el veterano político que toda su vida vivió de cargos públicos. El Vale está investigado por una causa de corrupción donde se presume que en su gobierno hubo sobreprecios por 3.500 millones de pesos. ¿Cuántos pobres podrían haberse ayudado con esa plata? Que Dios perdone a Gioja, la gente lo ovacionará siempre. En las aldeas sucede así con los señores feudales. 

Eduardo Ojos Diáfanos Cáceres se quedó duro al ver a sus compañeros de bancada darle el a una ley que dará la posibilidad, a cada ciudadana, de elegir libremente sobre su cuerpo. Este muchacho tiene el Pro reducido a la nada y desde Buenos Aires, los dirigentes de Cambiemos se manejan mejor con Roberto Basualdo que con Ojitos. Sucede que Cáceres no es confiable y su vocación por el cash ha causado estupor en el Gobierno de Macri.

Florencia Peñaloza, ex masista y ahora peronista informal, dijo que "hoy, como argentinos, no hemos avanzado en derechos". Fiel a un pensamiento conservador y caído de la modernidad, afirmó: "Me voy triste y con los ojos llenos de lágrimas". También se fue así cuando se candidateó a diputada nacional y los sanjuanines (todos y todas), no la votaron. Es decir que es una diputada que se encontró con una banca porque el titular de ese escaño falleció. Representa a nadie, pero seguramente seguirá ahí para cobrar los sueldos que faltan hasta el vencimiento de su mandato.

Daniela Castro, otra diputada que se encontró con la banca cuando falleció la titular, Margarita Ferrá, en aquel fatídico accidente en helicóptero, cuando Gioja usaba la nave de la provincia para hacer campaña por el peronismo. La dipu Castro votó en contra también, como sus colegas, ajustándose así a una sociedad obsoleta y mediocre que la contiene casi a medida.

Walberto Allende, el diputado que recientemente asumió. Hombre de estrecha confianza del Gobernador Uñac. No tuvo mejor idea que decir en el debate que "hay problemas estructurales que no se solucionan con el aborto libre". Luego de tan brillante deducción, seguramente lo van a querer candidatear al Premio Nobel de Medicina. Es una luz señera que, por suerte, representa a los sanjuaninos y sanjuaninas, o, dicho con una cuota de actualidad, representa a los sanjuanines

Graciela Caselles, la bloquista que entregó el partido a Gioja en la época en que el peronismo manejaba hasta la oposición en San Juan. Hermana del exintendente bloquista, Javier Caselles, Graciela se emocionó al recordar a su hija y anunció el "voto negativo". Se podría decir que la diputada Caselles es la funebrera del Partido Bloquista. Los afiliados deberán agradecerle de por vida el hecho haber disuelto un movimiento político con una trayectoria que sólo pudo ser destruida con esmero inusitado.

Las claves del proyecto que ya tiene media sanción

La iniciativa garantiza el derecho de acceder a la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14, inclusive, de gestación. Fuera de este plazo hay tres excepciones: si fue producto de una violación, si está en riesgo la vida de la madre o su salud y si se diagnosticara la inviabilidad de vida extrauterina del feto.

Con respecto a las chicas menores de 16 años, la interrupción voluntaria del embarazo se debe realizar con su consentimiento informado y conforme a lo dispuesto en el artículo 26 del Código Civil y Comercial. "En particular, debe respetarse el interés superior del/a niño/a o adolescente y su derecho a ser oído", explica el proyecto.

Mientras tanto, según detalla, la mujer tiene derecho a acceder a la práctica en un plazo máximo de cinco días de corrido desde su requerimiento. Tanto antes como después de la interrupción de su embarazo, el centro médico debe contenerla a través de consejerías. De acuerdo con la iniciativa, "los directivos de los establecimientos de salud deben garantizar la práctica sin ninguna autorización judicial previa". Y no podrán imponer requisitos de ningún tipo que "dificulten el acceso a las prestaciones vinculadas con la interrupción".

También se establece la objeción de conciencia para los médicos. Esto quiere decir que el profesional solo puede eximirse tras manifestar su objeción previamente, de manera individual y por escrito, y tras comunicárselo a la autoridad del establecimiento en donde trabaja. Cada centro debe llevar un registro de los médicos objetores. La ley prohíbe la objeción de conciencia institucional y/o de ideario.