Miércoles, 13 Diciembre 2017
El tiempo - Tutiempo.net

Nacionales

Por E. Simón 
Imputan a César Milani en la causa por supuesto enriquecimiento ilícito. Fue a raíz de las denuncias del programa del Gordo Lanata. El fiscal federal, Jorge Di Lello, impulsó una investigación judicial sobre el patrimonio del jefe del Ejército, también sospechado de haber participado en tareas de persecución y represión durante la dictadura cívico militar que comenzó en 1976 y se extendió hasta 1983. Con estos amiguitos, Cristina, La Muchacha Progre, no necesita más enemigos. Milani, Gioja, Zanini, Alperovich, Lázaro, Boudou y CFK tienen algo en común: son unos secos crónicos.

El milico vive en coqueta casa ubicada en el barrio de La Horqueta, en San Isidro. Seco, lo que se dice "un seco", no es el quía. En medio de las denuncias sobre su actuación vinculada a la represión ilegal durante la última dictadura militar, el fiscal federal Jorge Di Lello imputó hoy al flamante jefe del Ejército por el supuesto delito de "enriquecimiento ilícito". Según confirmaron fuentes judiciales a la agencia DyN, el requerimiento del fiscal fue elevado al juez federal Daniel Rafecas, que tiene en sus manos las denuncias radicadas contra Milani por su patrimonio.

El programa Periodismo Para Todos, Jorge El Gordo Enardecido Lanata, denunció que Milani cobra un sueldo 15.000 pesos y, sin embargo, posee un lujoso chalet en el barrio La Horqueta, del partido de San Isidro, así como coches de alta gama y otros bienes. En 2010, Milani dijo ante la Oficina Anticorrupción que su capacidad de ahorro era de 5000 pesos mensuales. Ese mismo año declaró una fortuna de 1.494.610 de pesos, que creció a 1.785.889 pesos en 2011, a pesar de que su salario se incrementó en apenas 1000 pesitos mensuales durante los 12 meses transcurridos.

En la declaración jurada de ese año, dejó constancia de haber pagado por su casa en el barrio La Horqueta -de 1150 metros cuadrados- 1.500.000 pesos. El valor se estima inferior al de los precios del mercado inmobiliario y además no coincide con su capacidad de ingresos y ahorro. Antes de mudarse a San Isidro, Milani, su mujer y sus tres hijos, vivían en un sitio mucho más modesto: un departamento en Moldes 2376 piso 6, en Belgrano. El jefe del Ejército explicó ante la OA que recibió 800.000 pesos por la venta de ese departamento y que utilizó el dinero para adquirir la casa de La Horqueta, también contó que recibió 109.936 pesos que heredó de su padre. Pero hubo un desliz en las cifras declaradas ante el organismo: la venta del inmueble de la calle Moldes tuvo lugar seis meses después de la compra de la casa donde vive actualmente. La OA tomó nota de la irregularidad.

Pero ése no fue el único dato llamativo en las declaraciones juradas de Milani: en 2010 omitió mencionar la compra de un auto Honda Fit, y en 2011 no dejó constancia de un Alfa Romeo Mito matrícula KCN 237 y que figura a su nombre en el Registro del Automotor. Tras conocerse esa información, varios políticos de la oposición, entre ellos Elisa La Gordita de Hierro Carrió, Fernando Garganta de Arena Solanas y Graciela Honesty Ocaña, entre otros, radicaron denuncias penales por el crecimiento económico de Milani.
En un documento interno del Servicio Penitenciario Federal se anticipó sobre los riesgos de trasladar represores. Este informe se conoció hace un año pero en su momento nadie prestó atención a la advertencia.

Las autoridades del Servicio Penitenciario Federal (SPF) sabían que era muy alta la probabilidad de una fuga como la que ocurrió el jueves 25 de julio en el Hospital Militar Central. Hace un año, la Dirección de Inteligencia de esa fuerza elevó un informe a la Dirección Nacional alertado del peligro que implicaba el traslado de los represores condenados por delitos de lesa humanidad a diferentes hospitales. Pero como siempre sucede en este país, le restaron importancia.

“El informe detallaba la gran cantidad de internos por lesa humanidad que se movían fuera de las unidades y la falta de personal”, dijo un funcionario del Servicio Penitenciario que prefirió mantener su anonimato. Ese documento fue redactado en junio del año pasado. Al poco tiempo, la Dirección de Traslados pidió más personal. “La respuesta fue bochornosa: sólo les mandaron a cuatro agentes que se recibieron en la última promoción”, detalló el funcionario.

Quien desoyó todas las alertas y los reclamos internos fue Víctor Hortel, máximo responsable del Servicio Penitenciario Federal. Enterado de la fuga de los represores Jorge Antonio Olivera y Gustavo De Marchi, quienes tienen pedido de captura de Interpol, el funcionario no se salió del manual: presentó una denuncia penal contra los efectivos involucrados y listo, que se arreglen los argentinos. Lamentable.
¿Y a quién corresponde el mando de las fuerzas policiales en San Juan? ¿Será al gobernador? El día viernes, José Luis Gioja, al ser entrevistado en casa de gobierno, se negó a responder sobre las denuncias contra los operativos abusivos realizados por la policía de San Juan durante las últimas semanas en algunos distritos de la provincia. ¿Qué hacemos, le preguntamos a "quien corresponda"? Mirá el video.

Según radio comunitaria La Lechuza, fuente a la que consultamos, se relata que un periodista de la emisora preguntó al gobernador sobre dichos abusos policiales. Gioja respondió: "Preguntale a quien corresponda". Luego siguió la pregunta sobre si la policía de San Juan se autogobierna, entonces el mandatario dijo: "Estás loco". Desde radio La Lechuza, indican que "dejando aparte la prepotente respuesta y posterior increpación a nuestro periodista, interrogándolo de qué medio era, nos parece incomprensible que la máxima autoridad de la provincia de San Juan se “lave las manos” con respecto a las graves denuncias de abuso deautoridad contra los operativos sistematizados que realizo la policía de San Juan en diferentes departamentos". Algo llamativo es que el gobernador respondió muy amablemente a la pregunta del mismo periodista sobre la fuga de los represores, pero cuando le preguntaron sobre las violaciones a los Derechos Humanos cometidas en el presente, vale decir, en plena Democracia, se niega a dar explicaciones y huye.

Fuente: Radio Comunitaria La Lechuza.
Sábado, 27 Julio 2013 23:48

Cuando el gobierno hace y la oposición opina

Por
Por Estela Sández 
Hay una frase repetida, no sólo entre los ciudadanos sino en los micrófonos que ocupa la señora presidente, sus legisladores y funcionarios. Los adoradores del modelo nacional y popular acuñan como moneda falsa diversos slogans que luego la gente repite. Tal como “Nosotros no opinamos, nosotros hacemos” ¡Seguro, gobernar es ejercer, hacer, ejecutar, realizar! No se puede pretender que los políticos opositores, los periodistas, que no son militantes, los legisladores de la oposición, que no opinen, que no denuncien y pedirles que “hagan”. Tal vez los políticos, a veces, sólo a veces, sean más lerdos que los periodistas, pero tienen propuestas.

Se llega al extremo de incluirnos en las consignas a los simples ciudadanos que caminamos por el país sin aplaudir cuanta literatura emana de Balcarce 50, aseverando que sólo hablamos o escribimos para criticar. Esto, para nadie que viva en Argentina, es una novedad. Vale la pena, pues, detenerse, aunque sea brevemente, sobre esta cuestión. Las propuestas de los legisladores de la oposición, probablemente sean desconocidas porque son cajoneadas, no son aprobadas o ni tan siquiera son tratadas. Algunas, como el 82% móvil para jubilados y la Ley de Protección a los Glaciares se vetan y luego salen sin fritas. Duermen varios proyectos para beneficiar la propiedad de tierras a las comunidades indígenas, los pueblos originarios, como los colorea la señora y sus muchachos. A los que no recibe pero los echa de la plaza.

En una de sus últimas cadenas nacionales, la señora descalificó a legisladores que presentaron proyectos de Ley de Tierras pero no le dijo a sus aplaudidores ni a los argentinos que critican, que esos proyectos fueron desechados para tratar el oficial. Remanido discurso. Hace poco, y para defender al General Milani, el elegido Jefe del Ejército, nos cayó encima, por cadena nacional, una versión mentirosa sobre la anulación de las leyes de Obediencia debida y Punto final. Lamento contradecirlos: Esa ley no fue un proyecto del oficialismo. Pertenece a Walsh, Carrió y otros. Supongo que lo mismo pasará con Proyecto de Suba del Mínimo no Imponible. Hay un cúmulo de proyectos sobre Impuesto a las ganancias. Los legisladores oficialistas los ignoran y no tratan ninguno. Son proyectos de la oposición y punto. No corren. No existen.

La famosísima Ley de Medios, tanto como la llamada Ley de Democratización de la Justicia, han tenido una tonelada de críticas y pedidos de corrección o anulación de artículos. Desde Colegios y Asociaciones de Abogados, hasta el laureado Juan Campanella, director de cine, hicieron a ambas, cuestionamientos fundados y sólidos que cayeron en saco roto. Entonces, vení mañana. La mayoría automática hace lo que le da la reverendísima gana y por supuesto obedece con gran fidelidad los llamados telefónicos. Hasta podemos registrar la censura a los periodistas “no militantes”, como ha ocurrido en varios lugares del país, entre ellos la provincia de San Juan, flor y nata de todas las voces oficialistas aduladoras. Y los perros de la AFIP en domicilios de jueces y sus familias.

No crean que los legisladores de la oposición están de brazos cruzados. Pertenecen a partidos políticos que tienen estructuras, objetivos claros, ideas y propósitos definidos, concretos y viables, tendientes a satisfacer las necesidades y requerimientos de los ciudadanos. A veces, cometen errores, como errores han sido acompañar iniciativas del partido gobernante, que es campeón en pegar volantazos sin ser corredor del TC 2000. Por eso, en estos días, están lidiando con un DNU “secreto“ que autoriza a Chevron a explotar el yacimiento de Vaca Muerta y exportar el 20% de su producción con libre disponibilidad de fondos y eximida de retenciones. Fin para el cuento de la “soberanía energética”. Ahora los argentinos debemos aportar 14 millones de dólares.

¿Cuál es la propuesta que tienen quienes no acompañan el modelo K? Simple: dejar de mentir y de hacer populismo berreta. Hacer un correcto diagnóstico de la realidad argentina y actuar en consecuencia. De manera seria, experta, diestra, entendida, técnica. En dos palabras: gobernar con eficiencia y eficacia. Decirle al pueblo la verdad sin hacer de la gestión de gobierno un show cotidiano con cánticos, aplaudidores y banderas partidarias. Eso es proselitismo obsceno. Ejercer el poder público sin cambiar sobre la raya los preceptos constitucionales. Sin seguridad jurídica, el estado argentino no es creíble y nadie vendrá a invertir. Sólo querrán hacerlo, y de hecho así ocurre hoy, si es para llevarse nuestros recursos naturales y económicos.

Los esfuerzos realizados por legisladores y gran parte de la sociedad argentina para que no se firmara el Acuerdo con Irán es la nave insigne de la gran flota de atropellos autoritarios que a muchos los agobian y a otros los atemorizan. La Comunidad judía presentó reclamos fundados y propuestas que fueron descalificados Es la rutina. No hay debate ni diálogo. ¿A quién quieren entonces que algún legislador, periodista, economista o ciudadano común presente sus iniciativas y proposiciones?

No crean entonces que sólo hay críticas. Reflexionen si, acerca de cómo se multiplica este triste ejemplo de autoritarismo con antifaz de democracia. Ese acuerdo con Irán no ha respetado ni siquiera los reclamos, defensas y planteos de la Comunidad judía. Nadie podrá decir que no hubo diversos lineamientos orientados hacia otros rumbos investigativos, en distintos ámbitos del país.

El rey está desnudo pero la plebe tiene miedo de decírselo y a los chicos los están adoctrinando en las escuelas... El rey está desnudo y no hay un niño que se lo diga a voz en cuello.
El Ministerio de Justicia ofreció dinero para el que aporte información de los fugados Olivera y De Marchi. Los dos represores prófugos ya tienen pedido de captura de Interpol y son buscados por la organización internacional; el Gobierno ofreció una recompensa millonaria por datos que logren dar con los militares. Además, los sagaces policías estarían investigando a la esposa de Jorge Olivera, creen que ella colaboró en la evasión de los dos represores.

Estaban condenados uno a perpetua y el otro a 25 años de prisión, pero la complicidad de la custodia que les pusieron, la ayuda del hospital militar y un ingrediente infaltable: el poder político que sigue protegiéndolos, permitió que estos dos caraduras perversos se escaparan. Habían sido condenados en San Juan, en el marco de los juicios por delitos de lesa humanidad, y se escaparon del hospital donde fueron trasladados para hacerse chequeos médicos.

Sin duda fue un plan organizado entre los Servicios de Inteligencia, el poder político de una derecha nostálgica y de los propios castrenses que tenían a su cargo la custodia. El abogado defensor, San Emeterio, les recomendó que no se entreguen.

Los represores Jorge Olivera y Gustavo De Marchi se fugaron del Hospital Militar de Marcos Paz, Buenos Aires, donde habían pedido ser trasladados desde San Juan con la supuesta intención de recibir atención médica. Pero ahora se sospecha que todo formó parte de un plan para fugarse, después de que en la provincia fueron condenados Olivera a cadena perpetua y De Marchi a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad.

Según comunicaron desde el juzgado Federal N°2, los represores habían sido trasladados por el Servicio Penitenciario Móvil que depende del Ministerio de Seguridad de la Nación. Por ahora no hay información oficial sobre si en la evasión se usó o no violencia. Ya obra en contra de estas dos lacras un pedido de captura nacional y se notificó a Migraciones para evitar que se vayan del país.

Cabe recordar que Olivera fue el jefe de Inteligencia del RIM 22 durante la oscura dictadura de los años 70, y desde ese cargo actuó como uno de los principales operadores del aparato represivo en la provincia. De Marchi era el jefe de la Compañía Comando. Éste último, hace unos meses, mientras era juzgado por el Tribunal Oral Federal, le dijo al periodista de Diario de Cuyo, Claudio Leiva: “Esto no es una amenaza pero escribí bien, vos tenés familia y en algún momento voy a salir”. El hecho que fue denunciado por el periodista ante la Justicia.

Olivera y De Marchi conservan los beneficios de la obra social de los militares. Como todos los militares, más allá de que ya no están en actividad, se hacen atender en los centros de salud castrenses. Estaban cumpliendo condena en San Juan pero a través del defensor oficial, pidieron turnos para hacerse chequeos médicos en el Hospital Militar de Marcos Paz. El Tribunal Oral Federal les concedió ese beneficio y los dejó escapar como a dos pajaritos que se vuelan de la jaula. Los dos sanguijuelas llegaron hasta la cárcel de Marcos Paz el jueves de la semana pasada y de allí fueron llevados al hospital militar de la zona.

Margarita Camus, una de las víctimas y querellante en el megajuicio, dijo que siente "una impotencia enorme" y adelantó que va a "exigir una investigación porque esto no se logra sin la complicidad del traslado". Finalmente remató: "La sensación de riesgo es absoluta y sentimos temor".

 Por su parte, Eduardo San Emeterio, abogado defensor de los militares durante el megajuicio, declaró: "Les diría que no se entreguen porque acá no hay justicia. Ellos han ejercido su derecho a la libertad". Dicho que constituiría una clara apología del delito.

Andá encontralos ahora. Cabe consignar que uno de ellos citó al gobernador Gioja en su alegato final durante el juicio por lesa humanidad que se les llevó a cabo en San Juan. El torturador dijo que el gobernador de San Juan había llevado en su testimonio un mensaje conciliador. Para pensarlo ¿no?
Página 440 de 445