Miércoles, 19 Septiembre 2018
El tiempo - Tutiempo.net

Nacionales

El secretario de Seguridad manifestó que “está todo podrido” y apuntó a la relación de la dirigencia con los barras. “Denme la AFA que yo lo soluciono”, aseguró.

El secretario de Seguridad, Sergio Berni, aseguró que la solución a la violencia en el fútbol es “intervenir la AFA seis meses” porque “está todo podrido”. “No tengo ninguna duda, porque esto está todo podrido. Yo se lo digo todos los días a los dirigentes. Intervengamos la AFA seis meses”, señaló anoche en declaraciones al canal América, en el programa El Show del Fútbol, luego de los incidentes ocurridos el jueves en la Bombonera.

El funcionario aseguró además que el problema “no es social”, y lo relacionó con la relación de la dirigencia con las barras bravas, consignó DyN.

“Es un conjunto de políticas que se pueden hacerfactiblemente. Y creo que tiene que venir alguien de afuera. No pueden ser los mismos apasionados que están enroscados en la pasión, en los negocios, en toda la cadena de responsabilidades. Esto se soluciona fácil, no se necesita ningún extraterrestre que lo venga a solucionar, porque esto no es un problema social”, aseveró.

“Esto es una cuestión integral, si quieren se lo soluciono. Cuando a mí los dirigentes me dicen ‘hágase cargo de la seguridad’, yo les digo ‘dame la AFA, yo te la manejo y lo soluciono‘”, insistió Berni.


El secretario advirtió también que los dirigentes, “por acción u omisión, son responsables” de lo que ocurre en las canchas, y dijo que “tiene que haber una decisión” para enfrentar el problema. “Señores, no hay problemas, yo me hago cargo. Denme la posibilidad del derecho de admisión, la tecnología del AFA Plus, y no tengan ninguna duda de que esto se soluciona. Tiene que haber una decisión”, afirmó.

Boca-River. Berni encabezó el operativo de seguridad el jueves en la Bombonera, donde los jugadores de River fueron atacados con un material tóxico al salir al campo de juego para el segundo tiempo con Boca, por los octavos de final de la Copa Libertadores de América. El partido se suspendió, ya que hubo cuatro futbolistas que no pudieron seguir jugando, y la Conmebol finalmente descalificó a los “xeneizes”.

Fuente: DyN
El sciolismo piensa que se quedará con el 70% de los votos de Mantequita si la elección se polarizara. En tanto, en el Pro calculan que los votos se repartirán en partes iguales. Final abierto por ahora, aunque Massa no haya anunciado nada sobre la posibilidad de bajar su candidatura.

Un interrogante se repite en los equipos de campaña de Daniel Paz and Love Scioli y Macri El Nene Bien, los dos precandidatos que mejor posicionados se encuentran en la pelea por la sucesión de la presidenta Cristina La Muchacha Progre: ¿qué pasaría con los votos de Sergio Massa en el caso de que una fuerte polarización entre ellos termine diluyendo al líder del Frente Renovador?

Aunque Massa y todo su equipo se empeñan en aclarar que "no se bajará de la presidencial y peleará hasta el final", la realidad muestra un retroceso desde hace varios meses.

Pese a ese escenario, el diputado nacional aún cuenta con un respaldo muy importante. En el juego de las encuestas, en la más optimista, el ex intendente de Tigre alcanza un índice de 20 puntos, mientras que otras ya lo ponen en un número cercano al 14%. Traducido en votos son aproximadamente unos 4,5 millones.

En el sciolismo no hay dudas: la matriz del votante que acompaña a Massa es peronista y, sobre todo, bonaerense. Por esa razón, es que se muestran seguros de que el 70 por ciento elegiría al gobernador de la provincia, donde están cuatro de cada 10 votos nacionales.

"La división es 70 para Daniel y 30 para Macri; pero el tema no pasa sólo por ahí, sino que los dirigentes que aún acompañan a Massa no creo que le quieran entregar el poder a Macri", razonó ante el diario de derecha La Nación una fuente cercana a Scioli.

Esa misma proyección es la que realiza Massa, y con eso presiona al macrismo y a la UCR para lograr una gran interna opositora.

En Pro relativizaron esos guarismos y anticiparon un escenario de paridad. "Se dividen en forma pareja. Pero que quede claro: los dirigentes no somos los dueños de los votos", sostuvieron desde el entorno de Macri. Y agregaron: "Lo de Massa no nos sorprende. Se está cumpliendo nuestro plan de trabajo".

Desde la nueva sede del gobierno de la ciudad, ubicada en Parque Patricios, los dirigentes de Pro anticiparon a La Nación que Macri reforzará su campaña en el conurbano: "Tres visitas por semana; lo bueno es que depende de nosotros".

Cuando aún restan cinco semanas para el cierre de las listas -será el 20 de junio-, los especialistas vislumbran un escenario volátil.

"En realidad, es difícil encuestar escenarios así porque el comportamiento electoral es muy complicado. Dicho esto, tomado como una aproximación, el 60% de los votos que acompañan a Massa son proclives al oficialismo, en este caso representado por Scioli. Mientras que el otro 40% es para la oposición", describió Fabián Perechodnik, director de Poliarquía Consultores.

Para la consultora política Graciela Römer, en caso de no llegar a la contienda el voto del líder del Frente Renovador no se repartirá en forma igualitaria, aunque aclaró que "el voto no es de sus dirigentes". Y añadió: "Se inclina por el oficialismo. Scioli cuenta con un beneficio que se sostiene en un pacto de complicidad con un sector importante del electorado. Esto es, no me lean o escuchen, sino miren lo que hago".

Sin embargo, de la última encuesta nacional de la consultora Management & Fit se desprende que el 43,3% de los votantes de Massa elegirían a Macri en un potencial ballottage con Scioli, mientras que el 41,9% optarían por el gobernador bonaerense.

"El problema es que la elección termina polarizándose entre el cambio y la continuidad. Y Massa quedó posicionado, como él mismo dice, en la amplia calle del medio. Los votos que perdió primero fueron los que vieron en Macri el candidato del cambio y los que luego dejó en el camino se inclinaron por la continuidad, que es lo que representa Scioli", explicó la directora de Management, Mariel Fornoni.

Y después agregó: "De hecho, los dirigentes que ha perdido, algunos de distritos importantes, también se dividen entre Pro o el FPV y el kirchnerismo, aunque hoy parece que son más los que miran hacia el oficialismo".

Fuente: La Nación
El candidato del FpV supera por unos 20 puntos a Juan Carlos Romero y ya se aseguró la gobernación por tercera vez. Carlos El Chino Zannini, Aníbal Kanibal Fernández, "Wado" de Pedro y Florencio Todo Terreno Randazzo se pliegan a la celebración.

En las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias del 12 de abril había quedado todo dicho en Salta. Y la presunción se confirmó esta noche: el gobernador Juan Manuel Urtubey se impuso por unos 20 puntos sobre Juan Carlos Romero. La diferencia se notó desde los primeros cómputos y se volvió irremontable. De esta manera, el kirchnerismo conseguió su primer reelección en este reñido año electoral.

Desde el oficialismo provincial esperaban una victoria contundente. Los números que manejaban oscilan entre el 50 y el 55% para Urtubey y menos del 30% para Romero. Donde no tuvieron la misma suerte fue la ciudad de Salta, bastión del ex gobernador, donde se impoen Gustavo Saenz, el candidato de Sergio Massa.

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, destacó que Urtubey "representa el futuro", al igual que él como precandidato presidencial del Frente para la Victoria en una interna que lo tiene como contrafigura de Daniel Scioli, que esta noche no apareció por Salta.

Luego de que el "baño de humildad" pedido por Cristina Kirchner redujera la interna oficialista a Daniel Scioli y Florencio Randazzo, muchos de los que estuvieron en las primarias no tenían un interés personal en aparecer victoriosos. Por eso se redujo el números de oficialistas que visitaron la provincia.

La comitiva oficia que llegó a Salta para celebrar con el gobernador reelecto estuvo compuesta por carlos Zannini, Aníbal Fernández, Florencio Randazzo, Wado de Pedro. El dato llamativo fue la ausencia de Daniel Scioli, que sí había estado la noche del triunfo en las PASO

El gobernador Urtubey es de creer que las elecciones en cada distrito no se nacionalizan. Según su visión "la gente evalúa las gestiones en cada región" y está convencido de que todavía "el chip de la elección" no está en la cabeza de la sociedad.

De todos modos Urtubey no evade la interna kirchnerista. Sin dudas está trabajando para que el peronismo gane en octubre y antes de las PASO ya sabe que se la va a jugar por Scioli o por Randazzo. Lo que inclinará la balanza será la competitividad de cada uno: "Quiero un candidato que pueda ganar la general", se lo escuchó decir más de una vez.
Hubo contactos entre las fuerzas de ambos candidatos. De Narváez propuso armar “algo juntos” pero subsisten las diferencias. Macri reconoce que aún tiene que “crecer” en tierra bonaerense. Massa ha mantenido hermetismo sobre el tema.

La atención –y la tensión– electoral se concentrará los próximos días en la provincia de Buenos Aires. Los dos candidatos a presidente opositores, Mauricio Macri y Sergio Massa, se juegan en este territorio la oportunidad de llegar al ballottage y sólo quedan 24 días hasta la fecha de la presentación de alianzas para definir qué cartas poner sobre la mesa.

Desde ambas fuerzas hubo presión para llegar a un acuerdo que garantice un triunfo opositor frente a Daniel Scioli, que se muestra consolidado en las encuestas.

Macri logró afianzar sus alianzas nacionales pero no consigue consolidar su voto en territorio bonaerense, que representa el 38% del padrón electoral. A su vez, Massa no consiguió armar una estructura fuerte en el interior del país, pero conserva gran parte de los votos en la Provincia que ya le dio la victoria en 2013.

El tigrense insiste cada vez con mayor fuerza (en coincidencia con su baja en las encuestas) en la posibilidad de que lo incluyan en una gran interna presidencial. “Nosotros somos generosos y apostamos de verdad al final de un ciclo. No somos mezquinos. Invitamos a todos a construir el triunfo en la Provincia y en la Argentina”, dijo Massa a diario Perfil sobre un gran acuerdo opositor.

El candidato del Frente Renovador tiene en la Provincia la última carta para convencer al macrismo de aceptar una alianza. Allí, Massa conserva intendentes con una importante cantidad de votos y lleva como candidato a gobernador a Francisco de Narváez, quien mejor mide hoy en los sondeos de la oposición. En caso de aceptar una alianza nacional, esta estructura podría serle útil a Macri, quien mantiene a María Eugenia Vidal como postulante en un territorio hostil.

La fuga de distintos dirigentes del Frente Renovador avivó las versiones de un posible portazo de De Narváez, también con destino al macrismo. Hubo conversaciones. Sin embargo, desde su entorno juran que su lugar está con Massa.  Sólo aceptan que podrían competir en una interna con el PRO bajo un paraguas común de Massa y Scioli.

Estrategia. En el macrismo están convencidos de que Massa declinará su candidatura presidencial. Bajo esa premisa, esperan que De Narváez intente buscar un acuerdo directo con Macri como parte de un juego de conveniencias mutuas.

De hecho, al menos dos diputados del Frente Renovador contactaron a los armadores políticos del PRO para tantear el asunto. “¿Cómo ves que empecemos a hablar?”; “Francisco está dispuesto a armar algo juntos”, fueron algunos de los mensajes que llegaron a los teléfonos celulares de los hombres del PRO. Del otro lado hubo respuestas tibias.

En el macrismo afirman que hoy el massismo está sostenido en la intención de voto de De Narváez, con lo cual sumarlo les traería una parte de la estructura massista de la Provincia. ¿Hubo cumbre Mauricio-Francisco? Todavía no.

En los focus groups que atesoran en el macrismo aseguran que la figura de De Narváez sigue pegada a la de Macri, como en 2009, cuando le ganaron a Néstor Kirchner, Daniel Scioli y al propio Massa en la boleta de diputados. Ese acuerdo se rompió cuando el Colorado quiso, en vano, ser candidato a presidente.

El propio Macri dijo que en provincia de Buenos Aires “es donde más tenemos para crecer”. Fue durante una recorrida por José C. Paz con su precandidata a gobernadora, María Eugenia Vidal.

Durante la recorrida Macri y Vidal elogiaron a un grupo de intendentes, entre ellos los ex massistas Gustavo Posse (San Isidro) y Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas).

Según los números de las encuestas que se barajan en el PRO, María Eugenia Vidal hoy está tercera, detrás de De Narváez y del candidato del gobierno nacional, quienquiera sea que se imponga.

Por ahora Macri incrementará sus “bajadas” al Conurbano con la ayuda de su ministro de Gobierno, Emilio Monzó, el secretario general, Marcos Peña, el senador Diego Santilli y el legislador peronista Cristian Ritondo.

Una de las principales impulsoras del acercamiento  entre Mauricio Macri y Francisco de Narváez es Elisa “Lilita” Carrió. Antes de irse de viaje por Europa (ver página 4), Lilita le adelantó a uno de los más estrechos colaboradores de Macri: “¿Qué esperamos para traer a De Narváez?”. Su interlocutor le respondió que a él no le disgustaba la idea pero que el jefe de Gobierno porteño sigue desconfiado por los desplantes y los cambios de espacios políticos del Colorado.

A pesar de ello, dejó la puerta abierta. Entre Macri y De Narváez existe un viejo encono que aún no consigue ser superado. A su vez, la cercanía entre el candidato a gobernador y Daniel Scioli motiva la desconfianza.
El fiscal general Martín Ocampo adoptó la medida preventiva luego de los incidentes en el partido de Boca y River por la Copa Libertadores.

El fiscal general Martín Ocampo clausuró preventivamente la Bombonera luego de los incidentes en el superclásico entre Boca y River. Además ordenó realizar una inspección para investigar cómo fue el ataque a los jugadores visitantes, aparentemente desde la tribuna de socios norte, ubicada detrás del arco de Casa Amarilla.


"La Bombonera está clausurada", confirmó Ocampo en declaraciones a C5N en la mañana del viernes. "No puedo decir que fallaron los controles porque hay que investigar", sostuvo el día después de la suspensión del Superclásico.

El fiscal aseguró que durante la jornada de hoy, la Justicia hará una inspección en la Bombonera para intentar recolectar pruebas e investigar que sucedió anoche durante el encuentro que disputaron Boca y River por los octavos de final de la Copa Libertadores.

“Recién estamos dando los primeros pasos”, dijo Ocampo sobre la causa que se abrió luego de los incidentes en el estadio “xeneize”. “Vamos a incautar la manga por donde salieron los jugadores de River”, sostuvo. La cobertura de plástico que protegía al equipo visitante será una de las pruebas claves para determinar lo que sucedió.

Ocampo aclaró que desconoce cómo se generaron los incidentes y explicó que “la manga tiene dos capas”, por lo que hay que determinar cómo hicieron para poder romperla y pasar el gas pimienta que afectó a los jugadores “millonarios”.

“El presidente de Boca llamó y se puso a disposición”, explicó Ocampo, en referencia a Daniel Angelici y señaló que lo sucedido ayer fue “un espectáculo bochornoso que a ningún dirigente le gusta que pase en su club”.
Página 595 de 727