Viernes, 20 Octubre 2017
El tiempo - Tutiempo.net
Jueves, 12 Octubre 2017 08:58

Carrió y Filmus se cruzaron en televisión por las reformas del macrismo y la corrupción K

Por El País Diario

Los dos candidatos más votados se lanzaron acusaciones de cara al 22 octubre. El ex ministro denunció un ajuste y la fundadora de Cambiemos le endilgó la "pesada herencia".

Cinco de los seis cabezas de lista que pelearán por un lugar en el Congreso se sacaron chispas en el debate convocado con vistas al 22 de octubre.

Elisa Carrió, Daniel Filmus, Martín Lousteau, Matías Tombolini y Marcelo Ramal presentaron sus propuestas y cruzaron preguntas y chicanas durante más de 80 minutos en los estudios de TN, donde abundaron críticas a la corrupción del kirchnerismo, mezcladas con acusaciones y alegatos en defensa del programa de reformas que el Gobierno buscará impulsará con el nuevo parlamento.

Carrió dio apertura a la reyerta de palabras asegurando que Vamos Juntos "es el corazón de Cambiemos". Elogió a sus compañeros de lista (de los cuales olvidó sus nombres) y aseguró que la octava candidata, Joana Picetti, observada por denuncias que involucran a sus hijos, no asumirá su banca.

La chaqueña se mostró errática en varias ocasiones: desaprovechó oportunidades de cuestionar a los contendientes, acusó a Filmus de ocupar un cargo en el menemismo, que el ex senador desmintió, equivocó los temas en discusión y blandió una tibia defensa del presidente Macri cuando se le recordaron las denuncias que hizo al padre, Franco Macri.

"Creo en la redención de las personas", se limitó a decir. También vaciló sobre el DNU que el Presidente dictó para incorporar a los familiares de funcionarios en el blanqueo de capitales, que la ley prohibía expresamente. Tras varios achaques, sentenció que esa medida fue "inconstitucional". Su mayor capital, en cambio, fue el manejo de la escena, que le permitió apelar a la sensibilidad del público con quiebres en el tono de voz y un mensaje de confianza en el porvenir. Filmus, el más incisivo del debate, acompañó sus planteos con recortes de diarios y gráficos, e insistió en reiteradas veces con dos o tres ideas fuerza: Unidad Porteña es la "principal fuerza de la oposición" para detener en el Congreso "las políticas de ajuste, hambre a indigencia de Macri" y de ese modo frenar "la angustia y el dolor" de tantos "al recibir las boletas con aumentos, telegramas de despidos" y "la falta de respeto por los derechos humanos".

Con todo, el ex ministro de Educación debió soportar las descargas de los otros cuatro candidatos sobre los hechos de corrupción que se investigan del kirchnerismo y cargar sobre su espalda las acusaciones contra el ex ministro de Planificación, Julio De Vido, enjuiciado por la Tragedia de Once. Trató de salir airoso al repetir una y otra vez que "todo hecho de corrupción debe ser investigado por la Justicia".

A Lousteau le costó romper la polarización que desde el primer minuto construyeron Filmus y Carrió. El ex ministro insistió en su discurso en favor de un "Estado ágil, potente" para resolver los "problemas repetitivos e ignorados" que enfrenta el país, pero no logró inquietar ni a Filmus ni a Carrió. Tuvo momentos lúcidos en su cruce con Tombolini y al presentar sus propuestas.

El economista Matías Tombolini dio ribetes de color al debate, logrando halagos de Carrió y risas al pedirle Ramal que lo vote. En el primer bloque agachó la cabeza en cada crítica vertida sobre el jefe de su espacio, Sergio Massa (a quien Carrió llamó "un hombre siniestro"), pero luego recalculó y sacó aire. También buscó pegarse a la imagen positiva de Margarita Stolbizer. Como en sus spots, insistió en que "la plata no alcanza" y llamó a bajar impuestos, aumentar los salarios y fomentar la competitividad en el sector privado.

Sin un pasado que escrutar, el candidato del Frente de Izquierda (FIT), Marcelo Ramal, lució mordaz al lanzar dardos contra el resto. Ramal denunció un "pacto" del Gobierno y del kirchnerismo para "precarizar a los trabajadores", e inquietó a Carrió al preguntarle sobre la desaparición de Santiago Maldonado y su defensa de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. La chaqueña sorprendió al decir que "hay un 20% de posibilidad de que este chico esté en Chile".

Fuente: El Cronista