Jueves, 20 Septiembre 2018
El tiempo - Tutiempo.net
Jueves, 13 Septiembre 2018 11:41

¿De qué vivimos los jachalleros?

Por Alfredo Aciar

Conseguir trabajo de calidad en Jáchal es una tarea más difícil que ganarle al casino apostando al color en el juego de la ruleta. / Escribe: Alfredo Aciar.

La presente nota tiene por objeto describir la realidad del mercado laboral de nuestro departamento, sobre la base de las estadísticas relevadas y publicadas por los organismos oficiales.

En Jáchal, por su pequeño tamaño en el ámbito provincial, no se realiza la Encuesta Permanente de Hogares, la cual tiene una periodicidad trimestral y es de dónde salen los datos correspondientes al mercado laboral (tasa de actividad, empleo y desempleo), los índices de pobreza e indigencia, entre otros. Por tanto, para subsanar este déficit de información hemos recurrido a otras fuentes alternativas como el Censo Nacional de Población (CNP) y el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).

El último CNP se realizó en el mes de octubre de 2010, hace casi 8 años. Sin embargo, se puede asumir que la realidad del departamento, en general, no cambió significativamente en ese periodo.

Según el CNP 2010, en Jáchal existían 7.314 personas ocupadas y 608 desempleadas, de un total de 21.730 habitantes que se relevaron en ese momento. Es decir que, la tasa de actividad de nuestro departamento durante ese año era del 36,5%, la tasa de empleo del 33,7% y la tasa de desempleo del 7,7%.

¿Qué significan estos datos? Pues bien, la tasa de actividad es una variable “proxi” de la oferta laboral de un lugar determinado, o sea de la cantidad de habitantes que están dispuestos a ofrecer sus oficios o profesiones en el mercado de trabajo. En tanto que, la tasa de empleo es un reflejo de la demanda de trabajo, es decir la cantidad de empleos que los empresarios y el Estado están dispuestos a contratar.

O sea que, en Jáchal del 2010 de cada 1.000 habitantes 365 querían trabajar, pero sólo 337 lo conseguían. Por tanto, 28 de cada 1.000 estaban desocupados.

Ahora bien, surge otra pregunta asociada a estos datos: ¿qué pasa con los otros 635 habitantes que no participan del mercado laboral? Bueno, en general, esta gran masa de habitantes la componen los niños y adolescentes (que viven con sus padres y se encuentran en etapa escolar) y la tercera edad, que ya dejaron de trabajar y se encuentran, en gran medida, jubilados y/o pensionados. Por tanto, tanto la base como la punta de la pirámide poblacional, generalmente, no están dispuestos a participar del mercado laboral.

A grandes rasgos y a modo de síntesis, se puede decir que, de cada 3 habitantes de Jáchal, sólo 1 participa del mercado laboral. O, si se lo analiza en términos de una familia tipo (compuesta por papá, mamá y dos hijos), en promedio, sólo uno de sus integrantes trabaja.

Ahora bien, si traemos la foto del censo 2010 a la actualidad, de los 7.314 habitantes que trabajan, sólo 3.315 (45%) lo hacen como empleados en relación de dependencia registrados. Mientras que, 2.320 (32%) lo hacen como empleados en relación de dependencia no registrado (“en negro”). Finalmente, 1.418 (21%) son cuentapropistas, de los cuales el 90% se encuentran no registrados y no aportan al sistema de seguridad social; y solamente 103 (1,5%) son patrones que aportan por sí mismos.

Es decir que, de cada 100 jachalleros que trabajan, 77 lo hacen como empleados en relación de dependencia (45 registrados y 32 en negro) y los otros 23 son cuentapropistas o patrones, de los cuales 20 de ellos están en una situación irregular frente al fisco.

Por tanto, si sos un joven jachallero que pretendes trabajar en tu pueblo y no querés emigrar a otra jurisdicción, de conseguir un trabajo, tenés el 50% de probabilidad de ser un trabajador o un cuentapropista informal. O sea que, es como tirar una moneda al aire.

Por si no lo sabes, ser un trabajador o cuentapropista informal tiene los siguientes inconvenientes:

1. No tendrás cobertura de servicios de salud para vos y tu familia.

2. Escasa o nula protección gremial que se traduce en menores ingresos en tu bolsillo.

3. La dificultad futura de acceder a la jubilación y, en caso de acceder a ella, seguramente tendrás la “mínima”.

Otra cuestión destacable de los números analizados es que, respecto a la pregunta de si serás jefe o empleado, se da la ley de los grandes números (80-20). Es decir que, tenés cerca del 80% de probabilidades de convertirte en un empleado y algo menos del 20% de ser tu propio jefe. Por otra parte, de los 77 que trabajan como empleados en relación de dependencia, el 63% lo hacen en el sector privado y el 37% en el sector público.

Suponiendo que tengas la suerte de conseguir un trabajo en relación de dependencia formal en Jáchal, siguiendo con el análisis probabilístico, tenés el 63% de chances de convertirte en un empleado público y un 37% de ser contratado por el sector privado. Por tanto, de cada tres empleos registrados que existen en nuestro departamento, 2 son demandados por el Estado y 1 por la actividad privada.

Pues bien, si se supone que tenés la suerte de que te contrate formalmente el Estado en cualquiera de sus estamentos, el análisis de la información censal nos dice que la probabilidad de que seas empleado de la Provincia de San Juan es del 67%; mientras que, la de ser empleado municipal es del 20% y, solamente, existe un 13% de chances de que seas un empleado formal de la Nación.

Ser empleado formal del sector público en cualquiera de sus estamentos tiene dos ventajas:

1. Estabilidad laboral: no te pueden echar de tu trabajo por causas del mercado.

2. Salarios promedio superiores: respecto del sector privado.

Esta es la razón por la que los funcionarios con poder de otorgar un “conchabo” público son una especie de “pseudodioses” para la población en general y también la causa de que muchas veces esos puestos de trabajo se reparten en forma injusta. Algo lamentable, pero real.

Como esta realidad es insoslayable en el mediano y largo plazo para un pueblo como Jáchal, lo que habría que hacer es solicitarle al Gobierno, en todos sus estamentos, que contrate bajo un proceso de concurso público lo más transparente posible.

Finalmente, cerraremos esta nota con las probabilidades que tenés de trabajar como empleado formal o informal del sector privado, según rama de actividad económica.

Según la foto de 2010, tus chances de trabajar en el sector privado serían las siguientes:

27% en el sector agropecuario

18% en el sector comercio

13% en la construcción

7% en el sector minería y canteras

6% en la industria manufacturera

5,6% en servicios de transporte y almacenamiento

4,7% en actividades del hogar (empleos domésticos)

3,4% en hotelería y restaurantes (turismo)

15% otros sectores

A simple vista, cualquier ciudadano de Jáchal se da cuenta de que la foto de 2010 no tiene correlato con lo que ocurre en el mercado laboral actual. Para muestra sobra un botón: la actividad agropecuaria hoy, ni de casualidad, es la principal demandante de mano de obra del departamento.

Es por esta razón que recurrimos al SIPA para informarnos acerca de la historia reciente de los trabajadores que aportan al sistema y que corresponden al sector privado (ver siguiente cuadro).

De la información oficial surgen las siguientes conclusiones:

La cantidad de trabajadores registrados que son contratados por el sector privado (empresarios) muestra una tendencia descendente en los últimos 5 años.

El mayor contratante privado formal de trabajadores son los sectores:  explotación de minas y canteras y la construcción. Ambos asociados a la política minera provincial.

El comercio y los servicios tienen una gran propensión a contratar empleados “en negro”, ya que generan el 30% de los empleos privados (alrededor de 1.000 jachalleros), pero sólo se encuentran registrados alrededor de 400. Por tanto, la tasa de empleo no registrado alcanza en estos sectores el 60%, aproximadamente.

En suma, conseguir un trabajo de calidad en Jáchal es una tarea más difícil que ganarle al casino apostando al color en el juego de la ruleta (rojo o negro), ya que en ese juego de azar la chance de ganar es de caso el 50% (por la existencia del cero); mientras que, si contabilizamos los empleos registrados en los sectores de ingresos medios o alto que genera el departamento, la probabilidad de alcanzarlo es de algo más del 40%.

Esta es la razón por la que necesitamos tener un plan de desarrollo económico sustentable y serio que nos permita mejorar estos paupérrimos indicadores del mercado laboral.

El autor de la nota es Alfredo Aciar, Jefe de Gabinete del Ministerio de Economía de Mendoza.