Lunes, 09 Diciembre 2019
El tiempo - Tutiempo.net
Miércoles, 07 Agosto 2019 09:38

Sin piso para la recesión, la actividad industrial volvió a caer en junio

Por El País Diario

La contracción fue de 1,8% en la comparación con mayo y sigue en rojo. Todos los componentes de la demanda agregada conspiraron contra la industria en junio.

No encuentra el piso: en junio la actividad industrial volvió a caer con fuerza. La contracción fue de 6,9% y en el primer semestre ya acumuló una de 9,4%.

Cobra nueva verosimilitud la proyección de una nueva baja cercana al 5%, similar a la del 2018. Para colmo, en la comparación con mayo libre de estacionalidad el Índice de Producción Industrial manufacturero del Indec mostró una fuerte caída de 1,8% y puso en duda el fin de la recesión.

Sólo Alimentos, bebidas y tabaco se salvaron de la debacle y eso fue gracias a la molienda de oleaginosa.

Todo conspiró en junio: el consumo no logró traccionar, las exportaciones a Brasil no colaboraron, la construcción no generó estímulo y para colmo el apagón eléctrico trajo consecuencias sobre algunas plantas de proceso continuo.

La propia dinámica del desplome industrial también jugó en contra sobre la demanda intrasectorial y si bien el agro tironeó para la producción de silobolsas plásticas, no tuvo el mismo efecto sobre el rubro maquinarias.

Así, Cambiemos llega a las PASO con un nuevo indicador que no deja en claro que la recesión haya llegado a su fin.

Desde LCG reseñaron: "Estos datos evidencian una actividad aún deprimida y que no logra repuntar. Si bien el cierre de paritarias, y algunas medidas del Gobierno para estimular el consumo apuntaban a mejorar el indicador, lo cierto es que el mercado interno aún sigue deprimido y con tasas de interés que dificultan al tejido industrial la posibilidad de hacer frente a los costos de financiamiento".

El economista Leandro Mora Alfonsín coincidió con que "es la demanda interna el principal factor que explica este nivel de contracción".

Hacia adelante las perspectivas tampoco son buenas, según la encuesta incluida en el informe publicado por el Indec.

Para los industriales el fin de la recesión no está claro. El 93,4% no prevé aumentar su dotación de personal y el 84,9% proyecta que no podrá mejorar su uso de las maquinarias que posee.

Además, el 79,8% percibe que hacia adelante no habrá crecimiento de la demanda interna.

Entre 2015 y 2018, el PBI industrial publicado por el Indec acumuló una contracción de 7,3%. Si se repite en 2019 una caída parecida a la del 2018, como proyectan consultoras como Fundación Capital, el Gobierno de Cambiemos terminará con una baja cercana al 12% para el sector manufacturero. Su participación en el PBI cayó desde 14,4% hasta 12,5%.

Todos los rubros sufrieron caídas interanuales en junio, excepto Alimentos, bebidas y tabaco y eso fue gracias a la molienda de oleaginosa, mayormente dedicada a la exportación, que pegó un salto de 26,5%. Al resto no le fue tan bien: la producción de carne vacuna cayó 2,5% y según la Cámara de la Industria de Carnes el consumo interno del primer semestre terminó 12,3% abajo del mismo período del 2018.

La carne aviar cayó 1% en su producción; los fiambres y embutidos 17,7% y las gaseosas, aguas y otras bebidas 10,6%.

El resto no trajo buenas noticias: puras bajas. Por un consumo interno que todavía no logró dar un salto de calidad a pesar del impulso electoral del Ahora 12 y los créditos Anses (y que si lo da tardará algo más en impactar sobre la industria), unas exportaciones que no explotaron a pesar de la fuerte devaluación, la construcción deprimida.

La automotriz y las autopartistas siguen reflejando el pésimo momento del mercado interno pero también una demanda exportadora en caída: se desplomaron 28,7%. Las metálicas básicas mostraron la influencia del parate de la construcción y de la propia industria, que afectaron su demanda y entonces produjeron 8,2% menos que en junio del año pasado.

Efecto similar sufrieron caucho y plástico, con baja de 6,2%; los minerales no metálicos con una de 8,2%; maquinaria y equipo, con otra de 9,1%; y los productos del metal, con otra más de 11,8%.

Hubo caídas en todos los rubros excepto en alimentos, gracias a la exportación oleaginosa. Las bajas en textil, de 18,5%, en las prendas de vestir, de 10,2% y en muebles, de 15,3%, se explican por la contracción del consumo interno.