Jueves, 05 Diciembre 2019
El tiempo - Tutiempo.net
Lunes, 11 Noviembre 2019 13:00

Bolivia consolida su posición como la mayor reserva de litio del mundo

Por El País Diario

Con 21 millones de toneladas de litio, se consolida como el país con mayores reservas mundiales, anunció el Viceministro de Altas Tecnologías Energéticas del Ministerio de Energías, Luis Alberto Echazú.

Echazú recordó que, en las reservas de 10 millones de toneladas de litio en Bolivia, deducidas hace años por una agencia francesa, sólo se tomó en cuenta la primera capa del salar, es decir, a una profundidad de cinco metros.

La empresa estadounidense SRK desarrolló la certificación de una reserva geológica de 21 millones de toneladas métricas en el Salar de Uyuni, lo que representa más del doble de lo que se había informado anteriormente.

Esta afirmación lo manifestó apoyado en el estudio que realizó la empresa estadounidense SRK, que desarrolló la certificación de una reserva geológica de 21 millones de toneladas métricas en el Salar de Uyuni, informe que no contempla los salares de Coipasa y de pastos Grandes.

"Los 21 millones de toneladas de litio representan más del doble de lo que había informado anteriormente una empresa francesa que calculó 10 millones de toneladas", afirmó en conferencia de prensa.

Echazú recordó que, en las reservas de 10 millones de toneladas de litio en Bolivia, deducidas hace años por una agencia francesa, sólo se tomó en cuenta la primera capa del salar, es decir, a una profundidad de cinco metros. "Ahora se hizo un análisis a más profundidad, por eso se han logrado mejores resultados y, por tanto, las reservas se incrementaron", añadió.

Las estimaciones preliminares establecen que el inmenso mar de sal de Uyuni concentra más del 60% del litio que existe en el mundo, al recordar que tiene 10.000 kilómetros cuadrados en la región andina de Potosí, al suroeste de ese país.

La empresa SRK concluyó el estudio del "modelaje numérico hidrogeológico" del salar de Uyuni, para lo cual se realizaron perforaciones de pozos de 50 metros de profundidad en una extensión que alcanza al 64 por ciento de la planicie del desierto salado.

El Viceministro Echazú anunció que se realizará un proceso similar en los salares de Coipasa y Pastos Grandes, para precisar el volumen de litio que existe en esos campos de sal. Manifestó además que el salar de Uyuni se consolidará en un polo de desarrollo industrial para explotar el litio, con la construcción de cuatro plantas industriales de cloruro de potasio, sales y dos fábricas para baterías.

Bolivia puso en marcha en octubre del año pasado la Planta Industrial de Cloruro de Potasio, emprendimiento que inaugura la era de la explotación e industrialización masiva del salar de Uyuni, cuya riqueza principal es el litio. Este complejo está emplazado en el Salar de Uyuni, el mayor desierto de sal del mundo, con más de 10.000 kilómetros cuadrados de extensión, ubicado al suroeste de Bolivia, a 3.650 metros sobre el nivel del mar, con una inversión de US$188 millones.

El gobierno boliviano lleva adelante el proyecto de industrialización del litio, para lo que destinó una inversión de al menos US$900 millones y comprende tres fases. La primera fase comenzó en 2012, con el desarrollo del proceso tecnológico y la producción de plantas piloto de fertilizantes que fueron comercializados principalmente en el mercado interno. La segunda fase comenzó en 2016 con la construcción de las plantas industriales de cloruro de potasio y carbonato de litio para exportación, con sus respectivas piscinas industriales para garantizar el insumo que se requiere para la producción de sales básicas. La tercera fase es la producción de baterías de litio con la alianza de un socio estratégico que ayude en la comercialización del producto, la firma alemana ACI Systems.

El 6 de febrero, la estatal Yacimientos de Litio suscribió con una empresa china un acuerdo preliminar para la construcción de plantas industrializadoras de litio en los salares de Coipasa y Pastos Grandes, contiguas al salar de Uyuni.

Echazú reafirmó que la producción industrial de litio vislumbra un futuro prometedor para Bolivia, por ser el país con las más altas reservas en el mundo, con mercados internacionales de amplia demanda.