Viernes, 15 Noviembre 2019
El tiempo - Tutiempo.net
Lunes, 24 Junio 2019 18:46

Un día como hoy partía Andrés Cascioli, uno de los grandes humoristas gráficos del país

Por Ernesto Simón
Andrés Cascioli, fundador de revista Humor, junto al autor de la nota, Ernesto Simón. Andrés Cascioli, fundador de revista Humor, junto al autor de la nota, Ernesto Simón.

No puedo dejar de recordar a Andrés Cascioli. Nos hizo la broma de morirse un 24 de junio, justo el mismo día que Michael Jackson. No sé si todos lo recuerden.

Paradigma de periodismo a seguir: fue el fundador y director de revista Humor, acaso la publicación que más crítica fue con la dictadura cívico militar de Videla y Massera. Crecí leyendo sus revistas, festejando sus humoradas y entendiendo la política desde la perspectiva que presentaba en cada edición de Humor.

A esta altura no tengo dudas: es uno de los referentes obligados a la hora de hablar de periodismo gráfico en Argentina durante la década del sangriento gobierno militar. Con sus publicaciones dio un nuevo giro a la prensa y enseñó que se puede resistir ante el embate del poder autoritario.

Nos mostró una herramienta para desarrollar el pensamiento crítico, tan escaso por estos días. Andrés Cascioli nació en Avellaneda. Su carrera se inició desde el diseño publicitario y el dibujo de historietas. Dirigió varias revistas. En 1972 fundó Satiricón, clausurada luego por el Gobierno. En 1978 fundó revista Humor.

Con Ediciones de La Urraca publicó otras revistas: El Péndulo, El Periodista de Buenos Aires, Humi y Fierro. En 1982, en Italia, recibió el premio a la Mejor Revista Satírica del Mundo. Ese mismo año, la Asociación de Dibujantes de la Argentina lo premió como el Caricaturista del Año.

Claro que fui su amigo. Una vez estaba con Adolfo Castelo terminando el programa en radio Mitre y el loco me dice: Vamos al café, nos espera Cascioli. Vamos, le dije. Cuando llegamos me lo presentó y lo primero que le dije fue: Maestro, usted es un maestro para mí. Adolfo se puso celoso y me retrucó: Eeehhh, ¿y yo? Usted también, Adolfo, respondí y quedó zanjada la cuestión.

Revista Humor llegó a vender 300.000 ejemplares por quincena, cifra que hoy no logra ningún diario del país. El poder militar y el menemismo lo acosaron con juicios que funcionaron como hostigamientos a la libertad de prensa, hasta que finalmente presentó la quiebra y cerró.

La Justicia argentina fue cómplice por fallar en su contra. Cascioli tuvo mucho que ver con la caída de la dictadura cívico militar y el retorno de la democracia. Deberíamos decirle "gracias" cada 24 de junio. Pero somos tan desmemoriados y cobardes que nos quedamos callados. 

Con Andrés Cascioli nos seguimos viendo durante un largo tiempo. Salíamos a cenar. Frecuentábamos una pizzería situada en Las Cañitas. Cómo le gustaba la muzzarella. La segunda vez que me junté con él le llevé mi colección de revistas Humor, las cuales había guardado celosamente durante mi primera mocedad. Se las mostré como irrefutable testimonio de que había crecido leyendo sus publicaciones. Nos hicimos sacar la foto por un mozo del café. Es la que muestro en esta sencilla y rudimentaria nota.

Una noche me contó que durante la dictadura militar, él caminaba por Buenos Aires y lo atropellaron. Una camioneta se le fue encima y lo volteó. Se salvó. Hizo la denuncia. Al tiempo, recordó: "La camioneta apareció en una comisaría", era de la misma policía.

Un 24 de junio de 2009, en Buenos Aires, Andrés decidió irse. Una vez me dijo que este país no iba a despegar mientras haya peronismo. Juro, doy mi palabra: le creí y aún le creo.

Ahora no dejo de pensar en quienes le dieron la espalda. Amnesia obsecuente de un país en el que siempre pierden los decentes y los pobres. Cobardía institucional de los que viven de la sangre ajena.

Andrés Cascioli fue un hombre sencillo y digno, como casi todos los talentosos. Nos ilustró a varias generaciones de argentinos y argentinas que por aquellos duros años teníamos inquietudes políticas y deseos de libertad.

Sólo me resta decirle: "Gracias, maestro, hasta la próxima vez que nos volvamos a encontrar".

E. Simón, junio de 2019.