Miércoles, 13 Noviembre 2019
El tiempo - Tutiempo.net
Sábado, 27 Julio 2019 17:41

Darío Barassi: "Voy a creer que el mejor Genio para Aladín soy yo"

Por El País Diario

El actor atraviesa uno de sus momentos profesionales y personales más plenos: se luce en dos obras y disfruta de ser papá por primera vez.

Genio hay uno solo y en la Argentina tenemos a Darío Barassi. El humorista, quien adquirió popularidad realizando a su propio personaje en sketchs, programas televisivos y publicidades se ubicó en el centro de los reflectores para brillar con un personaje infalible.

Desde la literatura hasta las versiones cinematográficas y musicales realizados en todas partes del mundo, El Genio del relato -uno de los que componen el clásico "Las mil y una noches"- se convirtió en uno de los personajes más entrañables por su fidelidad pero por sobre todo por su carisma.

Y si de algo hablamos cuando nos referimos a Darío es de su carisma, tanto arriba como abajo del escenario. Ese carisma, fue lo que captó la atención de los productores, quienes inmediatamente se comunicaron con el actor para ofrecerle el papel.

"A penas me lo ofrecieron dije que no. No me animaba, me parecía una locura", confiesa hoy cara a cara con Filo.News y un año después del estreno de "Aladín: será genial", en el marco del relanzamiento y últimas funciones.

El musical de Marisé Monteiro, con dirección de Ariel del Mastro y producido por MP y Ozono Producciones que hoy se despide definitivamente, se estrenó por primera vez durante el 2018 y buscaba a su Genio. "Dije que no, que no me animaba a cantar y bailar, y que no me iba a dar el cuerpo para dos funciones por día", recuerda Darío.

"Llegué a mi casa y mi mujer (Lucía Gómez Centurión) me dijo: '¿Estás loco? Esto lo hacés o lo hacés'. Así que llamé y dije que sí", añade confiando en la respuesta de su esposa y animándose a la aventura de subirse al escenario.

"Después empezó el proceso. Tomé varias clases de canto, de baile. Es un esfuerzo gigante, parece que no pero son dos funciones por día en un teatro que tiene capacidad para 3.000 espectadores y casi siempre está repleta la sala. Es un re desafío. Por suerte dije que sí, porque si me lo perdía me iba a arrepentir", añade.

Y no es para menos. Cuando el Genio aparece en escena comienzan las carcajadas, la atención de los chicos se enfoca más que nunca en el escenario, y acompañan las escenas con aplausos y comentarios. 

"Por suerte Ariel del Mastro (el director) me dio cierta libertad. Eso estuvo bueno porque yo tenía que encontrarle mi color al personaje. Es difícil, son 3.000 espectadores dentro del que un 70% / 80% son niños, y yo tengo un humor muy adulto, entonces tenía que hacer un humor que encajara para los chicos", menciona.

Y como Aladín a la lámpara, Darío halló lo que buscaba. "Creo que lo encontré. Tuve que empatizar y jugar con ciertos terrenos medio border para que los papás que estén ahí no se peguen un embole. Era un desafío y terminó estando bastante cumplido", cuenta con la expresión de haber recuperado algo que parecía perdido, o bastante olvidado. 

"Cuando uno hace lo que le gusta, no hay vuelta que darle. Estoy apasionado. 'Aladín' me devolvió al actor que tenía bastante empolvado. A partir de esta obra me llegaron varias propuestas de teatro. El personaje es angelado realmente y por suerte me toca un rol que es divertido", expresa.

Como quien deja a un lado un proyecto, un rol, un objeto, un sueño, una lámpara, Darío arrumbó al actor, al que ya hace un año que lustró nada menos que para brillar. 

"Porque había aparecido 'Barassi' como personaje, ya era notero, me llamaban para hacerlo en las tiras, en las publicidades. Entoces era como: 'Me funciona esto, estoy cómodo acá, no pasa nada'. Y con 'Aladín' fue: 'Pará, esto es distinto'. Y con 'Carcajada Salvaje' también. Volver a componer, al desafío de sacarme un color y buscar otro fue muy lindo, qué necesidad tenía de que me pasara", asegura.

Luego de realizar dos funciones por día con "Aladín: será genial", Darío se presenta por las noches de jueves a sábados en el teatro Multitabaris Comafi (Av. Corrientes 831) junto a Verónica Llinás en "Carcajada Salvaje". Un espectáculo para toda la familia y otro, para disfrutar con un humor más adulto.

Sobre el escenario

En "Aladín: será genial", Darío Barassi canta y baila al frente de 3.000 espectadores. "Me encanta cantar arriba del escenario y eso que soy temeroso. No soy para nada inhibido para actuar ni para bailar, para cantar soy bastante más exigente. La comedia musical es un género que me gusta mucho. Así que acá estamos, con niveles de exigencia altísimos pero no solamente míos, estoy con un equipo de primera", garantiza.

Darío comparte elenco con Fernando Dente y Agustín Casanova -quien protagoniza el show en las funciones semanales- (ambos son Aladín), Julieta Nahir Calvo (Jasmín), Agustín "Soy Rada" Aristarán (el Visir Jafar) y Carolina Kopelioff (Nadima).

Trabajar con Fer y Julieta se trató de un reencuentro para Darío. "Con Fer éramos amigos de antes, vino a mi casorio y todo; y con Juli fuimos compañeros de teatro. Nos conocíamos entre todos", cuenta.

"Lo que nos pasó fue sentir que nos tocó: 'Es ahora, es nuestro momento, nos está pasando'. Era una gran responsabilidad y la transitamos con la altura que requería, somos muy responsables, muy exigentes, obsesivos, pibes muy preparados, ninguno es un inexperto en el tema y desde el día uno tenemos puesta y pegada en el cuerpo la camiseta de 'Aladín', diciendo: 'vamos a hacer lo mejor, nuestra máxima versión'. Y bueno, por suerte el resultado se ve", destaca.

Todo un Genio

Hay numerosos artistas que marcaron tendencia por poner sus voces y cuerpos para interpretar al Genio que Aladín encontraría en su lámpara. Desde Robin Williams (film animado de Disney), James Monroe Iglehart (musical de Broadway), Will Smith (live action de Disney) hasta nuestro Darío Barassi en "Aladín: será genial".

"Si lo tengo que definir diría que es un personaje mágico. Aparece, desaparece, vuelve a aparecer volando, tiene cambios de vestuario, está en todas las pantallas. Es mágico. Me lo tengo que creer y jugarlo al máximo", afirma nuestro Genio argentino.

"Cuando me ofrecieron el personaje justo me fui a Nueva York y la vi en Broadway y el Genio que lo interpretó allá es tipo crack. Un 'animal'. Y dije: 'Ok, no la hago, me bajo. Mi mujer me dijo subite, y me volví a subir'", cuenta Darío con su característico humor.

Si bien aún no vio el live action que realiza Will Smith, sí fue protagonista de una anécdota brillante. "Me causó mucha gracia que la gente le escribió sobre mí en Twitter y lo arrobaban. Va a decir 'quién este nabo argentino'. De todas formas, voy a creer que el mejor Genio para Aladín soy yo", añade con simpatía.

Un papá genial

El presente de Darío se completa con uno de los acontecimientos más importantes de su vida: el nacimiento de Emilia, su primera hija junto a su pareja, Lucía Gómez Centurión. 

"Estoy chocho. Es el mejor momento de mi vida. No duermo pero las cosas se acomodan solas. No me importa nada más en esta vida que esa reina. La estaba recontra esperando, es una muñeca. Lo que más me importa es si hace provechito, si va de cuerpo, si come y si no, esas son mis prioridades en este momento", expresa.

"Es un momento genial para mí, estoy realmente agradecido", añade e invita a grandes y chicos a ver el musical. "Vale la pena venir a verla. Hay de todo. Lo que se baila, lo que se canta, la escenografía, las coreos, la historia, lo que cada actor aporta, es una maravilla", cierra. 

Estas vacaciones de invierno, Darío se despedirá del Genio pero indudablemente quedará en dentro de sí, como una de esas experiencias que marcan un antes y un después en el camino de cada actor. 

"Aladín: será genial" tiene funciones en el Teatro Gran Rex a las 15.00 y 17.00 horas. Un musical para la familia, protagonizado por Fernando Dente, Agustín Casanova, Julieta Nahir Calvo, Darío Barassi, Agustín "Soy Rada" Aristarán y Carolina Kopelioff.