Sábado, 29 Febrero 2020
El tiempo - Tutiempo.net
Domingo, 29 Diciembre 2019 11:00

Conmoción por la muerte de Remilia, gran gamer trans de League of Legends

Por El País Diario

La talentosa muchacha tenía 24 años. La noticia sobre su muerte fue comunicada por el periodista Richard Lewis a través de Twitter. Pérdida irreparable.

Desde este sábado 28 de diciembre, el mundo gamer está conmocionado por la muerte de María Remilia Creveling, primera jugadora trans de la máxima división del League of Legends en Norteamérica.

La joven tenía 24 años y falleció mientras dormía en su cama. Si bien se desconocen las causas del deceso, los rumores indican que tendría que ver con complicaciones en su cirugía de reasignación de sexo.

La noticia fue dada a conocer por el notable el periodista y amigo de la víctima, Richard Lewis, en su cuenta de Twitter.

Remilia se había sometido a una intervención quirúrgica en 2015 en Tailandia y, según apuntó Chris Badawi, uno de los titulares del equipo Renegades al que pertenecía ella, eligió ese país porque en Estados Unidos el período de espera ascendía a 2 años: "Dejó en claro que quería que se hiciera rápidamente, y este fue el único lugar que encontré que cumplió con sus limitaciones de tiempo".

Badawi fue quien pagó por su operación, luego de acordar hacerlo si lograban ascender del Challenger Series (segunda división) a la League of Legends Championship Series.

La cirugía fue en marzo de 2018, y se informó a través de Twitter. La talentosa muchacha explicó: "Me hicieron una cirugía de reasignación de género que costó 5.000 dólares y un aumento de senos de 3.500. Ambas fallaron miserablemente. Necesitaba una tercera, pero la retrasaron hasta el punto en el que fue imposible hacérmela porque la LCS estaba por empezar. Me obligó a subirme al escenario de todos modos".

Remilia jugó para Renegades en la LCS durante un mes, sacando una victoria y cinco derrotas. Luego, abandonó el equipo.

En las redes sociales la despiden con tristeza. Es, sin hesitación, una pérdida irreparable para el mundo.