Miércoles, 26 Febrero 2020
El tiempo - Tutiempo.net
Lunes, 04 Septiembre 2017 11:12

A tres años de su partida: El País rinde homenaje a Gustavo Cerati

Por El País Diario

El 4 de septiembre de 2014, falleció uno de los artistas más completos del continente, Gustavo Cerati. Acá, el modesto homenaje de El País Diario.

El rudimentario homenaje que El País Diario rinde hoy a Gustavo Cerati, se compone de esta microficción llamada Habitación Cerati, que apareciera publicada por primera vez en el 2013, en el libro 77 historias de Ernesto Simón. Además, al final de la nota, un video con la canción Amor amarillo, citada en el microcuento y cantada en vivo por el inolvidable Cerati.

Habitación Cerati

No sé si lo soñé o me ocurrió. Estoy cuidando a Gustavo Cerati en la habitación 35 de la Clínica ALCLA. Está internado hace más de tres años. No se despierta. Los médicos han hecho lo posible pero no pasa nada. O no quiere, o no puede. No sé cómo llegué hasta aquí. Tal vez caminaba por calle Vuelta de Obligado y de pronto vi la clínica. Entro. Avanzo por los pasillos y descubro que hay una puerta entreabierta. Me asomo y lo veo a Gustavo. Entubado, quieto, ayudado a vivir por máquinas extrañas. Le hablo pero no me responde. Está ido. Si dijera que está dormido sería caer en un eufemismo fútil. Entonces sencillamente sucede: Gustavo se despierta y me dice: Ya no voy a volver, seguí vos. Desde ahora, en Argentina, el rock and roll sos vos. Y cierra los ojos de nuevo. Alguien entra y me pregunta qué hago acá. Lo estoy cuidando, digo. Pero no me escucha. Me saca. Salgo de la habitación 35. Camino por el pasillo. Llego a la puerta de entrada y estoy de nuevo en la calle Vuelta de Obligado. Sigo derecho. Una, dos, tres cuadras, estoy en avenida Congreso. Voy a formar una banda de rock, me digo. Me convenzo de que sí. Y voy a tocar las canciones de Cerati. En cada recital voy a tocar dos o tres. Es tarde. El sueño ha terminado. Ahora camino por una calle cualquiera de Buenos Aires. Encuentro un barcito de mala muerte. Entro. Pido una cerveza y me siento a escuchar a la banda que está tocando. Delante de mí hay tres pibes. Hablan a los gritos, casi no dejan escuchar. Está sonando Amor amarillo. En un momento pierdo la paciencia y les digo que paren un poco. Se ríen y se vuelven a divertir entre ellos. Me paro, me acerco a la mesa de los chicos y les grito: ¡Silencio idiotas, están tocando una de Cerati!

Fuente: Microficción tomada del libro 77 historias, de Ernesto Simón. Publicada en 2013 por editorial Milena Caserola.

Medios

Amor amarillo - Gustavo Cerati