Martes, 20 Agosto 2019
El tiempo - Tutiempo.net
Domingo, 15 Julio 2018 15:33

El país en estado de alerta: Luciana Salazar contó sus secretos más íntimos

Por El País Diario

La majestuosa y siempre ubicada Luciana Salazar, se explayó sobre aromas, depilación masculina y otras cosas que prefiere a la hora de mantener relaciones sentimentales.

Luciana Salazar, talentosa y locuaz como siempre, contó en Podemos Hablar, el ciclo que se emite por Telefé, algunos de sus comportamientos obsesivos y todo derivó en una anécdota con un caballero cuyo nombre no quiso revelar a pesar de la insistencia del mordaz Andy Kusnetzoff, conductor fuera de serie de la televisión criolla. 

"No era olor a chivo, era olor a otra cosa... mal aliento", arrancó la vedette que había dado un paso al frente y no se animaba a decir qué era lo que olía mal.

Y desde atrás Sol Pérez, otra de las invitadas gritó: "Era olor a hue…", y dio en la tecla parece. Desde ese entonces, Salazar explicó su método para que eso no le ocurra más: "Lo que suelo hacer es contarle que me gusta el hombre bien cuidado para que la situación sea más amena y relajada". Una charla llena de metáforas y planteos filosóficos tan profundos, no podía ocurrir en otro sitio que no sea la televisión argentina, vapuleada y degrada casi hasta limitar con la hipérbole. 

Luego, la intelectual sobrina de Palito Ortega siguió detallando sus costumbres a la hora de bañarse con sus parejas: "Si yo lo baño al hombre está todo ok. Sino, verlo cómo levanta la pata… no. Bañar a la pareja mía… como un jueguito, un baño largo con final feliz", dijo envuelta en una picaresca digna de la mejor literatura de otros tiempos. Todo un tratado puesto de manifiesto que hasta el propio Sartre hubiese querido carenar a su manera.

"Para mí todos se depilan ahí abajo para disimular un mal tamaño", disparó la rubia y Alessandra Rampolla, también invitada al programa, aclaró que la depilación creaba una ilusión óptica, pero que el tamaño no modifica por la depilación.

Fue un exquisito diálogo para una televisión cada vez más aplastada por la mediocridad y laureada con la obsolencia que poco a poco se apodera de la girlla de los canales.

Lamentable.