Viernes, 21 Febrero 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Mostrando artículos por etiqueta: Eduardo Frazeto

Lunes, 10 Marzo 2014 11:45

Un poema inédito de Eduardo Frazeto

AMANECER IMPRESO…(y nos quedará algún otro amanecer?)
 
                                                  La peor pelea es la que no se hace
                                                                             Dicho popular



MIRABAN AL EDEN SEGURAMENTE
el lustrabotas  el canillitas  el mesero  el pibe
de los mandados
todos mastican chicles
despaciosamente
tendrían más futuro si aquel pibe
limpiara un ford t
y el otro no transportara “otra cosa”
por unas zapatillas
o por un sándwich de “algo”
o no fumará “algo de eso” más barato porque no sabrá qué
comer o piedra
por que esto es cierto: el futuro expiró
los periódicos se abren con autopistas de información
la poesía hace anuncios de melancolía
PORQUE TODOS QUEREMOS EL EDÉN
seguramente   PERO
 la poesía no salva y el periódico
           tampoco
el periódico doblado es un fetiche
la poesía un becerro de oro
       
hay que reconocer sólo se guardan gritos
       
           camino al edén seguramente
         POR ALCANZAR EL EDEN SEGURAMENTE
        pero
                                el niño que pide
       
sigue siempre ahí…
       
 y no son sus manos después de llamar
 unas piedras muertas tendidas al sol?
 unas pobres piedritas?
¿Y EL NIÑO QUE LLAMA
NO ES LA LLAVE
AL EDÉN?
¿NO LO ES EL CIEGO
 O EL MUTILADO
EL ANCIANO
EL EXCOMBATIENTE
EL NEGRO
O EL ENFERMO
O LA MUJER VILIPENDIADA?...
cuyas manos piden y siguen siempre ahí…
MIRABAN AL EDÉN SEGURAMENTE nosotros de este lado de la puerta mirábamos la infranqueable puerta hasta donde sólo llegarán los gritos
MIRANDO AL EDÉN SEGURAMENTE
CUYA PUERTA ORNAMENTADA SIGUE INMÓVIL
inmóvil y NADIE PASA
doliente
entre el ser y su nada  la HERRUMBRADA puerta siempre sin aldabas
siempre sobre su vano de tierra  siempre sola
            siempre la detenida y para siempre quieta
       hasta donde llegarán -sin tocarla-
                 los inquietos pájaros del pensamiento                
                 
             
                  los pájaros levantados del pensamiento
                           con algarabía
                              y estruendo
 
                                                             para morir
         -Y NO HABRÁ UN DESPUÉS?
         -No hay más allá…
         ni pájaros!
         -Nos quedará algún otro amanecer?
Somos un pobre muerto tendido en la colina
            Sin Dios
                               sin mundo?
         MIRANDO AL EDÉN a la tesitura de una puerta
         con ojos inacabados mirábamos
         MIRÁBAMOS AL EDÉN
SEGURAMENTE
en esto ricos y pobres se equivocan
           en buscar réditos de empresas
como la barrick gold o shell
que ahora mira sobre el ártico
cuando el capital se impone sobre las vidas
nos olvidamos de los hombres de la tierra
nos olvidamos de los ulteriores días en la tierra
nosotros sólo buscamos pan
me dirán hasta el cansancio
pero no señores
nosotros somos
los peores pobres de todos
los que se olvidan de los otros pobres
en vez de demandar de nuestros gobiernos
nuevas y mejores garantías
y está es una carencia del alma
una carencia del pensamiento
ahí empezó nuestra derrota
               
     
         zanahorias que olfatean perros
         repollos con pulgas!
     
        dos muertos al mismo costo!...
         o más!...
         
         millones y millones
         de estrellas se apagan
         no el firmamento
         si no en el fondo de los ojos!...
         y faltan todavía los damnificados del mañana!
       
       
        -Nos quedará algún otro amanecer?
        Una calle
                       o una palabra
         un pan?…
        un beso?
        Somos esta tierra que se muere?
        Cómo nombrar a lo que da el vientre que se abre?
        -Tú…
                      Ves los pájaros?
        Aun hay viento en sus alas
        Hay ese extraño deseo!
        Un viento en el viento del interior…    
     
       MIRABAMOS AL EDÉN
       seguramente
       mientras se levantaban los inquietos pájaros
                             del pensamiento
                                       se levantaban
                                          con algarabía y estruendo
                                                             para morir


Eduardo Frazeto, San Juan, marzo de 2014.