Martes, 23 Abril 2019
El tiempo - Tutiempo.net
Viernes, 30 Noviembre 2018 12:15

Asume Andrés Manuel López Obrador, el nuevo presidente de México

Por El País Diario

Hoy tomará posesión como Jefe de Estado el nuevo mandatario de los Estados Unidos Mexicanos.

Andrés Manuel López Obrador, quien con 65 años de edad, y tras la por siempre sospechada derrota de 2006 frente a Calderón y el contundente respaldo a Peña Nieto en 2012, asume como presidente de México tras haber ganado las elecciones el pasado 1 de julio.

La extensa transición desde la victoria en los comicios hasta el día de la fecha (5 meses) se establece desde la propia Constitución política del país (data del año 1917) donde en su artículo 83° sostiene este particular y extenso calendario.

Lo cierto es que “el Peje” será presidente durante el sexenio 2018 - 2024 tras haber hecho historia al imponerse al panista Ricardo Anaya Cortés y al representante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Antonio Meade Kuribreña.

¿Por qué hizo historia?
Las elecciones de este 2018 fueron las más grandes en la vida política mexicana: En adición al cargo de presidente, se renovaron ambas cámaras del Congreso, la jefatura de gobierno de la capital, 8 gobernaturas, 27 congresos estatales, 16 alcaldías y 1596 presidencias municipales.

De principio a fin, Andrés Manuel López Obrador y su partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) arrasaron con todo y todos. Desde un sistema electoral donde no existe la segunda vuelta, su partido ganó en 31 de los 32 Estados mexicanos, englobando además un 53% de los votos totales (algo así como 30 millones de voluntades) en su figura presidencial.

Lo cierto es que bajo una campaña dominada por la corrupción y la violencia, el nuevo presidente supo obtener réditos tanto a partir de las denuncias por lavado de dinero sobre sus opositores, así como desde una ley electoral donde el financiamiento público condicionó los márgenes de publicidad y presencia partidaria.

¿Cuál es su pasado en la vida política de México?
AMLO comenzó su carrera política en las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Tabasco, su ciudad de origen. Posteriormente, al crearse en 1989 el Partido de la Revolución Democrática (PRD), fue representante de este espacio político.

En adición a su recorrido partidario, en el plano ejecutivo el hito del presidente entrante fue iniciado entre los años 2000 y 2005 cuando se desempeñó como jefe de gobierno del otrora Distrito Federal, hoy Ciudad de México.

Desafíos
Si desde lo económico el tema en agenda es el relanzado Tratado de Libre Comercio con Canadá y los Estados Unidos (T-MEC en castellano), desde lo político y social es encontrarle la salida a la violencia endémica que atraviesa al país.

Violencia que no se puede entender disociada de la corrupción y el narcotráfico. México es uno de los países con el mayor índice de violencia en la región. Tan sólo en la última década, ha visto más de 250.000 homicidios y más de 34.000 desapariciones. A su vez, más de 140 alcaldes han sido asesinados y Estados como Guerrero y Michoacán son ahora gobenados por organizaciones criminales.

En términos económicos quedará como interrogante el nivel de participación y voto que AMLO tuvo en la renegociación del nuevo acuerdo económico - comercial anunciado a horas de su asunción y suscripto el último día en la presidencia de Peña Nieto.

Lo cierto es que la gravitancia comercial del vínculo específico con los Estados Unidos es mayúscula. En función al año 2017 (según el Banco Mundial), el 81,1% de las exportaciones mexicanas y el 47,4% de las importaciones eran comerciadas con Norteamérica.

Andrés Manuel López Obrador ha despertado esperanza y por tanto sus propuestas no se han quedado atrás. El mandatario ha proclamado intenciones de que su gobierno signifique la "cuarta transformación propuesta" para México.

¿A qué hace referencia? El término ilustra la intención de situar a su gestión al nivel de otros tres momentos clave de la historia de México (La independencia, la Reforma y la Revolución), aclarando pertinentemente la búsqueda de este objetivo sin la necesidad de alzarse en armas, claro.

Rstará saber si, en desmedro de quien ocupe el Palacio Nacional, las demandas de la población son escuchadas. Como alguna vez sostuvo el novelista Juan Rulfo "si los mexicanos no miran hacia arriba y demandan más, aquellos que gobiernan tampoco lo harán".