Jueves, 23 Mayo 2019
El tiempo - Tutiempo.net
Viernes, 15 Marzo 2019 09:27

Una muerta más por ponerse perejil en la vagina para abortar

Por El País Diario

Falleció luego de cuatro días de agonía en la Maternidad 25 de Mayo, ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca. La víctima utilizó dicha hierba para interrumpir su embarazo. 

Otra vez el aborto clandestino se cobra una víctima más. En este caso sucedió en la ciudad de Catamarca, la mujer tenía 30 años, dos hijos chiquitos y vivía en un pueblo cercano a la capital catamarqueña.

Murió en la Maternidad 25 de Mayo de la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca y fuentes cercanas afirman que la mujer llegó a la clínica tras un aborto.

La mujer a quien llamaremos "Paulina" para proteger su identidad, llegó grave e inconsciente a la maternidad de la capital catamarqueña en donde falleció por una septicemia (infección) generalizada. Aún así, la versión de la familia de la víctima es que murió después de sufrir una peritonitis que provocó una gran infección en sus órganos.

Pero desde La Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, afirman que Paulina murió luego de colocarse perejil en la vagina y explican que, los parientes de la mujer, sostienen otra versión para evitar comentarios y proteger a la víctima.

Por su parte, ni la policía de la provincia ni los médicos que atendieron a la víctima radicaron denuncias, así que al cuerpo no se le hizo ninguna autopsia y tras el velorio, “Paulina” fue sepultada.    

Se consultó a Laura García, integrante y coordinadora de La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito de Catamarca, quien nos explicó cuál es la situación en su provincia.

La culpa y el silencio de misa

“Hay un hermetismo absoluto en torno al caso y la razón principal es que la misma familia, según lo que pudimos saber, está diciendo que fue una peritonitis. El tema es que el pueblo de donde proviene la chica, como la mayoría de los pueblos del NOA (Noroeste argentino) y del NEA (Noreste argentino), es un pueblo muy pequeño y extremadamente conservador", explica la especialista.

El estigma del aborto y las consecuencias de su clandestinidad se ven cristalizadas en estos casos, en los cuales ninguna mujer que vive en pueblos o ciudades pequeñas (infiernos grandes) quiere ni se anima a contar que se realizó dicha práctica por la presión y la culpa social que recae sobre ellas.

"Lo que te puedo contar, siempre resguardando la mayor cantidad de datos de la víctima- porque decidimos que se conozca el caso pero sin pasar por encima de la familia- es que ella estuvo internada entre tres y cuatro días producto de un aborto inseguro. Eso lo aseguramos porque tenemos fuentes del ámbito de la salud que lo confirmaron", indica Laura. 

"Llegó en estado de inconsciencia, con una septicemia avanzadísima. Estaba a mas de 400 kilómetros así que el viaje fue tremendo. La septicemia es producto de un aborto mal hecho. El dato tenemos es que es una familia de muy bajos recursos, que vive en un lugar en el que no existen las herramientas en las salitas suficientes para terminar con esta realidad que sufren las mujeres de nuestro país, que no tienen los recursos y los centros de la salud no están preparados para actuar en casos así", agrega la integrante de La Campaña. 

Catamarca, ILEgal

Según Laura García, Ramón Afoldo Figueroa Castellanos, Ministro de Salud de la provincia, firmó la adhesión al protocolo por la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) pero la implementación de la misma aún no está garantizada. Catamarca, ubicada en el Noroeste de nuestro país, es una de las siete provincias que aún no cuentan con normativas propias respecto al protocolo junto con Santiago del Estero, Tucumán, Corrientes, Mendoza, San Juan y Formosa. (No contamos a Jujuy porque si bien adhiere, no respeta la ILE y obliga a menores de edad violadas a parir).

"Paulina murió y dejó niñes muy pequeñes. Seguramente todas las condiciones de vida que tenia la empujaron a eso. Estos casos ocurren muy frecuentemente, son muchos y no nos enteramos porque las causas de defunción son absurdas, como muerte por paro cardo respiratorio, por ejemplo. A estas chicas, cuando fallecen, no se le practican autopsias, no interviene la justicia. Hay silencio y ese silencio invisibiliza lo que está sucediendo constantemente", explica García y finaliza: "Hay mucha complicidad de las altas jerarquías y de médicos y médicas en los hospitales para tapar estos casos".