Miércoles, 18 Septiembre 2019
El tiempo - Tutiempo.net
Viernes, 23 Febrero 2018 23:00

Exclusivo: declaración testimonial completa de Milana ante el Juez Casanello

Por Ernesto Simón

El investigador del Conicet dejó al descubierto a funcionarios del Gobierno Nacional, del Ianigla, del Conicet, de la SAyDSa y de la Universidad Nacional de San Juan.

El viernes 23 de febrero, declaró ante el Juez Federal Sebastián Casanello el doctor en Ciencias Geológicas Juan Pablo Milana. La declaración testimonial del glaciólogo y geólogo se llevó a cabo a instancias de la causa que la Asamblea Jáchal No Se Toca inició contra los funcionarios responsables de no hacer cumplir la Ley de Glaciares. La demanda se inició luego del derrame de cianuro que la mina Veladero, explotada por Barrick Gold, produjo en 2015 en las nacientes de los ríos de Iglesia y Jáchal. Durante aquel accidente ambiental, se derramaron más de 1 millón de litros de cianuro en ríos de San Juan.

En la causa, a cargo del Juez Casanello, se investiga el incumplimiento por parte de funcionarios nacionales de la Ley 26.639 y su vinculación con los proyectos mineros contaminantes de Veladero y Lama, de Barrick Gold. Casanello citó a indagatoria a los ex titulares de la Secretaría de Ambiente (hoy, ministerio): Juan José Mussi, Omar Judis y Sergio Lorusso, a los ex presidentes de la Administración de Parques Nacionales: Patricia Gandini, Carlos Enrique Corvalán y Eugenio Indalecio Breard, y al ex director Ianigla (el instituto encargado de la confección del mapa de glaciares), Ricardo Villalba. Además, mandó a auditar a la actual gestión. Todos estos ex funcionarios hoy están procesados en el expediente.

Es preciso recordar que la Ley Nacional de Presupuestos Mínimos para la Protección de Glaciares y del Ambiente Periglacial (Ley 26.639) estipula que está prohibida la minería en zona de periglacial, con lo cual Barrick Gold nunca hubiera podido ubicar una escombrera en este sitio ya que era evidente la presencia de permafrost. Es por esto que la minera canadiense ataca constantemente la Ley 26.639 ante la Justicia federal argentina. Sabe que sus operaciones en Veladero y Pascua Lama nunca podrían cumplir con la norma vigente.

Milana fue recibido en el Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 7, a cargo de Sebastián Casanello. El profesional sanjuanino es investigador del Conicet y su especialidad está centrada en Geología, Sedimentología y Glaciología.

Asimismo, estuvo presente durante el procedimiento judicial el Secretario del juzgado, Sebastián Bringas, quien rubricó luego la testimonial. Milana declaró en su condición de "investigador principal del Conicet y profesor de Glaciología y Nivología en la Universidad Nacional de San Juan". Y dijo que "lo primero que observé es que el IANIGLA comenzó a trabajar sólo conforme el proyecto de ley del Dr. Filmus, este sólo marcaba como elementos inventariables glaciares descubiertos, de escombros y cubiertos. La ley sancionada, en cambio, incluía también todo elemento con hielo del ambiente periglacial. Estimo que esto fue a partir de instrucciones de superiores políticos de Villalba, como la gobernación de San Juan, porque entre el veto y la nueva aprobación se sancionaron las leyes provinciales de glaciares, las que fueron muy similares a la ley Filmus. Yo corroboro que el Ingeniero vicepresidente de asuntos tecnológicos del CONICET –de apellido Sacerdote- verbalmente dijo en una reunión que el ING se iba a llevar a cabo con las personas que las provincias sugirieran. En el caso de la cuenca de Jáchal se eligió al Instituto Investigaciones Hídricas de la Facultad de Ingeniería de San Juan, este instituto fue “nodo” con el IANIGLA en dicha provincia, es decir, lo ayudó en la confección del ING. Esto lo sé ya que yo comencé el Inventario en esa provincia dentro del INGEO (Instituto de Geología) de la UNSJ en primer semestre del 2010, pero luego me apartaron, estuve trabajando allí tan solo cinco meses".

Milana explicó que "desde el CONICET y la SAyDS se crea el Consejo de Coordinación Técnica a fines de 2010 con la finalidad de coordinar los trabajos del ING, ahí decidían lo que se iba a mapear. Por la provincia de San Juan intervenía Silvio Peralta y por la SAyDS recuerdo a Carolina Altieri. Hubo tres reuniones y yo logré asistir a dos. Ellos desde el primer momento tenían la decisión de mapear sólo los elementos de la ley Filmus, es decir dejaban de lado mucho del ambiente periglaciar. Este Consejo no estaba integrado por personas idóneas a nivel técnico, era muy heterogéneo ya que había políticos, técnicos, y dentro del IANIGLA un solo glaciólogo que era Carlos Leiva. Cuando se inició el ING había tan sólo cinco glaciólogos con experiencia: Leiva, Trombotto, Rabassa, Analía Aumada y yo. A ninguno de ellos se los puso a cargo del ING, sino a Villalba que no es glaciólogo sino ingeniero forestal. Esta metodología de trabajo errónea o contraria a la ley 26.639 yo la cuestioné en una de las reuniones, y además envié notas al CONICET (a su entonces presidente, Dr. Salvarezza), a la SAyDS (a Carolina Altieri – que hacía de nexo con el IANIGLA-) y al IANIGLA (a Villalba), y son parte de la documentación que remití como anexo en mi presentación. A partir de estas notas se hicieron reuniones en el CONICET de las cuales no obtuve cambio alguno y se me dijo que la decisión era trabajar acorde a lo que cada provincia estipulase. Luego, yo dejé de trabajar en el ING porque me di cuenta que no se iba a trabajar conforme a la ley y que además se necesitaba palanca política para hacerlo”.

Interrogado por Su Señoría para que explique el trabajo que efectuó como Director Científico del INGEO, Milana dijo que "El trabajo inicial contaba con veinte alumnos y los entrené en el manejo de sistemas de información geográfica y en la fase 1 que era de la glaciares descubiertos. Trabajábamos con sólo 30 mil pesos pero completamos toda la fase 1 en la provincia de San Juan. Este trabajo lo publicamos en una charla pública que salió en el diario de Cuyo, a la que acudieron legisladores provinciales. En nuestro trabajo mapeamos elementos menores a una hectárea de dimensión, ya que así lo consignaba la ley y además son reservas hídricas a pesar de su tamaño. Lo que hacíamos era constatar que fueran cuerpos de hielo perennes -por más de tres años aproximadamente-, esto implicaba comparar las imágenes a través de no menos de tres ciclos anuales. Si se descongelan en verano no son perennes, por ejemplo. Los glaciares pequeños por su cantidad pueden ser muy importantes como reservas hídricas, incluso más que los de mayor dimensión, ya que la suma de todos hace a su importancia. Obviarlos implica ver una realidad errónea, es decir no refleja la realidad. Sin embargo, el ING no se hizo de esta forma y dejó de lado no sólo los glaciares menores a una hectárea sino también los cuerpos del ambiente periglacial, ambos son de suma importancia en las zonas áridas”.

Interrogado por Su Señoría para que diga porqué optó por apartarse del GLIMS (Global Land Ice Mesurements from Space) a la hora de inventariar, el investigador dijo que "El GLIMS implica una iniciativa global, es decir conocer los glaciares a nivel mundial, no nacional. El ING era nacional. Tampoco son palabra autorizada las personas del GLIMS, ya que ellos toman los mapeos de glaciares de las zonas húmedas porque de hecho la glaciología nació en zonas húmedas como las montañas de Norteamérica y los Alpes. Sin embargo, en Argentina hacia el norte de Neuquén lo que hay son montañas áridas, esto implica que los andes centrales y del norte de Argentina (áridos e hiperáridos) se adaptan a una escasez hídrica muy alta y por ello los cuerpos glaciares son muy particulares, y son los que la ley nacional contempla. La ley, por ejemplo, no incluye el movimiento como parte de su definición de glaciar, siendo que hay muchas definiciones de glaciares que incluyen el movimiento, nuestros glaciares de cumbre son estables y crecen hacia arriba. Es decir que para los glaciares áridos, las definiciones y metodología del GLIMS no podría ser totalmente aplicable, ya que ella parte de los glaciares húmedos. Es mi consideración personal que esta forma de trabajar se adoptó ya que era funcional para los intereses de San Juan: La Barrick Gold para hacer su camino minero hacia Veladero necesitaba derribar el glaciar Conconta que era de un tamaño inferior a una hectárea, y pudo hacerlo –lo partió en dos- gracias que la forma de inventariar adoptada se lo permitía, era un glaciar desprotegido”.

Interrogado por Su Señoría para que diga si existe tecnología capaz de detectar satelitalmente cuerpos del ambiente periglacial con contenido de hielo, dijo que “Sí, a través de la observación de la morfológica del terreno. Por eso se puede observar el permafrost en el protalust lobs y también en las laderas de gelifluxión. Ambas generan una morfología que es posible de reconocer en el satélite. Esta detección sirve como guía de que allí no sólo hay permafrost sino que puede haber aún más”.

Interrogado por Su Señoría para que diga si existe tecnología capaz de medir glaciares menores a una hectárea; Milana dijo: “Sí la hay. Por eso aporto un trabajo de mapeo que realicé en la provincia de Atacama, Chile, de cuerpos menores a una hectárea de dimensión así como protalust lobs y laderas de criofluxión –anexo 4 de la documental. Esto Chile lo necesitaba a fin de inventariar todas sus posibles fuentes de agua debido a la aridez de la región de Atacama, por eso necesitaba conocer los recursos que tenía. Lo llamativo es que en estas zonas de extrema aridez los glaciares que suelen desaparecer por el clima son los glaciares descubiertos, los cubiertos, los de escombros; mientras que los que sobreviven son las evidencias de permafrost - protalust lobs y laderas de criofluxión-. Su importancia reside justamente en que en esas zonas son los únicos que existen, por ende es muy importante el preservarlos. Eso es lo que buscaba Chile con el trabajo que nos encomendó. De hecho, la propia Barrick en Pascua Lama, lado chileno, lo ha reconocido en su informe de impacto ambiental al aceptar pagar compensaciones por la afectación de zonas con suelos congelados”.

Interrogado por Su Señoría para que diga a qué se refiere en su presentación con que la forma de trabajo adoptada para la confección del ING ha sido un “complot” entre el IANIGLA, CONICET y la SAyDS, el investigador sanjuanino dijo: "Creo que eso salta a la vista cuando solicité participar del ING, en mi condición de investigador formal con mucha experiencia en glaciares, y Villalba me dijo que no (conforme las conversaciones que adjunté como anexo 3). Ante ello, el CONICET me explicó que el ING iba a ser operado con todos las personas que las provincia pusieran. La SAyDS, en el intercambio de mails que mantuve con Villalba, siempre estuvo copiada. En todos los casos, Carolina Altieri está copiada como representante de la SAyDS”.

Interrogado por Su Señoría para que diga quién es el “Dr. Salvarezza” e indique mayores precisiones sobre sus datos filiatorios y la responsabilidad que le atribuye en la causa, Milana dijo: “Es el ex presidente del CONICET, lo fue durante 2011 a 2016 aproximadamente, su nombre de pila es Roberto. El es el responsable legal del CONICET, el IANIGLA no tiene personería jurídica, ergo el responsable legal de lo que haga cualquier instituto es el presidente de CONICET. Cuando le hice saber la forma de trabajo errónea del ING con Villalba a la cabeza, el Dr. Salvarezza no hizo nada en absoluto. Carolina Altieri también estuvo presente en esta reunión como enlace con la SAyDS. De allí su responsabilidad”.

Interrogado por Su Señoría para que explique la responsabilidad que le asigna a la Universidad de San Juan en el cumplimiento de la ley 26.639, el científico dijo: “En el inventario que debía hacer la provincia de San Juan, el decano de la UNSJ –Rodolfo Bloch- fue el que negoció la forma de hacerlo bajo esta metodología de trabajo contraria a la ley nacional, además violó la ley provincial ya que no cumplió con el plazo legal para publicar el inventario. Jorge Castro, su secretario, también tuvo injerencia en este proceso ya que fue quien efectuó todos los convenios en la confección del inventario de San Juan. Además, algo que yo denuncié ante la Fiscalía de Investigaciones Administrativa fue la estafa que hizo Bloch al gobierno de San Juan por sobreprecios en la confección del inventario provincial de glaciares, a esto también aludo en mi presentación”.