Viernes, 22 Marzo 2019
El tiempo - Tutiempo.net

Nacionales

El Gobierno puede recurrir la decisión y pedir una "reconsideración" de la apelación para que se revisen los fallos adversos. Por ahora el panorama no es muy alentador. Cristina La Muchacha Progre había advertido sobre el "riesgo internacional" ante un fallo adverso de los jueces. Hoy brindará un mensaje a las 21. Será transmitido por cadena nacional.

El peor de los escenarios posibles para la Argentina. La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó hoy el pedido de apelación del gobierno nacional en el caso de los denominados fondos buitres.

La Argentina puede recurrir la decisión y pedir una "reconsideración" (rehearing) del caso. Pero casi siempre son denegados. En los hechos, si esos recursos son denegados, la apelación termina y queda firme el fallo favorable a los holdouts.

Era el peor escenario y acaba de ocurrir. Lo mismo pasó con el segundo caso que tenía la Argentina en la Corte, el llamado Discovery. La decisión va en contra de lo que esperaba el gobierno de Cristina Kirchner .

El máximo tribunal de EE.UU. llegó a esta instancia con tres opciones posibles sobre la mesa. Tomar el expediente, rechazarlo o postergar la decisión. El Gobierno y los mercados apostaban por esta última.

Tanto la Casa Rosada como la oposición esperaban un desenlace favorable. La expectativa coincidente se centraba en que la Corte postergaría la adopción de un criterio hasta conocer, primero, la opinión del gobierno de los Estados Unidos.

Un pedido de opinión de ese tipo significa en los hechos que el expediente se paraliza hasta que esa exposición se presente. En términos procesales, significa una demora de por lo menos seis meses en la tramitación del caso.

La Presidenta, que había advertido sobre el "riesgo internacional" ante un fallo adverso de los jueces, brindará un mensaje a las 21 y será transmitido por cadena nacional.

Por Lucas Carrasco 
El Relato del periodismo que se hace llamar deportivo (gente de bajos recursos intelectuales que termina narrando cómo 22 millonarios corren tras una pelota) suele llenar de datos inútiles las páginas, de manera que resulta dificultoso encontrar lo que uno buscaba: a qué hora juegan.

Como la ciencia en sus inicios -Augusto Comte llegó a fundar la Religión Positivista, una especie de pasión a lo Marcelo Araujo- este relato trata de legitimarse en las ciencias que eran duras hace tres siglos: la biología y la física.

Agravado en el caso del fútbol y agravado por el monumental curro de Cristina Fernández, que creó una empresa donde puso testaferros, que se llama La Corte y hacía los programas donde la vieja se hacía adular por Jorge Rial. A esta empresa de Cristina, Cristina le hace pagar la transmisión del fútbol, cuya dirección cultural está a cargo del hijo ni-ni, que tiene la secundaria incompleta. Es decir, un orangután como Brancatelli se explica de esta manera sencilla.

El dispendio del erario público en medio de esta situación social africana, se agrava aún más cuando es el estado el que decide embrutecer la población, especialmente la de menor edad y de menores recursos económicos culturales, que son la población, junto con el gobierno, que más horas pasa al día mirando televisión.

La tilinguería, los reportajes sin sentido, la falta de uso comprensible del castellano y el subsidio a cuanta multinacional quiera rapiñar al Estado Bobo; terminan de definir este cuadro decadentista que a menudo es objeto de autohomenajes de la tilinguería de Puerto Madero.

La difusión masiva de la estupidez, la anulación de cualquier razonamiento complejo y la necesariedad de modelos de vida mersas son la consecuencia festejada de un industria de la estupidez.

Estadísticas sin relación epistemológica ni concordancia con la premisa lógica, alergia a la sintaxis, pobreza de vocabulario, exageración sentimentalista y exaltación de un cancherismo barrial entre millonarios improductivos; se adulan entre sí desde los inicios en escuelitas privadas que forman, bajo la atenta coima del Ministerio de Educación, "periodistas deportivos". Es decir, hijos inservibles de la clase media alta. Que terminarán rodeados de las prostitutas que luego alimentan la grilla de la que se ufana La Jefa (de las FFAA) y demás mini telenovelas de esta subsahariana de la Argentina.

Ni siquiera vale la pena desmontar estos mecanismos burdos de disciplinamiento social. Porque en el fondo y contra la aristocracia social cree, la gente de a pie no toma muy en serio todo esto. Da por el circo lo que circo vale.
Por E. Simón 
El progresista Víctor Hugo Morales, hoy contratado por los gobiernos de Argentina y Venezuela para hacer un programa de fútbol desde el Mundial de Brasil para los canales Encuentro y TeleSur, es portador de un pasado al menos dudoso. Bástenos remitirnos al Mundial de Fútbol de 1978, realizado en Argentina por la Junta Militar. El uruguayo progre nunca explicó del todo su excelente relación con generales de la dictadura uruguaya y las flores que derramó sobre los militares argentinos.

Año 1978. Argentina: días negros. Mientras se secuestraba y mataba a ciudadanos civiles, se hacía creer al mundo que eramos "derechos y humanos". Nadie que haya vivido en territorio nacional por aquellos años podrá olvidar aquella calco pegada en los parabrisas de los autos que decía: "Los Argentinos somos Derechos y Humanos". Que los parió, que caterva de hijos de tupa. Eran unos asesinos atolondrados con ínfulas de grande generales. A pesar de haberse convertido hoy en un defensor a ultranzas del kirchnerismo, Victor Hugo nunca explicó del todo su excelente relación con generales de la dictadura uruguaya y las flores que derramó sobre los militares argentinos. Veamos que dijo en aquella gris ocasión en que, mientras se jugaba el Mundial 78 él hacía su trabajo. En la publicación llamada Mundocolor, Víctor Hugo escribió el 11 de mayo de 1978 que “el gobierno argentino no mató a nadie para organizar el campeonato”. Ya una vez ganada la copa por la selección que conducía Menotti, el uruguayo progre escribió que los jugadores argentinos eran "soldados, ganaron la batalla y la guerra, trajeron la paz y la esperanza, la reconciliación y la confianza". La fe mueve montañas, suelen decir por ahí, pero la plata mueve al mundo, de eso no cabe duda.

Hoy Morales se presenta como un adalid de la defensa de los Derechos Humanos. Nada más torcido y distorsionado. En el libro El intruso, escrito por él mismo y publicado en 1979, decía lo siguiente: “El Mundial de Argentina fue una experiencia formidable. Se organizó prescindiendo de los dirigentes de los clubes, con la exclusiva conducción de gente que sólo pensaba en el deporte del país y no en las minúsculas rencillas que también caracterizaron siempre el panorama futbolístico del vecino país". La genuflexia a los asesinos represores argentinos seguía así: "Desde la soberbia fiesta de inauguración, hasta el último minuto que duró el torneo, estuve asombrado por el despliegue inteligente, unificado, fervoroso, de los argentinos en torno al evento. Para mí quedaba demostrado una vez más que no existían los imposibles en el fútbol cuando se tiene una conducción capaz y desinteresada”.

El día 4 de julio de 1978, en la publicación Mundocolor, el progre Morales escribió:"Nuestros vecinos hicieron nada menos que un mundial y en el futuro servirá como modelo de organización el esquema, la infraestructura y hasta el espíritu de los argentinos. Como broche de oro a tan destacado proceso, bien respaldados desde arriba, sus jugadores y Menotti pudieron trabajar como quisieron para ganar finalmente el campeonato. Nombres desconocidos hasta ahora como los de (el general Antonio) Merlo y (el vicealmirante Carlos Alberto) Lacoste, sustituyeron a los eternos mandamases de siempre".

Bien ahí, don Morales, usted sí que sabe usar las palabras y las cosas. Seguiré pagando mis impuestos para que usted pueda seguirle facturando mucha plata al Estado argentino. Al fin de cuentas, siempre fue así. El país es una bolsa gigante: unos ponemos plata y otros, como en su caso, sacan. Así nos va.
El canciller uruguayo, Luis Almagro, respondió a la nota de su par Héctor Timerman, y defendió la decisión de autorizar a ampliar en 100.000 toneladas anuales la producción de la pastera.

Uruguay consideró "desproporcionadamente costosa", "infundada" y contra "la buena fe de los tratados" la decisión argentina de denunciar a su país ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) por la autorización dada para un aumento de producción de la papelera UPM.

El canciller uruguayo Luis Almagro respondió así en una misiva formal dirigida a su par argentino Héctor Timerman, al anuncio de Buenos Aires en el que también señalaba que "procederá a reevaluar todas las políticas de relacionamiento bilateral con el Uruguay, así como el funcionamiento de las respectivas comisiones binacionales".

"Es infundado sostener que esta autorización constituya una violación de nuestras obligaciones internacionales o una ruptura unilateral del mecanismo de consultas (...). Por el contrario, se trata de la conclusión de un extenso proceso de análisis y consultas realizados desde 2011 y canalizado a través de los organismos nacionales competentes", indicó Almagro.

Uruguay anunció el viernes que autorizaba a la planta papelera de UPM aumentar su producción hasta alcanzar 1,3 millones de toneladas al año, lo que provocó la respuesta de Argentina, opuesta desde su construcción en 2005 al funcionamiento de la misma.

Con un tono muy rígido, Almagro rechazó que la decisión uruguaya pueda ser "inamistosa" hacia Argentina, ya que para su Gobierno la amistad entre ambos países es un "mandato irrenunciable", aunque reconoció que problemas bilaterales como el de las papeleras se vienen dando ya desde 1813 y las luchas por la independencia.

El canciller apuntó sin embargo que fue Argentina quien no actuó de buena fe en el seno de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), organismo bilateral que gestiona el uso del río fronterizo compartido, al negarse a aprobar en su seno "proyectos de aumento de producción de UPM y otros proyectos para la navegación dentro de los plazos previstos".

"El cumplimiento de buena fe de los compromisos internacionales no es compatible con generar con la vía de los hechos un derecho de veto que no existe", añadió el canciller. Asimismo, Almagro expresó su "sorpresa" por la "reevaluación" de las relaciones anunciado por Timerman, y esperó que eso no implique el "abandono unilateral" por parte de la Argentina del diálogo entre ambos.

En este sentido, el canciller apuntó que su gobierno lleva reclamando de forma "reiterada" un ejercicio conjunto de esa naturaleza, "orientado a examinar y dar respuesta a las medidas unilaterales que Argentina ha venido adoptando y que perjudican injustificadamente al comercio, el turismo y los puertos uruguayos, así como las hidrovías de la región y en definitiva la integración regional".

El canciller expresó así su deseo de constituir una mesa de diálogo conjunta para poder abordar todas las cuestiones bilaterales que "ocasionen diferencias o controversias" para "procurar soluciones mutuamente aceptables" para ambos. "Uruguay está dispuesto a negociar sin dilaciones, de la misma forma que no hemos dilatado las decisiones que correspondían para autorizar y favorecer el desarrollo productivo nacional de las inversiones de UPM y otros proyectos que cumplan con las exigencias legales nacionales", agregó.
Los manifestantes brasileros piden que se use el presupuesto que se gastó para el Mundial en paliar necesidades del pueblo y marchan para oponerse a la corrupción. Hay heridos brasileros y una periodista de CNN que fue lastimada durante la represión policial.

La protesta de hoy contra el Mundial en San Pablo dejó un saldo de cinco heridos, entre ellos periodistas de la cadena norteamericana CNN y SBT.

Según Folha de San Pablo, Barbara Arvanitidis, productora de CNN, fue asistida en medio de enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y los manifestantes, que intentaban cortar la autopistas por la que se accede al estadio Arena donde debutará hoy la selección de Brasil.

Según el diario O’Globo, más de 3000 personas marcharon contra la organización del Mundial. Los efectivos reprimieron la huelga con gases lacrimógenos y balas de goma. Avanitidis fue herida en el brazo izquierdo por una lata de gas. Inmediatamente fue trasladada por los servicios médicos de emergencia a un hospital de San Pablo.

El espectáculo inaugural
En la inauguración actuaron Pitbull, Jenifer López y Cláudia Leitte, las estrellas que cantaron la mediocre composición: We are one la canción de la Copa del Mundo. Cinco minutos antes del horario estipulado, los artistas comenzaron a entrar al campo de juego, que estaba decorado con los colores oficiales de esta Copa del Mundo y con una una bola gigante de LED, que luego iría marcando los tiempos de la ceremonia.

Algunos objetos gigantes de madera, como cañones o tambores, también completaban la imagen. Los más de 600 voluntarios, la mayoría de ellos voluntarios ad honorem, se acomodaron en sus lugares a la espera del kickoff.

Fueron 25 minutos de una ceremonia austera, casi como si hubiese sido pensada para no agigantar la brecha que divide a los brasileños que quieren la Copa y los que no.
Página 827 de 884