Miércoles, 29 Enero 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Nacionales

Así se desprende de documentación de la investigación y de la declaración de un testigo. Fue para destrabar el acceso de la constructora a una obra gasífera. La información fue publicada por el periodista Alconada Mon en La Nación.

El entorno directo del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido acordó una coima por US$ 25 millones y otras "prácticas no convencionales" a cambio de destrabar el acceso de la constructora brasileña Odebrecht a un proyecto multimillonario para la extensión de las redes troncales de gas en el país.

La información surge de documentos todavía secretos de la investigación internacional Lava Jato que obtuvo, verificó y analizó LA NACION durante las últimas semanas.

Esos documentos muestran que la negociación delictiva de Odebrecht con el gobierno kirchnerista abarcó dos etapas, con dos intermediarios distintos. La primera etapa quedó en manos del dueño de Esuco, Carlos Wagner, quien presidió la Cámara Argentina de la Construcción durante ocho años del kirchnerismo, entre 2004 y 2012. La segunda fase fue con el lobbista Jorge "Corcho" Rodríguez como interlocutor determinante.

Rodríguez pasó a trabajar para Odebrecht como "consultor" durante años. Pero tanto él como Wagner actuaron frente a los representantes de la compañía brasileña como emisarios de De Vido, y así lo entendieron quienes negociaron con ambos y acordaron pagar esos US$ 25 millones entre 2007 y 2014, de acuerdo con el material al que accedió LA NACION como parte de un proyecto periodístico regional liderado por el equipo peruano IDL Reporteros desde hace un año y medio.

LA NACION consultó a Rodríguez y a Wagner, quienes rechazaron las sospechas. "Eso que dicen es falso", contestó el ex titular de la Cámara Argentina de la Construcción. "No facilité ninguna reunión", abundó.

Rodríguez también rechazó los dichos de los delatores brasileños. "Es mentira", replicó. "¡Me usan para tapar otros temas y otras personas, que sí estuvieron metidas!", añadió, sin dar nombres.

De Vido siempre negó cualquier rol en el entramado de coimas de Odebrecht. "Nunca podrán imputarme nada con seriedad", contestó el ex ministro en mayo, cuando algunos datos salieron a la luz desde Brasil. Consultado ayer por LA NACION, De Vido se negó a responder preguntas o hacer comentarios, mientras que su vocero subrayó que el contrato bajo sospecha era para la extensión de las redes troncales como un acuerdo "entre privados".

Pero las desmentidas de De Vido, Wagner y Rodríguez se contradicen con las confesiones en Brasil. Allí, uno de los máximos jerarcas de Odebrecht, Mario Faria da Silva, se acogió al régimen de "delación premiada" para reducir su tiempo en prisión a cambio de contar lo que sabía sobre las coimas que pagó la compañía durante décadas en varios países. Y habló sobre los millones que se pagaron en la Argentina.

El ministro del Superior Tribunal Federal (STF) de Justicia brasileño, Edson Fachin, reveló los primeros y acotados datos sobre ese negociado en un documento de apenas tres carillas que remitió a la Procuración General de su país, según reveló LA NACION en abril pasado.

Según reconstruyó desde entonces LA NACION, Faria reconoció que él mismo se reunió dos veces con De Vido, quien sin embargo evitó hablar sobre esas coimas.

Por el contrario, el brasileño detalló que la operatoria ilícita quedó en manos de dos colaboradores: su subsecretario de Coordinación, Roberto Baratta, quien pasó de levantar quinielas a asumir como subsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación, y Roberto Mandolesi, quien como director de Nación Fideicomisos destrabó el pago de $ 1000 millones para la empresa BTU durante los últimos días en el poder del kirchnerismo, en diciembre de 2015.

Señalada desde hace años por una supuesta excelente relación con De Vido, BTU también quedó bajo la lupa en Brasil. Según detalló el ahora "delator premiado" Faria, esa empresa fue recomendada por el Ministerio de Planificación Federal.


El rol de Wagner
Condenado a 19 años y 4 meses de prisión en Brasil por corrupción, lavado de dinero y asociación ilícita, Faria se convirtió en delator para reducir su paso por la cárcel. Y detalló quiénes son los otros ejecutivos de Odebrecht que saben sobre las coimas que se pagaron al entorno directo del entonces ministro y actual diputado nacional por el Frente para la Victoria (FPV). Contó que uno de ellos es Flavio Bento e Faría, por entonces máximo jefe de la constructora en Argentina.

Flavio Bento e Faría -sin parentesco alguno con Marcio Faria- fue quien se reunió con Wagner, de Esuco, quien expuso el pedido de coimas requerido por los funcionarios públicos. Indicó que si querían hacer negocios en la Argentina, debían pasar por él, lo que Wagner negó de manera tajante a LA NACION.

Sin embargo, Marcio Faria también señaló a ex otro ejecutivo de Odebrecht como negociador directo de esa coima por US$ 25 millones. Dijo que fue Hilberto Mascarenhas da Silva, quien también se acogió al régimen de la delación premiada y contó ante los investigadores brasileños que la empresa pagó cerca de US$ 3340 millones en coimas y aportes ilegales a campañas electorales, tanto en Brasil como en otros países entre 2006 y 2016. Es decir, lo que en Brasil se conoce bajo el paraguas de "Caixa 2".

¿Cómo fue la negociación delictiva? Cuando Odebrecht comenzó a moverse para pujar, desde 2007, en la licitación para la ampliación de ampliación de la capacidad del transporte de gas a lo largo de 15 provincias argentinas, su entonces superintendente en el país, Flavio Bento e Faria, fue contactado por Wagner, quien se presentó como dueño de Esuco y presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, pero expresó su verdadera misión en cuanto vislumbró la oportunidad.

Con su nombre en la "ruta del dinero K" -causa en la que está imputado- y en al menos seis sociedades offshore que aparecen en los Panamá Papers, Wagner fue directo. Según Marcio Faroa, "le pidió coimas" a Bento e Faria, pero se cuidó de darles los nombres de los destinatarios, aunque a los brasileños les quedó muy claro quiénes eran.

Fue entonces cuando uno de los máximos responsables de la División de Operaciones Estructuradas de Odebrecht -es decir, el área dedicada a las coimas de la empresa-, Hilberto Mascarenhas ajustó los detalles para el pago de los sobornos.

A partir de allí, el camino de los negocios con el Estado argentino se simplificó para Odebrecht, que sólo recibió elogios de De Vido durante dos reuniones que mantuvo con el ahora delator premiado.

Sin embargo, el entendimiento ilícito se quebró en octubre de 2010. Con la muerte del ex presidente Néstor Kirchner, el pacto se quebró, y Odebrecht comenzó a padecer todo tipo de problemas con la ejecución y cobro del multimillonario contrato.

Esos problemas sólo se solucionaron con la aparición del lobbista Jorge "Corcho" Rodríguez, quien reabrió las negociaciones ilícitas con los representantes de la constructora brasileña, acordó nuevos pagos y hasta les aportó los números de las cuentas bancarias offshore donde debían depositar el dinero de las coimas.

Según reconstruyó LA NACION, sin embargo, Rodríguez actuó más como emisario de De Vido ante Odebrecht que como lobbista de la constructora brasileña ante el entonces ministro. Y los datos públicos que se conocen sobre él como operador alientan la confusión.

Así, como lobbista de Odebrecht, el "Corcho" recibió a varios empresarios en las oficinas de la compañía, pero al mismo tiempo viajó a China con De Vido. Lo hizo como operador de la empresa brasileña, aunque también produjo los discos del hijo guitarrista del entonces ministro.

Consultado por LA NACION, Rodríguez rechazó las sospechas. "Nunca estuve en ninguna negociación de ninguna obra", replicó. "Hasta por una cuestión de tiempos no es posible. Ese contrato se negoció años antes. Mi relación con la empresa comenzó en 2011", retrucó.

Ahora, el acuerdo para desembolsar coimas por US$ 25 millones se encuentra bajo investigación en Brasil y en la Argentina. Allá llegó a las manos de Edson Fachin, ministro del Superior Tribunal Federal de Justicia -el equivalente a la Corte Suprema.

A cargo de supervisar todas las investigaciones derivadas del Lava Jato, Fachin analizó los dichos de Faria y emitió la "Petición N° 6712". Dirigida a la Procuración General, le pidió que evalúe si el Poder Judicial brasileño tiene jurisdicción para juzgar este tipo de actos de corrupción cometidos por empresas de su país en el extranjero.

En la Argentina, en tanto, la operatoria que ahora sale a la luz ya había quedado bajo la lupa del fiscal federal Carlos Stornelli, quien desarrolló una investigación preliminar. Encontró indicios y radicó una denuncia, que quedó en manos del fiscal federal Federico Delgado y el juez Ariel Lijo, para luego recaer en el juzgado de Daniel Rafecas.

El oficialismo y la oposición no pudieron ponerse de acuerdo en torno al temario y prefirieron levantar la sesión. Además se denegó el pedido para convocar a una sesión especial. Importante: les pagamos 140.000 pesos al mes para que no trabajen.

El período de sesiones ordinarias de la Cámara de Diputados se cerrará con un nuevo papelón de los diputados, ya con el salario actualizado, porque el oficialismo y la oposición no pudieron ponerse de acuerdo en torno al temario y, ante la perspectiva de concluir el año parlamentario en un ambiente caldeado, prefirieron levantar la sesión que habían programado para hoy.

Presidencia de la Cámara también denegó el pedido de la diputada de Libres del Sur, Victoria Donda, para convocar a una sesión especial que disponga el tratamiento de la iniciativa de paridad de género que tiene media sanción del Senado.

Lo bueno de todo esto es que a los argentinos deberían darnos dos medallas a cada ciudadano. Una por ser los reyes de los bobinas y otra por si perdemos la primera medalla. Cabe recordar que los diputados y senadores se subieron sus emolumentos y hoy cobran 140.000 pesos mensuales, una suma que en la actividad privada pocos serían capaces de generar.

La idea de Donda era que el 2016 pudiera cerrarse con el cupo  femenino consagrado por ley, ante el consumado fracaso de la  reforma electoral aprobada en Diputados, que fue frenada en el  Senado.

De esta manera, sólo quedó en pie la sesión preparatoria para la elección y confirmación de las autoridades de la Cámara, que comenzar a las 11 y que tendría un trámite rápido y sin  contratiempos.


Según fuentes del interbloque Cambiemos, la sesión ordinaria  se cayó porque “el kirchnerismo quería meter en el temario temas  previsionales que al Gobierno no le convenía”. “Como no había acuerdo para hacer una sesión pacífica, se  tomó esa decisión”, aseguraron.

Antes de proceder a levantar la sesión, el oficialismo tenía  en carpeta tratar en el recinto tres proyectos: la ley  antidiscriminatoria; la ley de delitos viales, que contaba con  media sanción del Senado, y la restitución de los 35 metros del camino de Sirga, una iniciativa de la senadora rionegrina  magdalena Odarda que también se aprestaba a convertirse en ley.

A partir de estos acontecimientos, la Cámara volverá  sesionar recién el martes que viene en extraordinarias, cuando tenga en sus manos nada menos que el tratamiento de la ley de  Emergencia Social, y posiblemente la reforma al Impuesto a las  Ganancias.

La expresidenta llegó antes de lo estipulado y sin la compañía de militancia. Luego de realizar el trámite se retiró sin realizar declaraciones. No hubo videito ni reality. Los militontos esta vez se quedaron en casa porque nadie los movilizó.

Sin videito previo ni producción youtuber, la expresidenta Cristina La Muchacha Progre pasó esta mañana por los tribunales federales de Comodoro Py para dejar sus huellas digitales y someterse a un estudio socioambiental, en el marco de la causa Dólar futuro.

Debido a que llegó antes de tiempo, Cristina no se cruzó con el juez Claudio Bonadio. Arribó anoche a Buenos Aires, luego de aterrizar en el Aeroparque Metropolitano procedente de Río Gallegos. Si no venía, el juez le había advertido que la haría buscar por la fuerza pública para realizar el tramite judicial.


Por E. Simón
@simondixit
El exfutbolista argentino, arrimado al kirchnerismo luego de haber pasado por Duhalde, Scioli y Menem, realizó una repudiable declaración ante la prensa. Al ser entrevistado mientras presenciaba la final de la Copa Davis, aprovechó las cámaras de TyC Sports para atacar a Macri con una frase antidemocrática y pro fascista.


En su intolerancia confesa desnuda su fascismo encubierto. Diego fue un ídolo para los argentinos pero no se supo mantener en el lugar que la popular le dio. Derrapa cada uno o dos años haciendo gala de su ignorancia supina y su bravuconada violenta.

Maradona textual: "Por sobre todas las cosas quiero decirle a los argentinos que yo no me quiebro, que yo soy cristinista y que voy a morir cristinista. Lo único que le pido a Dios es que Macri llegue como presidente a cortar el pan dulce", dijo.

Suena a amenaza, a cabronada barata, a seguidor de Benito Mussolini y a camorra italiana. Suena mal y desagradable, como todo lo que últimamente le regala Diego a un público mediocre y chato que le permite todo. Se la dejan pasar porque "es Diego", dicen, o le llaman "Dios". Y hasta escuché decir a algunos mamertos que "Dios se puso la 10", un juego de palabras ridículo y carente de gracia.

Jugó bien al fútbol. Tuvo gambeta y precisión, y mostró velocidad y garra. Tuvo o tiene todo lo que hay que tener para ser un campeón. Y tiene todo lo detestable que suelen tener las personas sin ética, los caraduras reventados que no aguantan su propia vida y tratan de joderle la vida a los demás.

Sabe que cuando vomita una frase los medios la replican en masa. Sabe que puede hacer el bien o el mal. Sabe que Cristina robó y elije ser cómplice. Sabe que en algunas personas, como en mi caso, causa desprecio. En definitiva: Juega bien al fútbol pero no es un filósofo. Para entender al mundo y sus ribetes no escucho a Diego, prefiero leer a Zygmunt Bauman.

Tuvo la suerte de ganar mucha plata y la desgracia de no saber cómo disfrutarla. Es un pobre infeliz al que le tuvimos, en este orden: admiración, paciencia, cariño, lástima y ahora, al menos de mi parte, un desprecio inmanejable.

Soy de los que aún conserva esa vieja costumbre de citar ejemplos. Para mí es importante lo que dijo o diga Sarmiento, Belgrano, San Martín, El Manco Paz, Alberdi, Moreno, don Arturo Illia, Atahualpa Yupanqui, Martinez Estrada, Andrés Rivera, Tomás Abraham, Silvio Rodríguez, Juan José Sebreli o Beatriz Sarlo.

Sobre los ejemplos que tomemos se edificará la nueva nación. Es hora de elegir qué país queremos. El de la bravuconada violenta e intolerante que atenta contra la democracia o el de la libertad, la educación, la cultura y la república. Parece este un discurso moral pero no lo es. Es apenas un pedido urgente de reacción a un pueblo esclerosado y manso, tan sumiso y cobarde que ha perdido hasta el recuerdo de lo que alguna vez significó el Estado de Bienestar.

Así nos va.
La referente de Cambiemos, Elisa Carrió, fue entrevista por el mejor periodista del país, Jorge Lanata, en el programa PPT. Apuntó contra la expresidenta Cristina Kirchner y habló de "condena social". Defendió a Aranguren y acusó a Massa de hacer "demagogia" con el impuesto a las Ganancias.

El último programa de Periodismo Para Todos (PPT) tuvo una entrevista exclusiva con la diputada nacional Elisa Carrió, quien en una charla íntima desde su casa respondió sin filtro las preguntas del periodista Jorge Lanata. En esta nota algunas frases polémicas de una de las dirigentes más audaces del país.

Primero comenzó hablando sobre la votación en el Congreso sobre el voto electrónico y sostuvo: “Hay que ponerle nombre y apellido a los que quieren el fraude en la Argentina. A mí me robaron una elección por robo de boletas”.

Además Lilita se refirió a la posición actual de Cristina Kirchner. “Hoy no es nadie, yo creo que todos somos nada, pero ella se sigue creyendo. Siembre hay un dejo fascista en la sociedad y ella lo expresa”, afirmó.

Luego Lanata le preguntó acerca de su relación de amistad con Juan José Aranguren, ministro de Energía: “No hay que confundir amistad con complicidad, él es honesto. Lo importante es que Cambiemos llegue a ser un gobierno trasparente, no decir que son transparentes y tapar a los suyos que no lo son”.

A lo largo de la entrevista, Carrió dijo otras frases contundentes. “La vida en el Parlamento volvió a ser republicana, yo estuve 10 años sin que me trataran ni un proyecto”, sostuvo.

Sobre Daniel Scioli, la diputada afirmó que tenía buena relación, pero que le dolió lo que le pasó con Karina Rabolini. “Me dio mucha pena la vida de Scioli. El dinero y el poder lo mató”.

Sobre el otro candidato presidencial en las últimas elecciones, Sergio Massa, dijo: “Lo que hace él con lo de las ganancias es demagogia pura”.


Carrió textual
"Les preocupa la transparencia pero no votan el voto electrónico porque quieren mantener el fraude. Hay que ponerle nombre y apellido a los que quieren el fraude en la Argentina. A mí me robaron una elección por robo de boletas”.

"Cristina no es nadie. El problema es creerse y ella se sigue creyendo. Siempre hay un dejo fascista en la sociedad y ella lo expresa".

"Quiero que haya justicia y devolución del dinero. Y los jueces son cobardes y creo que van a mirar la elección de este año. El miedo a la vuelta del PJ es el miedo a que vuelva el monstruo y te castigue".

"La condena social es una justicia restaurativa, que estos tipos no puedan entrar a un café es una justicia restaurativa. No hablo del escrache, hablo de la condena social, del silencio. Que no puedas caminar porque no puedas ver a la cara".

“No hay que confundir amistad con complicidad, él es honesto (por Juan José Aranguren). Lo importante es que Cambiemos llegue a ser un gobierno trasparente, no decir que son transparentes y tapar a los suyos que no lo son”.

“Me dio mucha pena la vida de Scioli. El dinero y el poder lo mató. Se le nota en la cara. Se robaron la provincia".

"Al gobierno le encantaría sacar Ganancias pero el problema son los gobernadores de la provincia, lo que hace Massa es demagogia, Massa juega a fondo a pesar de las provincias".

"Con Sanz está todo bien, lo cierto es que ya no representa el radicalismo. Mi íntimo amigo es Mario Negri pero nunca fui amiga de Sanz".

Para terminar la entrevista, Carrió le mostró su casa a Lanata.
Página 870 de 1154