Viernes, 24 Enero 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Nacionales

Desde el comicio general de 2015, Macri aumentó los respaldos y Vidal fue la candidata que más se potenció. Scioli, que en primera vuelta del 2015 se impuso y parecía que iba a ser el nuevo presidente, tiene ahora un rechazo del 54,7%.

Mañana se cumplirá un año exacto de aquel 25 de octubre que cambió el mapa político nacional y que ofició de antesala hacia el ballottage del 22 de noviembre en que Mauricio Macri fue electo Presidente. Los 366 días que separan ese domingo de este martes muestran a un gobierno de Cambiemos asentado, con frentes de tormenta aparentemente resueltos, otros por cubrir, y buenas perspectivas de cara a las elecciones legislativas del año que viene. El kirchnerismo, en cambio, aparece disperso y expectante por saber qué hará la ex presidenta Cristina Fernández en el electoral 2017.

De acuerdo a un estudio realizado por la consultora Gustavo Córdoba y Asociados, un año después de las elecciones Macri tiene una imagen positiva del 53,1% y una negativa del 42,1%. En octubre de 2015, el entonces candidato de Cambiemos logró el 34,15%, unos 8,6 millones de votos, y se perfiló bien para el ballottage en el que, tras cosechar el 51,34%, superó a Daniel Scioli y fue electo Presidente.

Scioli, justamente, terminó el comicio general con 37,08% de votos, más de 12,3 millones de electores. Un año después, no se sabe cuál será el rumbo político del ex gobernador bonaerense, aunque se especula que va a jugar algún rol en la legislativa de 2017. La imagen positiva que tiene es similar al porcentaje de votos que obtuvo: 36,6%. La negativa es muy alta: 54,7%.

Sergio Massa, tercero en aquella elección, aparece doce meses más tarde, quizás, como el principal referente del justicialismo para 2017 y 2019, aunque desde su propio Frente Renovador. En octubre de 2015 Massa reunió el 21,3% de votos, el equivalente a casi 5,4 millones de apoyos. El diputado mantuvo una fuerte imagen positiva en este tiempo según el sondeo: 47,6%. No obstante, su imagen negativa también es alta: 39,9%.

El caso de Margarita Stolbizer es, quizás, el que más refleje la frase que los encuestadores sostienen como una máxima: "No es lo mismo medir imagen que intención de voto". La diputada del GEN, desde el Frente Progresistas, terminó quinta en la elección general, con apenas el 2,5% de los votos, o 632.551 adhesiones. A raíz de su lucha contra la corrupción, principalemente con denuncias a la ex presidenta Cristina Fernández, su imagen positiva tuvo un crecimiento extraordinario: 55,5%. La negativa es la más baja entre los candidatos medidos: 34,7%.

Los otros dos participantes de aquella contienda electoral no fueron medidos en el reciente estudio. Se trata de Nicolás del Caño y Adolfo Rodríguez Saá. El joven cordobés representante del Frente de Izquierda llegó a la general después de superar en las PASO a Jorge Altamira y tuvo un gran caudal de votos, 812.530, es decir, el 3,23%. Su fórmula, con Myriam Bregman, fue la cuarta más votada. El senador puntano, en cambio, terminó sexto en los comicios con Compromiso Federal, con apenas el 1,64%, 412.577 votos.

Si bien no compitió en la elección presidencial, María Eugenia Vidal también tuvo un gran crecimiento en el último año. Cuando fue electa gobernadora de Buenos Aires, obtuvo el 39,4%, superando por cuatro puntos porcentuales a Aníbal Fernández. Hoy, tras diez meses de gestión, cuenta con una aprobación del 61,3% y un rechazo del 29,4%.

Fuente: El Cronista
Este año, la producción local se redujo un 35% por las fuertes lluvias en febrero y marzo, en época de cosecha, que ocasionaron pérdidas de uvas. Como consecuencia, Chile, pese a una vendimia un 21% menor, superó a la Argentina como productor de vinos. A nivel global, la producción se redujo un 5%.

La vendimia argentina fue la peor en 56 años, por contingencias climáticas, que afectaron a una gran cantidad de hectáreas con viñedos. Como consecuencia de la baja cosecha pasada, la Argentina cayó cuatro escalones este año como productor mundial de vino, del tradicional 5º puesto al 9º, según un ranking elaborado la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV).

Así, fue superada no sólo por Italia, Francia, España y Estados Unidos, países que producen históricamente más que la Argentina, sino también por Australia, China, Chile y Sudáfrica, que suelen ubicarse por debajo.

Por segundo año, Italia volvió a superar a Francia como productor, al sumar 48,8 millones de hectolitros. y pese a reducir su producción en un 2%. Francia, con una baja de 12%, quedó segunda, con 41,9 millones. Tercera se situó España ( 37,8 millones, +1%) y cuarto, Estados Unidos (22,5 millones, +2%). En el quinto lugar, habitual de la Argentina por su producción promedio (de 15 millones), quedó Australia, con 12,5 millones; luego Chile y Sudáfrica. Casi al final del ranking, en el puesto 21º, figura Brasil, con una caída de 50% en la producción, a 1,4 millones, también por factores climáticos.

"Las vides fueron afectadas sobre todo por la abundantes lluvias durante la época de cosecha, en febrero y marzo, lo que ocasionó grandes pérdidas de uvas por enfermedades y podredumbres. Las uvas no se llegaban a secar, había mucha humedad, lo que las predispuso a los hongos", explicó Laura Alturria, coordinadora Técnica de Bodegas de Argentina, que reúne a empresas del sector.

Como consecuencia, la cosecha fue de 8,8 millones de hectolitros (hl.), un 35% menor a la de 2015, año que con 13,4 millones ya estaba por debajo de los niveles habituales, de poco más de 15 millones. En quintales de uva, la producción promedia 26,6 millones, pero este año fue de apenas 19,8 millones.

En los últimos 30 años, son recordadas como "malas cosechas" las de 1992, cuando las heladas hicieron perder más de un 30% de las uvas y la de 1997; más recientemente, también la de 2009, que llevó a importar un poco de vino básico de Chile, al igual que en 1992, por la escasez y el consecuente aumento de precio del vino local.

Fuente: El Cronista
Diario El Cronista realizó una encuesta de Expectativas Macroeconómicas entre entidades financieras y consultoras especializadas en economía. Qué opinan los analistas en las 12 variables clave.

Algunas coincidencias prevén un tipo de cambio casi planchado hasta fin de año. La inflación empeoró este año pero mejoró para el que viene. 

Para lo que queda del año, los principales analistas económicos de la Argentina esperan hoy un dólar algo más planchado que lo que preveían en los últimos meses. Y si bien corrigieron al alza sus proyecciones de inflación para este año, también modificaron a la baja la suba de precios que prevén para el año que viene. En cuanto a las tasas, la diferencia esperada entre Lebac y Badlar con respecto al plazo fijo se ensanchó ligeramente.

Esos son los principales resultados que arroja la quinta encuesta de Expectativas Macroeconómicas de El Cronista (EMEC), en la que 18 de los más importantes analistas económicos del país (universidades, centros de investigación, bancos y consultoras) compartieron sus proyecciones sobre 12 variables clave de la economía.

Dólar
Para lo que resta del año, la muestra espera una devaluación de apenas el 4%, con el dólar en torno a los $ 16 ($ 16,04 en promedio, con una mediana –el número que divide las respuestas en dos partes iguales- de $ 15,95). El valor es algo más bajo que lo que proyectaban en los últimos meses, mientras que supera apenas las proyecciones de junio.

Para este mes, casi no esperan variaciones: prevén que el dólar que releva el Banco Central en la city termine en $ 15,45 (promedio, la mediana es de $ 15,5), cuando este viernes cerró en $ 15,37.

Inflación
Las proyecciones de inflación para este año se mantienen también muy estables a lo largo de los meses. En la encuesta de octubre, la inflación interanual esperada para diciembre es del 38,96% (mediana: 39,5%), algo más alta que el 38,15% de hace un mes, pero por debajo de los promedios superiores al 40% que vaticinaban los analistas hasta septiembre.

Para el año que viene, por el contrario, el cambio en las expectativas parece empezar a linearse de a poco con las metas del Banco Central: en promedio, los 18 especialistas prevén que en 2017 los precios suban de punta a punta un 20,75% (mediana: 20%), casi un punto menos que lo que proyectaban hace un mes y dos puntos menos que lo que pronosticaban en agosto.

Para este mes, la inflación esperada es del 2,3%, con un máximo de 3,2% y un mínimo de 1,8%.

Tasas
Lebac: En línea con el sostenimiento de la tasa de referencia por parte del Central en las últimas licitaciones, la EMEC espera ahora un recorte algo más bajo de la tasa para fin de año, con una proyección de 24,86% para la última licitación de diciembre (promedio, aunque la mediana es de 24,65%, con una dispersión muy baja).

Badlar: Para la tasa de depósitos de más de un millón, la muestra también recortó la baja esperada: para fin de año, prevé en promedio que baje has 20,87% (mediana: 21%), contra el 20,29% de hace un mes.

Plazo fijo: Por el contrario, el plazo fijo es el que pierde en las proyecciones. Para el 31 de diciembre, el promedio de la EMEC vaticina que los depósitos a plazo pagarán 19,43% (mediana: 19,5%), contra el 19,92% esperado para fin de año en la encuesta de agosto.

Reservas
Las reservas vienen mostrando este año una particularidad que evidentemente dificulta las proyecciones, ya que se incorporan los dólares de los bonos que emite el Tesoro (incluso de los bonos en pesos, que se pueden suscribir en dólares al cambio oficial). Así, las proyecciones corren claramente el riesgo de quedarse “cortas”.

Aclarado eso, para fin de año la EMEC de octubre espera que ronden los u$s 35.000 millones (sin embargo, acaban de superar los u$s 40.000 millones en gran parte gracias a la inyección que le dio la última emisión de deuda del Tesoro, posterior a la recolección de respuestas de las encuesta).

Comercio Exterior
De cumplirse las proyecciones (muy estables) de los analistas, la Argentina cerrará el año con su balanza comercial prácticamente equilibrada.

Se esperan exportaciones por alrededor u$s 56.000 millones para todo 2016 (en promedio, la EMEC de octubre proyecta u$s 56.594 millones, que es algo más que lo que proyectaba la de septiembre pero menos que las tres anteriores).

Y las importaciones esperadas rondan un valor similar (u$s 56.588 promedio en la EMEC de octubre, casi el mismo valor que en septiembre y algo menos que en las tres consultas previas).

Recaudación
Los analistas esperan que la AFIP termine el año con una recaudación de casi dos billones de pesos: el promedio esperado para todo 2016 es de $ 1,996 billones, sin que la dispersión sea significativa y con pocas variaciones con respecto a las proyecciones anteriores.

Déficit fiscal
Los analistas proyectan que este año el déficit fiscal primario será del 4,7% (también aquí, sin que la dispersión sea muy significativa, con una mínima de 4,2% y una máxima esperada de 5,2%).

El rojo es algo mayor que el que preveían hace un mes, pero no mucho. En cambio, las expectativas en cuanto al déficit de 2017 empeoran a medida que pasa el tiempo: en promedio, la EMEC preveía para el año que viene un rojo del 3,87% en julio; del 3,99% en agosto; del 4,46% en septiembre y del 4,55% ahora.

El empeoramiento de las expectativas fiscales para el año que viene se nota no sólo en la progresiva suba del rojo esperado en promedio sino también en que suben a la par el valor mínimo, el máximo y, consecuentemente, la mediana.

PBI
Como contrapartida, mejoran mes a mes las expectativas sobre la recuperación de la actividad para el año que viene, aunque ocurre lo contrario en cuanto a la profundidad de la caída del Producto Bruto Interno (PBI) que experimentará el país este año.

En la encuesta de octubre, los analistas creen que 2016 cerrará con una contracción del 1,83% (promedio, mediana de 1,9%) y que el año que viene la economía crecerá un 3,31% (promedio, mediana de 3,5%). Como un dato positivo: en esta oportunidad, ninguno de los consultados proyectó una nueva caída del PBI para 2017.

Desempleo
La proyección de desempleo para 2016 tuvo una corrección marcada entre la encuesta de agosto y la de septiembre, motivada, sin dudas, por la difusión de los nuevos datos del INDEC., cuando el promedio de desempleo esperado como promedio del año pasó del 8,12% AL 9,35%. Esta vez, la “corrección” de la proyección muestra un ligero optimismo: en promedio, la muestra prevé un 9,13% (y una mediana del 9,2%, con valores más bajos tanto en el piso como en el techo de las previsiones).



Fuentes consultadas: ABECEB, Analytica, Banco Ciudad, C&T, CENE (UB), Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz, Consultora Ledesma, Ecolatina, Economía & Regiones, EconViews, Elypsis, Estudio Bein, Ficonomics, FIEL, Fundación Capital, LCG, Libertad y Progreso y NOAnomics.



Sábado, 22 Octubre 2016 08:05

Video vigilancia en Inglaterra

Por
Por Roberto Ferraris 
desde Inglaterra
Con 9 millones de cámaras de circuito cerrado el Reino Unido es hoy el país más vigilado del mundo. 

Poco se escapa a la mirada electrónica presente en cada esquina del centro, en rutas, a bordo de patrullas policiales y más recientemente en el pecho de los agentes de policía.

Quizás es parte de la cultura de tener todo bajo “control”. No por nada ya en 1948 George Orwell nos presentaba el “Big Brother” como una proyección futura del modo de actuar del momento.

Las aplicaciones de las cámaras de circuito cerrado están en pleno crecimiento. Ya no solo se trata de ver y  grabar información sino de procesamiento digital de imágenes en tiempo real que son utilizadas para prevenir y detectar actividad criminal o simples transgresiones a las reglas de tránsito. Actualmente están difundidas cámaras fijas y móviles que  leen automáticamente la chapa patente del automóvil (ver ANPR) y proporcionan información tales como; Vehículo robado, pedido de captura del titular, falta de seguro, falta de pago de impuestos, multas impagas, etc. Además, en base a la información histórica se pueden detectar vehículos gemelos y hacer seguimiento de criminales sin la típica persecución o seguimiento hollywoodense. Gracias a esto se han resuelto por ejemplo robos en domicilios cometidos por gente bajo vigilancia cuando estos hicieron movimientos inusuales de madrugada cerca del lugar del crimen.

El tema está en constante evolución y crecimiento. Se espera que para fin de año los 22.000 policías uniformado lleven una “body cam” como parte de la dotación estándar. Los reportes de las primeras instalaciones indican una diminución de denuncias por abuso policial de un 90%. La mejoría se atribuye ya sea a cambios en el comportamiento policial que a una caída en el número de falsas denuncias.  Esta introducción está también cambiando el sistema de justicia contribuyendo por ejemplo con imágenes inmediatas al crimen previas a la intervención de los expertos forenses, especialmente útil en casos de violencia doméstica.

Otro aspecto en el que se trabaja es en la integración de los sistemas. Actualmente las 43 fuerzas policiales inglesas tienen 2000 diferentes sistemas informáticos aislados uno del otro lo que dificulta el trabajo de seguimiento en jurisdicciones distantes.  Como en Argentina, las fuerzas policiales hacen también apelo a imágenes provenientes de privados y comercios.  No solo las cámaras de circuito cerrado aportan datos sino también cámaras en tableros de vehículos (dash cam) y  las llamadas “action cams”. La integración de los sistemas privados es otro paso más a largo plazo pero luego de eso ya nada quedará fuera del ojo del gran hermano.
Con un aumento acumulado de precios del 32,8% en los primeros nueves meses del año, el BCRA tomó el desafío de controlarlos a través de la política monetaria. Desde que asumió al frente de la entidad, Federico Sturzenegger aumentó un 120% la emisión de Lebac.

"En el mundo se ha derrotado a la inflación porque los bancos centrales se han hecho responsables de la tarea de reducirla, y sus instrumentos han mostrado ser suficientes y los resultados contundentes", dijo el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, a fines de agosto en una disertación en Tel-Aviv, durante los días más álgidos de cruces con el ministro de Hacienda Alfonso Prat-Gay por el control de la suba de precios.

De acuerdo con la lectura del funcionario, avalada por el presidente Mauricio Macri, la inflación se controla a través de la política monetaria, con un ojo puesto en el rojo de las cuentas públicas. La tensión para bajarla, entonces, se centra en la negociación entre las necesidades de financiamiento del Tesoro y lo que el BCRA debe imprimir para financiarlo, lo que pone a Prat-Gay y Sturzenegger en la misma mesa con un lápiz afinado.

El titular del Central, entonces, usó como estrategia la emisión de Lebac, que le permite absorber los pesos circulantes, dar señales respecto de la expectativa futura de inflación y mirar de reojo el tipo de cambio. Desde que fue designado al frente de la entidad, el 12 de diciembre de 2015, el valor nominal de colocación aumentó un 120%, al saltar de $296.181 en diciembre a $652.600 a comienzos de este mes.

Federico Furiase, economista del Estudio Bein y Asociados, calculó que los intereses devengados durante 2016 fueron $ 112.000 millones de pesos por emisión de Lebac.

"Hubo un esfuerzo del Banco Central para producir una desaceleración de la expansión de la base monetaria. La bajó del 41% interanual en diciembre al 28% interanual en octubre. La contrapartida de esto es que, para bajar la inflación, hubo un crecimiento del stock de letras. Se pasó de un 57% de la base monetaria en enero, al 88% en septiembre pasado", aseguró el especialista.

Martín Kalos, directo de EPyCA Consultora, calcula que los intereses efectivamente pagados por el Central desde diciembre de 2015 a principios de octubre de 2016 alcanza los 71.912 millones de pesos, y esto si se tiene en cuenta únicamente lo cancelado por la entidad y que a su vez fue emitido durante la gestión de Sturzenegger. "Lo que pagó el central representa el 10,9% de la base monetaria", indica el especialista.

En 10 meses, a la gestión de Macri le costó controlar la inflación el mismo monto que el Estado invertiría actualmente en 65,2 millones de asignaciones universal por hijo, o 12,7 millones de jubilaciones mínimas. Equivale al 211% de lo que AFIP recaudó por impuesto a las Ganancias en septiembre. O el 134% de lo que le salió cancelar los contratos de dólar futuro que heredó del kirchnerismo. Desde la entidad que conduce Sturzenegger, consultados por este diario, prefirieron no hacer declaraciones.

Furiase considera que, en el corto plazo, "para que la política monetaria contractiva y el poco margen que tiene el Gobierno para bajar rápido el déficit fiscal tengan cierta consistencia en la baja de la inflación, se requiere que la construcción de 'reputación' del BCRA en el tramo corto de la curva de pesos vía la señal de una tasa real bien positiva", genere "'credibilidad' en que la inflación se va a desacelerar hacia las metas". Esto permitiría, de acuerdo al análisis del economista, "alinear incentivos hacia una rotación gradual de la cartera de los bancos desde las Lebacs cortas del BCRA hacia los bonos del Tesoro del tramo más largo de la curva de pesos, algo que permitiría estirar la carga de vencimientos de Lebac".

Kalos, por su parte, alerta sobre la cantidad de letras emitidas para los próximos meses e incluso para el año próximo. "El Central ya tiene emitidas, de acá al año que viene (a 250 días como máximo), $ 621.475 millones, que es el 94% de la base monetaria. Si no renovaran la deuda que tienen emitida sólo por Lebac, tendrían que emitir la misma cantidad de dinero que ya hay en circulación hoy. Eso no va a pasar, pero significa dos cosas: por un lado, que no emitieron a fuerza de prometer emisión futura (que pueden patear, pero tiene un límite eventualmente); y por otro lado, que para evitar la mayor demanda de dólares (y la presión devaluatoria), pagaron tasas altas de interés (aunque eventualmente, por la aceleración de la inflación, volvieron a ser negativas; al principio eran positivas en términos reales). La Lebac es deuda que tarde o temprano se paga, y que fue emitida supuestamente para 'contener la inflación' (porque, erróneamente, el BCRA cree que la única causa de la inflación es, en definitiva, la emisión) pero que no logró bajarla. Sí logró contener la presión devaluatoria, aunque veremos por cuánto tiempo", analizó.

Camilo Tiscornia, director de C&T Asesores, apunta que el control de la inflación fue "complejo". "La inflación es producto del alto déficit fiscal, y además por todo lo que costó cancelar los contratos de dólar futuro. Por todo eso hubo mucha emisión monetaria y se usaron las Lebac para bajar, que a su vez te generan interés, y que tenés que emitir para volver a pagar. Es un poco perverso el círculo", consideró.

"Creo que tratar de bajar la inflación ha tenido sus costos. Creo que (el Gobierno) no puede bajar el déficit fiscal de manera muy brusca, y es muy razonable que quiera hacerlo gradualmente... Pero éste es un tema importante", reflexionó Tiscornia.
Página 876 de 1148