Lunes, 24 Junio 2019
El tiempo - Tutiempo.net

Nacionales

Cristina La Muchacha Progre y el canciller Héctor Sex Pistols Timerman fueron denunciados por el fiscal de la causa AMIA, Alberto Nisman, por "negociar un plan de impunidad y encubrir a los prófugos iraníes acusados de la voladura a la mutual judía". Además de denunciarlos, Nisman pidió también su indagatoria y pidió que sus bienes sean embargados por 200 millones de pesos. La presentación recayó en el juzgado de Ariel Lijo, el mismo que procesó por cohecho al vicepresidente Amado Boudou.

Nisman también denunció y pidió indagar al líder de la Cámpora, Andrés Larroque, el piquetero Luis D'elia y al líder de Quebracho, Fernando Esteche. Dijo que fueron interlocutores de la negociación para cerrar el caso con falsos culpables y permitir que la Argentina intercambie con Irán petróleo por granos. La denuncia se basa en intercepciones de comunicaciones telefónicas en las que los mensajes hablan con agentes iraníes llevando y trayendo datos sobre los avances de las negociaciones. El fiscal cree que hubo negociaciones entre el Gobierno para encubrir a los iraníes antes de la firma del memorándum con Teherán.

Según la denuncia, a través de estos canales, Cristina Kirchner "indirectamente entabló comunicaciones con altos mandos iraníes y con Mohsen Rabbani. ex agregado cultural en la embajada iraní en Buenos Aires.

El mensajero argentino Luis D'Elía especificó el pedido: ".tengo un mensaje urgente del gobierno argentino, para pasar allá urgente [en referencia a Irán], antes de mañana.Estoy en la casa de gobierno ahora.no hay asunto más importante que este, créemelo. necesito que hables con el Sheik de allá [en referencia a Mohsen Rabbani] mira que es muy groso lo que tengo eh!...". Rabbani fue avisado al instante de los mensajes de Cristina Kirchner.

"Presidencia de la Nación quería comunicarse con Teherán con suma urgencia, un día antes del encuentro de cancilleres y a través de los canales no oficiales. El mensaje no fue transmitido por el Palacio San Martín a la cancillería iraní. No se comunicó Héctor Timerman con Mohammad Javad Zarif Khonsari, a pesar de que ambos se encontraban en Nueva York. No podía hacerse de esa manera. Sino que el mensaje salió del despacho presidencial de la Dra. Fernández, llegó a Luis D´Elía, a Jorge «Yussuf» Khalil, al Encargado de Negocios Iraní en Buenos Aires, y de allí a Teherán. Secreto. Oculto. Completamente inaudito. Propio del plan criminal llevado adelante", escribió Nisman.

Nisman dijo que el agente iraní Khalil se reunió con el ex fiscal Héctor Yrimia, quien trabajó para la SIDE en noviembre de 2012. Así lo relató: ".tuve una charla con el fiscal.El fiscal de la causa.el que estaba, no el que está ahora.El que sabe es éste que te digo.el fiscal de la causa..". Para luego señalar que el contacto con Yrimia le llegó a través de Fernando Esteche: ".Y, el que me sienta es Fernando".

Para Nisman "la denuncia acredita con pruebas irrefutables que, en forma secreta, Cristina Fernández ordenó que el ministro Julio De Vido que se reúna con D'Elía para así transmitir a Irán el interés del gobierno argentino de intercambiar granos por petróleo".

"Esto lo vengo trabajando hace más de dos años porque está involucrado personal de la Secretaria de Inteligencia cuyos nombres no puedo dar", dijo Nisman según consignó la Agencia Judía de Noticias. El fiscal presentó una denuncia de casi 300 páginas, en la cual afirmó que existe una "confabulación criminal" para desligar a Irán del atentado.

Los gobiernos de Argentina y de Irán firmaron un acuerdo en el cual se creó la denominada Comisión de Verdad para investigar el atentado y que le dio facultades para interrogar a los iraníes acusados por la justicia argentina y que su país se niega a detener y extraditar.

El memorándum con Irán fue firmado el 27 de enero de 2012 en Addis Abeba, Etiopía, por los cancilleres de ambos países, Héctor Timerman y Ali Akbar Salehi, quien ya no está en el poder iraní. Cristina Kirchner lo calificó de "un hecho histórico" y lo defendió en la ONU. Luego fue avalado por el Congreso mediante la ley 26.843, pero el Parlamento de Irán nunca lo ratificó por esa vía.

Por el atentado a la mutual judía en 1994, que se cobró 85 víctimas, la Justicia argentina tenía en la mira a los iraníes Ahmah Vahidi -imputado como coautor ideológico del atentado-, Mohsen Rabbani -ex consejero de la embajada iraní y acusado de ser el cerebro del ataque-, Ali Akbar Ashemi -ex presidente iraní entre 1989 y 1997 y acusado de dar instrucciones a Hezbollah de llevar a cabo el ataque-, Ali Fallahijan -ex ministro de Inteligencia al momento del atentado-, Ali Akbar Volayali -ex cancilelr iraní-, Mohsen Rezai -ex jede de la Guardia Revolucionaria y acusado de haber organizado el atentado-, y Ahnmad Reza Ashgari o Mohsen Randjbaran -tercer secretario de la embajada iraní en Buenos Aires y acusado de haber liderado el operativo.-.
Las páginas centrales de la tan esperada edición del semanario satírico Charlie Hebdo se vienen difundiendo en casi todos los medios del mundo, el interés por conocer su contenido es muy alto. De hecho, la edición impresa de tres millones de ejemplares se agotó en toda Francia a poco de haber salido a la venta. Dentro de la nota tenés un link para mirarla completa.

En tanto, a una semana del atentado, Al Qaeda en Yemen se atribuyó el ataque a Charlie Hebdo. Un dirigente de la red terrorista afirmó que el ataque fue en "venganza por el profeta" y amenazó con más "tragedias y terror".

El diario El País de España difundió la versión en español del las páginas centrales del semanario. Click acá para poder descargar la revista completa.
El próximo número del semanario Charlie Hebdo, que llegará hoy miércoles a los quioscos, reivindica el tono provocador que siempre distinguió a sus páginas mostrando de nuevo a Mahoma en su portada, una decisión que sus autores defendieron como la más coherente con la memoria de los asesinados en el atentado.

Aunque la esperada "primera" circulaba desde la noche del lunes en internet, ha sido este martes cuando, acompañado por el redactor jefe de la revista Gérard Biard y el articulista Patrick Pelloux, el dibujante Renald Luzier, "Luz", presentó un número especial cuya tirada, frente a los 60.000 habituales, rondará los tres millones de ejemplares.

"Mahomet" (Mahoma), el famoso remedo del profeta que convirtió al semanario en una diana terrorista, abrirá el nuevo "Charlie Hebdo" sosteniendo un cartel en el que puede leerse el lema que ha unido al mundo por la libertad de expresión, "Yo soy Charlie".  A modo de titular, sobre la caricatura del profeta en lágrimas que imaginó la pluma de Luz, un titular reza en letras negras: "Todo está perdonado".

Difundida desde en la prensa internacional, la controvertida portada no ha sido mostrada por los medios de referencia del mundo árabe, así como por ciertas cabeceras asiáticas y africanas.

En Francia, el Consejo Francés del Culto Musulmán ha emitido un comunicado invitando a "mantener la calma", así como a evitar reacciones "emotivas o incongruentes" en aras del "respeto a la libertad de expresión".

"Nuestro Mahoma sólo es un buen hombrecillo que llora", precisó emocionado el dibujante ante cerca de medio centenar de cámaras que atestaban la sede del diario "Libération", cuya redacción acoge desde el jueves al equipo del semanario.

Es el mismo Mahoma que, a menudo presente en las páginas de la revista, motivó el incendio intencionado del periódico en 2011 y la masacre del pasado miércoles. Y pese a todo, un "simple dibujo".

"Un dibujo para mirar el mundo con distancia" porque "Charlie", recordó el dibujante, "consiste precisamente en eso, en tomar distancia". En un hombre que llora.
"Y sí yo soy 'Charlie', yo soy poli, yo soy judío, yo soy musulmán y también soy ateo", reivindicó.

Antes, Luz había tomado la palabra para recordar que, en su opinión, un dibujante se sirve del lápiz porque es más torpe con la palabra. Pero no era verdad.

Con voz entrecortada y en un discurso trufado de lucidez, consternación y, claro, humor, el autor de la portada del "Charlie Hebdo de los supervivientes" avisó que los dibujos, las caricaturas, no son más que una forma de "relatar un mundo complicado, absurdo".

"Pensamos que dibujar nos protegería de la ineptitud, pero no fue así", prosiguió en un silencio apenas roto por el disparador de los fotógrafos. Junto a Luz, armado de una sonrisa, el redactor jefe Gérard Biard certificó "el futuro de 'Charlie Hebdo'".

Según detalló Biard, el número especial, el 1.178 del semanario, se mantendrá al menos dos semanas en los quioscos, estará disponible en 25 países y, además de en francés, contará con traducciones en inglés, español, árabe, italiano y turco.

Los beneficios generados por el primer millón de ejemplares serán íntegramente destinados al semanario, que tampoco abonará los costes de distribución después de que el sector decidiese ofrecer sus servicios de forma gratuita.

"No sabemos cómo, pero 'Charlie' seguirá existiendo -aseguró Biart- sin interrupción, empezando a partir de mañana".

De rostro afable y reacio a tomar el micrófono, Patrick Pelloux asentía, tomaba la mano de Luz. Éste cambió de pronto el semblante, amagó una sonrisa y, en alusión al número especial que mañana tomará las calles, prometió que, en cualquier caso, "vamos a reír".

"Este drama ha servido para que volvamos a manifestarnos, hacía mucho tiempo que no salíamos a la calle", reflexionó Luz, antes de exhortar a mantener vivo el espíritu de "Charlie", a transformarlo en periódicos, en letra impresa. Y a fin de cuentas, a transformarlo en papel.

"Volvamos a los quioscos, porque si podemos mantenerlos con vida,si podemos conservar el papel, si logramos dar vida a las ideas y los dibujos, en Francia y en todos los rincones del mundo, entonces habremos ganado", culminó.
Martes, 13 Enero 2015 15:37

Liberté, Égalité, Fraternité

Por
Por Roberto Ferraris 
desde Inglaterra 
“Liberté, Égalité, Fraternité” ha sido el lema de la república desde tiempos de la revolución francesa y el reciente ataque a la libertad de expresión seguramente reforzará esos ideales y su defensa.

Roberto Ferraris,
corresponsal de
El País Diario en
las marchas de París.
El filósofo francés Voltaire ya en el 1700 defendía el concepto de libertad de expresión diciendo “Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo”. Y hubo muchos que lo defendieron el día del ataque, como el policía musulmán Ahmed Merabet, quien murió de un disparo a sangre fría en la cabeza.


 Resulta conmovedor que Stephane Charbonnier, director jefe de Charlie Hebdo, también asesinado durante el ataque, dijo en el 2012 de frente a las amenazas que su trabajo no era defender la libertad de expresión sino ejercerla y que prefería “morir que vivir como una rata”. En la Argentina sabemos de muchos periodistas que perdieron la vida también por no callar  tales como Cabezas, y Walsh además de otros tantos que han sido amenazados, incluso en San Juan tal como reportado precedentemente por El País Diario.

El elemento común que tienen estos casos es que el trabajo de los periodistas, caricaturistas o escritores ha minado de algún modo el poder que ejercen ciertas organizaciones o personas ya sea religiosas, mafiosas o políticas, particularmente intolerantes a quienes piensan diferente.

Una sociedad democrática no debe censurar ni la información  ni el arte por amenazas sino que debe defenderla y resaltar el derecho a la libertad de expresión como elemento fundamental de la justicia. Globalmente, los casos de amenazas al derecho de la libertad de expresión no se limitan a grupos de fanáticos musulmanes que han renunciado a usar la razón, basta recordar por ejemplo:
-La amenaza de guerra de Kim Jong-un por la  película “The Interview” que ridiculiza a este dictador de Corea del Norte (Por cierto la película ya gira por internet y es un poco cursi).
-La amenazas a los periodistas mexicanos por informar sobre la masacre de 42 estudiantes en Iguala por parte de una conjunción macabra de policía, narcotráfico y política.
-Los cristianos de la India quienes atacaron a quienes publicaron una caricatura de Jesus fumando y tomando cerveza.


En Francia también está amenazado de muerte y bajo custodia el escritor Michel Houellebecq quien relató en su novela “Soumission”  (Sometimiento en francés, que es la traducción literal de Islam) una Francia del 2022 oscurantista, en donde el candidato a presidente del partido islámico le gana las elecciones la candidata ultraderechista Marine Le Pen. Hay quienes consideran a este escritor tan o más influyente que George Orwell. Casualmente la tapa de Charlie Hebdo del 7 de enero tenía un chiste relacionado con Houellebecq y su libro.

Los sucesos dejan en evidencia también falencias en la capacidad del estado francés en prevenir los ataques, proteger a quienes son amenazados y de integrar dentro de su sociedad a una minoría que puede ser fácilmente radicalizada. Las amenazas contra Charlie Hedbo comenzaron luego de la publicación de una caricatura en la que se mostraba Mahoma con un turbante explosivo, haciendo un vínculo entre fanáticos religiosos y violencia. Los hechos de París demuestran tristemente que Charlie tenía razón.
Jueves, 08 Enero 2015 12:34

Estamos a una bala de distancia

Por
Por Seba Ozdoba 
El criminal atentado contra los humoristas, periodistas y dibujantes franceses, condenable desde cualquier punto que se lo mire, me invitó a reflexionar sobre lo que pasa aquí, a la vuelta, en casa. La libertad de expresión se ha puesto en debate y mientras, lógicamente, nos horrorizamos con el atentado en Europa, nos desentendemos de los métodos que por estas pampas se utilizan para coartar cualquier opinión contraria a los intereses de quienes cortan el bacalao.

San Juan es un referente de los casos de censura. Lo he vivido en carne propia. Aquí con un guiño alcanza para que se cambie de tema en la radio, en la tele o hasta se cancele la distribución de una publicación impresa. La justificación es sencilla: "Mire, esto es un negocio y a mis clientes no les gusta un producto así". Claro, a los clientes les gusta ver, escuchar y leer sólo la parte económicamente redituable de la vida.

Y así comienza la censura, de a poquito. Se va metiendo en el medio, creando una idea sagrada de lo que está bien y lo que está mal, según los intereses de los interesados. Pronto, sin darte cuenta, empezás a escuchar: "Vas a terminar en una zanja", "Con eso no se jode", "Así te va a ir...".
Y así nos va.

Con el tiempo el humorista, periodista o dibujante, termina siendo y haciendo lo que el poder necesita. “Y si no le gusta, que forme su propio partido y que gane las elecciones”. ¡¿Qué más democrático que eso?!

Por eso, mientras leo las tristes crónicas del atentado en Francia, pienso que estamos a solo una bala de distancia.

La censura se manifiesta de muchas formas y con diferentes metodologías. Todas peligrosas como el mismísmo fanatismo. "Porque Dios así lo quiso". ¿Cuál dios? ¿El tuyo o el mío? El único: el dios billete.

Y de nuevo estamos peleando.
Aquí sí que nadie tiene derecho a quitarle la vida a nadie, pero sí se permite jodérsela un ratito. A la distancia te das cuenta de lo carísimo del atentado contra la libre expresión en Francia, por estos lados basta sólo con una llamadita telefónica local.
Página 876 de 950