Jueves, 17 Octubre 2019
El tiempo - Tutiempo.net

Nacionales

Domingo, 27 Septiembre 2015 02:30

Barrick o San Juan

Por
Por Guillermo Alamino 
La crisis hídrica comienza a generar los primeros conflictos entre el pueblo y el Gobierno, en una problemática donde el Ejecutivo no da una solución efectiva. Los enfrentamientos entre los prestadores de turismo iglesianos y los agricultores de Jáchal, es el adelanto de un futuro con posibles disputas en torno al agua. Mientras la sociedad pelea entre sí por el recurso hídrico, Barrick Gold continúa saqueando y consumiendo cientos de litros de agua por segundo.

Hace unos pocos días prestadores turísticos del Departamento Iglesia cerraron las compuertas del Dique Cuesta del Viento para evitar la baja de la cota de agua en este embalse, ya que el caudal del rio ha disminuido notablemente. Sin embargo, ésto generó la mengua del abastecimiento de agua que va destinado a los productores de Jáchal, desencadenándose un fuerte cruce entre ambos sectores de esas localidades. Los medios de comunicación resaltan las peleas entre las comunidades y hablan de causas climáticas, pero no mencionan la enorme cantidad de agua que consume la Barrick Gold en las nacientes del Rio Jáchal.


La  compañía trasnacional canadiense tiene dos proyectos mineros sobre los afluentes que originan el Rio Jáchal: Veladero que encuentra  en funcionamiento, y el yacimiento Pascua Lama que fue  suspendido luego de las denuncias  por contaminación ambiental, realizadas por  los pueblos originarios. La mina Veladero se abastece de 110 litros de agua por segundo, según   los datos presentados por la Barrick (más de 9.500.000 litros por día), aunque  el  asambleísta Javier Rodríguez Pardo asegura que “la literatura académica advierte que para semejante proyecto el consumo ronda el metro cúbico, es decir mil (1.000) litros por segundo”. Además, el  Informe de Impacto Ambiental de Pascua Lama  afirma que este emprendimiento se localiza en zona glaciar y periglaciar. Recordemos que  durante el año 2013, la Barrick fue obligada a suspender el Proyecto Pascua Lama a raíz de  una resolución dictada por la justicia chilena. Ésto ocurrió como resultado de  una denuncia que formalizaron las comunidades diaguitas, por contaminación ambiental en el Rio Estrecho y glaciares que originan ese afluente.

Asimismo, una nota publicada en el Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales expresa que “el 27 de Junio del año 2013 un grupo de agricultores, regantes, crianceros, empresarios agrícolas y habitantes del Valle del Huasco interpusieron una demanda en el 2° Tribunal Ambiental por daños irreparables y destrucción de glaciares y afectación del sistema periglaciar que nutre de agua a la cuenca del Valle del Huasco, provocados por la transnacional  Barrick Gold con su proyecto Pascua Lama”. En Argentina,  el IANIGLA (Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales)  todavía no presenta el informe con  el inventario de glaciares que exige   la Ley de Glaciares, referidas a  las provincias donde está instalada la megamineria. ¿Por qué será?

Iglesia y Jáchal son consideradas áreas de sacrificio por las grandes transnacionales. El extractivismo minero es la actividad que pretende ser un monopolio en San Juan, a costa de la sed y la pobreza del pueblo. No les importan las poblaciones aledañas a los yacimientos porque,  para las multinacionales y sus aliados (Millón , Gioja, ),  son  lugares carentes de valor económico. Siguiendo esta lógica, aquellas son zonas vacías, desiertas o territorios  sacrificables, destinadas a emprendimientos contaminantes y de gran magnitud, con secuelas irreversibles para el medio ambiente. Cualquier actividad económica tradicional  bajo estas políticas está destinada a morir, ya que la gran parte de la  franja cordillerana del territorio nacional  ha sido entregada a las compañías mineras transnacionales. Los productores de Jáchal  vienen  desde hace años con los mismos reclamos, especialmente por el tema del agua, y aún  las autoridades provinciales no toman una medida efectiva ante este flagelo. De acuerdo a lo publicado en un medio local, Alejandro Rodríguez, presidente de la Asociación de Productores de Jáchal, expresó que   Jorge Millón, Director del Departamento de Hidráulica y ex empleado de la Barrick, dijo que su actividad “es una economía regional en extinción, no competitiva yque nos dediquemos a la minería porque San Juan se ha convertido en una provincia minera”. Allí está la respuesta tan ansiada por el sector agrícola de Jáchal y de  San Juan.

Pero el discurso de desvalorización territorial es un engaño y,  también la idea de progreso basado en la megaminería. Con minería trasnacional y con Gioja gobernando, la provincia de San Juan tiene un 54,5% de pobreza y una tasa de indigencia de un 15,8 %, según el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas coordinado por Claudio Lozano y Tomas Raffo. Por otro lado, nuestra provincia ha vivido históricamente de la agricultura y, además, podría sumarse el turismo como una  actividad económica complementaria. Esto sería posible en un gobierno que establezca un modelo económico sustentable  que defienda el agua, el medio ambiente, genere puestos de trabajo a largo plazo  y mejore la calidad de vida de los ciudadanos, cualidades que no tiene la megaminería transnacional que solo nos deja un 3% de regalías. En consecuencia, es totalmente falso que San Juan sea una  provincia destinada a la megaminería, como  difunde el aparato mediático sanjuanino y algunos partidos políticos que dicen ser opositores. Hay otras alternativas económicas que pueden desarrollarse, pero para eso es necesaria una política de estado seria, con dirigentes que defiendan los intereses del pueblo.

Por otra parte, cabe destacar la irresponsabilidad del periodismo local que evitaron  tratar el tema megaminero, con el fin de mantener la pauta oficial y del empresariado. La gravedad del asunto es enorme, porque el agua es nuestra fuente de vida. Pero muchos prefieren tomar unos buenos pesos y darle la espalda a la vida.

El futuro de San Juan con el manejo hídrico establecido por el gobierno es incierto. El Estado aliado a las transnacionales, garantiza el suministro a la gran minería y deja de lado a la agricultura, el turismo e incluso ponen en peligro  la provisión al consumo humano. El agua subterránea, que muchas veces aparece  como solución, se agota tarde o temprano. Hay cientos de proyectos mineros en nuestra provincia y el agua no alcanza. Los sanjuaninos debemos resguardar nuestros derechos al agua, porque  el tiempo se agota como el tan preciado líquido vital. Por eso, es Barrick o San Juan.
 Por E. Simón 
Pasada las 19 del día viernes, asambleístas de Jáchal junto a ambientalistas y ciudadanos de San Juan y otras provincias poblaron las calles de la ciudad para reclamar que la empresa Barrick Gold repare el daño ambiental causado por el derrame de agua cianurada en la mina Veladero y que luego se vayan. Un sólo grito primó durante el recorrido que los manifestantes realizaron por el microcentro: “Fuera Barrick, fuera Barrick...”, fue el incesante cántico que por momentos se volvió ensordecedor.

La tarde fue poco a poco trastocándose en anochecer. Las calles de San Juan se vieron paulatinamente invadidas por ciudadanos que llegaban desde distintos puntos para congregarse en la Plaza 25 de Mayo, en el microcentro de la ciudad y frente a la catedral.

Algunos enarbolaban premisas vinculadas al derecho a la “autodeterminación de los pueblos”. La marcha fue convocada por asambleas de Jáchal, Iglesia, San Juan, Mendoza y La Rioja. Uno de los más combativos, el periodista jachallero Jorge Morales, pidió explícitamente “la prohibición de la megaminería contaminante”, reclamo que rápidamente fue aclamado por todos en la plaza. Se sumaron a la manifestación popular las asambleas ambientalistas de Famatina, La Rioja y de Malargüe, Mendoza, que acreditan mucha experiencia en el campo de la lucha por el medio ambiente.

Pasada las 20, los manifestantes decidieron dar vueltas por diferentes arterias del centro mientras entonaban cánticos y golpeaban cacerolas, bombos y botellas de plástico. En algunos tramos hasta pidieron la renuncia del ministro Saavedra y del propio gobernador Gioja. La intensidad crecía y la furia se hacía notar según pasaban las horas.

Se calcula que la marcha llegó a reunir a unas 3.000 personas, según estimaciones de la propia policía y de algunos asambleístas. La desconcentración se produjo pasada la hora 21.


Por el derrame en Veladero el juez Oritja imputó a nueve directivos de Barrick
El juez Pablo Oritja imputó ayer a nueve empleados de la minera Barrick Gold y dijo que comenzarán a declarar a partir del 6 de octubre. Entre las hipótesis, explicó que “no descarta la presunta omisión de controles por parte del Estado”.

El juez Oritja, que investiga el derrame de cianuro ocurrido en la mina Veladero, confirmó que nueve empleados de la empresa Barrick fueron imputados en la causa y comenzarán a declarar a partir del 6 de octubre. Dos esos nueve empleados serían canadienses y se les habría prohibido salir del país.

“Están en curso de citaciones nueve personas y tenemos las fechas en las que podríamos hacer las indagatorias”, dijo el magistrado. Asimismo, explicó que “no descarta la presunta omisión de controles por parte del Estado” y que por esa razón requirió cuantiosa documentación.

En ese sentido, el juez mandó ayer a allanar el ministerio de Minería, el de Salud Pública, la secretaría de Ambiente y OSSE (Obras Sanitarias Sociedad del Estado), en busca de documentación que tenga que ver con el derrame de solución cianurada ocurrido durante la tarde del sábado 12 en Veladero y recién conocida el domingo a la noche.

Tanto Raúl Tello (secretaría de Ambiente), Oscar Balverdi (ministro de Salud Pública), Cristian Andino (OSSE) y Felipe Saavedra (ministro de Minería), todos funcionarios del gobierno de San Juan que encabeza José Luis Gioja, reconocieron el allanamiento y pusieron la información requerida a disposición del juez.

El Juez Oritja dijo que aún no maneja “ninguna hipótesis concreta” y no quiso explicar a la prensa por qué levantó la clausura a la planta de lixiviación de la mina Veladero, de la empresa Barrick, aún cuando no se tienen precisiones de los daños ambientales que puede haber causado el derrame. Dijo además que no presta atención a lo que publican los medios y confesó estar concentrado en su trabajo: “No leo tanto para no sentirme influenciado por nadie”, afirmó.

La indignación ha crecido durante los últimos días en San Juan. Ya no es sólo en Jáchal. Es que al principio, el Juez Oritja clausuró la operación en la mina por cinco días pero luego levantó la medida permitiendo que Veladero siga funcionando aún sin saber qué daños causó el derrame. Mientras tanto, los sanjuaninos se vieron engañados con las cifras del escape de solución química que cambiaban todos los días. Empresa y Gobierno dijeron primero que eran 15.000 litros de solución cianurada. Luego se supo que habían sido 224.000 litros, según un informe de Barrick. Actualmente la minera reconoce que fueron 1.078.000 los litros volcados. Esas contradicciones e inexactitudes generaron desconfianza y bronca. Y eso es lo que se pudo ver ayer durante la marcha.


Crónica de un derrame anunciado
El domingo 13 de septiembre por la noche, Jáchal, departamento situado al norte de San Juan, se vio envuelto en episodios de pánico por la noticia que anunciaba un derrame de agua cianurada que provenía de la mina Veladero, explotada por Barrick Gold. El dato trascendió porque un empleado de la mina envió un whatsapp a un familiar diciéndole que “no tomen agua de la canilla”.

En el informe preliminar que la propia Barrick presentó al gobierno, en el marco del plan de contingencia, la empresa explica que el gobernador Gioja y el ministro de Minería, Felipe Saavedra, ya sabían de la fuga desde la hora 15. Pero nadie dijo nada hasta que el tema se filtró por las redes sociales. Fue entonces cuando salieron a taponear el miedo con información inexacta.

La empresa Barrick reconoció la rotura de un caño en Veladero pero negó contaminación. “El día de ayer, Veladero reportó un incidente derivado de la rotura de una cañería que conduce solución cianurada desde la planta de procesos hacia el valle de lixiviación”, comunicó la empresa.

El ministro de Minería de San Juan, Felipe Saavedra, dijo que “no hay peligro para la salud humana”.
El derrame funcionó como una profecía autocumplida: los ambientalistas de la provincia vienen diciendo desde hace 12 años que la empresa canadiense comete abusos y saqueo en San Juan con la connivencia del gobernador Gioja. Finalmente, lo que la empresa y el Gobierno siempre negaron, sucedió.

Ahora la incertidumbre prima no sólo en Jáchal e Iglesia, sino en todo San Juan. Donde otrora hubo tranquilidad y paz hoy gana el alboroto y la furia.
El juez Pablo Oritja imputó ayer a nueve empleados de la minera Barrick Gold y dijo que comenzarán a declarar a partir del 6 de octubre. Entre las hipótesis, explicó que “no descarta la presunta omisión de controles por parte del Estado”. Además, el juez mandó a allanar el ministerio de Minería, el de Salud Pública, la secretaría de Ambiente y OSSE.


 El juez Oritja, que investiga el derrame de cianuro ocurrido en la mina Veladero, confirmó que nueve empleados de la empresa Barrick fueron imputados en la causa y comenzarán a declarar a partir del 6 de octubre. “Están en curso de citaciones nueve personas y tenemos las fechas en las que podríamos hacer las indagatorias”, dijo el magistrado.

Asimismo, explicó que “no descarta la presunta omisión de controles por parte del Estado” y que por esa razón requirió cuantiosa documentación.

En ese sentido, el juez mandó a allanar el ministerio de Minería, el de Salud Pública, la secretaría de Ambiente y OSSE (Obras Sanitarias Sociedad del Estado), en busca de documentación que tenga que ver con el derrame de solución cianurada ocurrido durante la tarde del sábado 12 en Veladero y recién conocida el domingo a la noche.
La Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), Greenpeace y la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas (AAdeAA) manifestaron su “profunda preocupación” por la reciente resolución del juez civil y penal Pablo Oritja, titular del juzgado de la 2° Circunscripción judicial de San Juan, de levantar la medida cautelar que impedía a la empresa minera Barrick Gold operar con cianuro en el emprendimiento de Veladero.

La resolución había sido dictada el pasado 13 de septiembre por el propio juez Oritja tras conocerse la noticia de un derrame de cianuro en la mina Veladero.

“Si bien el magistrado habría impuesto una serie de condicionamientos, nos preocupa el hermetismo con el que se manejó el incidente, la escasa información sobre las circunstancias del hecho brindadas por las autoridades, y las medidas de gestión de riesgo y manejo de contingencias utilizadas”, planteó Pía Marchegiani, Directora de Participación de FARN. “No se pueden manejar de esta manera asuntos tan delicados que involucran la afectación del ambiente y la salud humana. Al contrario, se requiere máxima responsabilidad y transparencia para que la ciudadanía sepa lo que está sucediendo y pueda actuar en consecuencia”, agregó.

Las organizaciones exigen el inmediato esclarecimiento del incidente – cuál es efectivamente la cantidad de solución cianurada vertida al ambiente y la dimensión de la superficie afectada por el derrame- con intervención de peritos técnicos imparciales, y que se hagan públicos tanto los resultados de los informes técnicos como las medidas tomadas para salvaguardar el ambiente y la salud de las personas que viven en zonas aledañas o influidas por el megaproyecto minero.

“Repudiamos la reciente decisión del juez Oritja. Barrick mintió y el Gobierno de San Juan ocultó”, recalcó Gonzalo Strano, de la campaña de Glaciares de Greenpeace. Y sumó: “Todavía hoy se sigue escatimando información fundamental sobre el accidente y sus consecuencias”.

Por su parte, Enrique Viale de la AAdeAA planteó “en San Juan todo puede pasar, como por ejemplo que a 24 horas de conocer que fueron 1 millón los litros de cianuro derramados sobre la cuenca del Río Jáchal, el Juez tome la decisión de levantar la medida cautelar desconociendo los principios preventivo y precautorio, que son la columna vertebral del Derecho Ambiental”. Y agregó, “la estrategia coordinada por Barrick y el Gobierno de Gioja es instalar la teoría de que `ya está`,`no pasó nada` cuando estamos ante uno de los peores desastres ambientales mineros de la historia argentina”.

Fuente: FARN

El juez Oritja dijo que comenzarán a declarar a partir del 6 de octubre. Entre las hipótesis, dijo que "no descarta la presunta omisión de controles por parte del Estado" y que por esa razón pidió documentación,

El juez Pablo Oritja, que investiga el derrame de cianuro ocurrido en la mina Veladero días atrás, confirmó que nueve empleados de la empresa Barrick fueron imputados en la causa y comenzarán a declarar a partir del 6 de octubre.

"Están en curso de citaciones nueve personas. Tenemos las fechas en las que podríamos hacer las indagatorias, a partir del 6 de octubre", confirmó el magistrado tras admitir que la cifra de imputados podría variar de un momento a otro. "Eso dependerá de cómo siga la causa en todo este mar de pruebas y de información que va llegando al juzgado", agregó.

Además, el magistrado reconoció en declaraciones a La Red Informativa que "no descarta la presunta omisión de controles por parte del Estado" y que por esa razón requirió cuantiosa documentación.

Consultado si existe hoy una hipótesis más firme de lo que pasó en la mina Veladero, el juez enfatizó que "en principio no maneja ninguna hipótesis concreta", aunque -sin especificar- reconoció que "los hechos lo van guiando hacia un determinado lugar".

En ese sentido, comentó que trata de mantenerse al margen respecto de los medios y hacer su trabajo concentrado. "No leo tanto para no sentirme influenciado por nadie", deslizó.

El juez Oritja levantó la clausura a la planta de lixiviación de la mina Veladero, de la empresa Barrick, tras el discurso político.

Inicialmente, el magistrado había clausurado por cinco días la operación, y hace tres la había extendido hasta el 22 de octubre. En ese lapso, se conocieron tres cifras bien distintas del derrame en la cuenca de Jáchal: 15.000 litros, según circuló por las redes sociales; 224.000 litros, en un informe de Barrick para la provincia, y anteayer 1.000.000 de litros, en un comunicado oficial de la minera.

Fuente: La Nación
Página 886 de 1054