Martes, 19 Noviembre 2019
El tiempo - Tutiempo.net

Nacionales

Por Marcos Camargo 
(vive en Guanare, Portuguesa, Venezuela) 
Para entender la sociedad venezolana: 10 al 15 % vive como el Chavo del Ocho, son el sector de pobreza extrema (pasan la vida buscando que comer).

El 25 al 30 % vive como don Ramón, sector pobre de la sociedad (no tiene para pagar los servicios); 25 al 30 % vive igual que doña Florinda, clase media baja venida a menos con el socialismo del siglo XXI (aunque no permite que por nada del mundo disminuya su autoestima ni el orgullo y nunca deja de tener esperanzas), el profesor Girafales por no ser del PSUV tampoco se le reconocen sus méritos profesionales y terminará con Doña Florinda sobreviviendo donde no merecen vivir. Ahora el profesor Girafales conquista a doña Florinda con tulipanes y rosas de plástico porque la producción agrícola de flores naturales desapareció en el país. Don Barriga es de la clase media alta, representa el 10 al 15 % de la sociedad venezolanay a aquellos boliburgueses que se han beneficiado con guisos y marañas del gobierno. La bruja, doña Cleotilde no tiene problemas, su arte le permitió infiltrarse con los babalaos y paleros cubanos y hasta es bien recibida en Miraflores.

Ahora todos se organizan para vigilar la llegada de productos regulados de primera necesidad a los chinos de la vecindad. Cuando llega alguno, se informan tocando una cacerola que cuelga de la puerta de la casa de la bruja, además con gritos desgarradores del Chavo, para eso don ramón siempre le da un peso. Salen todos en bandada a acomodarse en la cola que atraviesa todo el DF, luego hasta revenden los productos sobrantes entre la gente que trabaja y el abasto de la esquina, que es de un portugués. En el patio de la vecindad siempre hay un bullarangon, el Chavo juega a las patadas de latas de sardinas ecuatorianas y latas de leche de Argentina; la Chilindrina se entretiene con una muñeca prieta colombiana y Kico se luce con una pelota grandota traída de Brasil. Kico recibió una canaimita y la chilindrina se la dejo caer en la escuela por su chocantería de riquito consentido. La canaimita de la Chilindrina la empeñó don Ramón para comprar jabón de panela y caraotas en el abasto.

El Chavo no recibe beneficios por que siempre se esconde cuando llegan los camisas rojas del gobierno, Kico lo asustó y anda con miedo de no perder el barril porque el gobierno acostumbra expropiarlo todo. El 5 al 10 % de la sociedad venezolana no aparecen por la vecindad, sus riquezas y lujos solo los ven por televisión y en las páginas sociales de los periódicos. Cuando se constituyó el Consejo Comunal de la vecindad del Chavo adivinen quien se atrevió a ser el vocero principal: Don Ramón, con el visto bueno de doña Florinda y la bruja, que ahora está más enamorada que nunca. Maduro prometió visitarlos, adivinen donde será el sancocho, con brindis y todo, en la casa de don Ramón. Todos le prestarán trastes y muebles y Doña Florinda irá al salón de belleza para haber si se lo quita a la primera combatiente, que no tiene ni sal ni azúcar.

Ahora en la Vecindad la cosa está dura, Don Ramón, vocero principal del Consejo Comunal y demás voceros piden disculpas públicas en nombre de los vecinos de la Vecindad del Chavo del Ocho, ya que nunca pertenecieron a la Revolución Bolivariana, se pusieron las camisas rojas solo para optar a becas del gobierno. Como los obligaban a ir a las marchas, asistir a las reuniones del Consejo Comunal y pertenecer al colectivo del barrio, se cansaron y se aburrieron. Ahora hacen guarimbas para impedir el paso del Señor Barriga, los camisas rojas y la Comisión Presidencial del socialismo. Sueñan con el capitalismo salvaje y recuerdan que antes eran felices y no lo sabían.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
(Profesor universitario jubilado).
El pontífice publicó un mensaje en Twitter al cumplirse su primer aniversario en el Vaticano. Está desde el domingo recluido con cardenales en unas jornadas de reflexión.

No hay previstos actos oficiales por el cumple. “Recen por mí”. Con esa frase ya emblemática en él, el papa Francisco se comunicó en su primer aniversario en el pontificado.

Fue a través de un mensaje en Twitter y sin ningún otro tipo de declración, ya que se encuentra celebrando ejercicios espirituales fuera del Vaticano. Es así que no hay previsto ningún acto que recuerde aquella tarde cuando Jorge Bergoglio fue elegido tras un cónclave breve y cuyos secretos se han ido poco a poco develando.

Mientras Francisco está desde el domingo retirado en Ariccia (a unos 30 kilómetros de Roma) junto con el resto de cardenales y obispos de la Curia para una semana de oraciones y reflexiones durante la Cuaresma, aquel “Hermanos y hermanas, buenas tardes” que resonó en la Plaza de San Pedro, a las 20.24 horas (16.24 de la Argentina) del 13 de marzo, se escucha desde hace días en todos los medios. Al cónclave se llegaba tras intensos debates entre los cardenales en los que se pedían cambios, transparencia y colegialidad tras los últimos escándalos que habían salpicado a la curia de Roma y un Papa que había renunciado ante las tantas luchas intestinas.

La primera votación de los purpurados llegó a las 19.41 horas (15.41 de la Argentina) del martes 12 de marzo y la “fumata negra” salió de la chimenea colocada en el tejado de la Capilla Sixtina. “Entre los cardenales se había difundido un sentimiento anti-italiano”, explicó el cardenal peruano y arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani. En esta primera votación el cardenal Angelo Scola resultó el más votado con unas 30 preferencias, pero apareció con 25 votos Jorge Bergoglio, quien ya había recibido numerosos apoyos en el Cónclave que eligió a Benedicto XVI.

Aquella tarde, los cardenales cenaron recordando las palabras de Bergoglio durante las reuniones anteriores al Cónclave en las que repetía con insistencia la necesidad de que la Iglesia “tenía que salir de sí misma” que estaba “enferma”, explicó el arzobispo de Lyon, el cardenal Philippe Xavier Ignace Barbarin. A las 18.50 horas (14.50) comenzó la sexta votación, en la que Bergoglio consiguió más de los dos tercios necesarios, cerca de 90 votos.

El arzobispo de Buenos Aires, como él mismo relató, estaba sentado entre su amigo el arzobispo emérito de San Pablo, el cardenal Claudio Hummes y el portugués José Da Cruz Policarpo, “Cuando los votos llegaron a los dos tercios y los cardenales aplaudieron, él me abrazo y me besó y me dijo: ‘no te olvides de los pobres’”, relató el mismo Bergoglio para explicar su elección del nombre Francisco, el santo de la pobreza, de la paz y de la defensa de la Creación.
Miércoles, 12 Marzo 2014 17:28

Docentes bonaerenses ratifican el paro

Por
El jefe de Gabinete, Jorge Todo Terreno Capitanich, reclamó que las medidas de fuerza de los docentes no sean continuas. Por su parte, el secretario general del gremio docente bonaerense Suteba, Roberto Baradel, volvió a rechazar la conciliación. Es el sexto día sin clases en provincia de Buenos Aires.

Después de rechazar la oferta del 30,9% a pagar en dos tramos que les hizo ayer el gobierno provincial, los gremios docentes ratificaron la medida de fuerza que cumple su sexto día. Sin nombrarlos explícitamente, el jefe de Gabinete, Jorge Todo Terreno Capitanich, cuestionó los paros docentes en las provincias que no llegaron a acuerdos salariales. "Es muy trascendental el hecho y la necesidad de que las medidas de fuerza sean razonables y no continuas, para que todas las escuelas públicas tengan clases", enfatizó el kirchnerista en su habitual conferencia de prensa en la Casa Rosada.

Mientras, el secretario general del gremio docente bonaerense Suteba, Roberto Baradel, aseguró que el paro se extenderá hasta que "sea satisfactoria" la propuesta de aumento del gobierno provincial, y adelantó que se rechazará la conciliación obligatoria. Baradel destacó que, si bien la oferta de incremento salarial asciende al 30,9 por ciento para las categorías más bajas, "para otro sector es el 21 por ciento", por lo que "la propuesta sigue siendo insuficiente", y reclamó "más dinero" y que se acorten "más los plazos" de las cuotas propuestas. "Estamos dispuestos hoy mismo a sentarnos a discutir y trabajar fuertemente, pero el gobierno debe hacer una propuesta que supere ésta, sin ninguna duda", dijo el trabajador de la educación.
Por Silvia Marcet 
A propósito del debate sobre el proyecto de nuevo Código Penal, separaré los tantos. Un factor es el delictivo, que tiene un margen aparentemente inextinguible en toda sociedad humana y otro tema muy distinto es la corrupción generalizada.

En torno a lo primero, dos factores me alarman como ciudadana común:
1) En el nuevo código se llevan muchos hechos graves (secuestro, corrupción y sustracción de menores, extorsión, suministro de estupefacientes, etc.) a un promedio de años que fácilmente convierten al delito en excarcelable.
2) Se elimina el factor reincidencia en crímenes agravados.

En el fondo de la cuestión está la doctrina de los principales juristas impulsores. El ministro de la Cortes Suprema de Justicia Eugenio Zaffaroni no cree en la pena privativa de la libertad, explica Ramiro Gutiérrez, vicepresidente de la Cámara de Diputados bonaerense, especialista en Derecho penal. “Cree que la cárcel es simple imposición del dolor, la pena sólo sirve para criminalizar y no para resocializar. El cree que el Estado de Derecho es aparente, porque en realidad, debajo, vive el estado de policía que va por los más vulnerables.” Esta concepción es compartida por cientos de jueces conocidos como “garantistas” en toda la Argentina.

Está claro que la prisión es un sistema lejano a la perfección en su misión de reinserción social. Más aún, históricamente ha funcionado como institución de posgrado en las artes del Hampa. La tragedia griega en que terminó la miniserie Tumberos (2002) reflejó una realidad tan cruenta como vigorosa. ¡Hasta loscírculos del infierno de Dante palidecen frente a escenarios filmados en los auténticos pabellones de Caseros! Que aún persistan estos demoníacos lugares es inaceptable. Pero eso no lo hace menos cierto. Y aún así, los sistemas penales son los instrumentos menos barbáricos con que cuentan nuestras sociedades modernas para proteger a los ciudadanos que desean trabajar, transitar, cumplir, pagar impuestos, manejar sus autos o motos con precaución, vale decir: vivir en sociedad respetando al otro. Claro está, la condición básica para que un ciudadano pueda llegar a tener estas motivaciones está en su educación, necesidades básicas cubiertas y demás factores psico-sociológicos que necesitamos para comenzar siquiera a pensar libremente.

El problema vertebral es que nuestra sociedad no cuenta con muchos resortes capaces de reducir niveles de delictividad. Como una economía estable, mayores índices de empleo en blanco sostenidos en el tiempo, policía y gendarmería organizada, políticos un poquitín más sinceros, fronteras custodiadas, sistema de radares que funcionen. Todo esto va en geométrica retracción. Pero tampoco contamos un factor fundamental: la honestidad como valor compartido. El respeto por lo propio y, por extensión, por lo público. Y aquí es hacia donde oriento mi reflexión: al continuum de acciones humanas que significan el no respeto por la propia vida y la vida ajena, comenzando por la picardía y la viveza criolla hasta llegar a los crímenes más organizados y horrorosos.

Hagan la prueba en ronda de amigos o de familiares y verán: “Hay que hacer lo que hay que hacer para zafar”; “Hay que vivir”; “Si tengo la posibilidad de tener algo por medio de acomodo o influencias, lo tomo sin dudar”; “Los ideales no dan de comer”, son algunas de las frases más comunes obtendrán como respuesta. Y esto es así porque siempre fue así y porque si lo hace el de arriba, a gran escala, por qué no lo voy a hacer yo que soy el último orejón en el tarro. El mortífero “no te metás” cotiza. La lógica del viejo Vizcacha también. Yabrán not dead.

Desde la cúspide de la Corte Suprema de Justicia de la Nación el mensaje que se baja no es mejorar el sistema carcelario o apuntar al sinnúmero de factores que hacen de las villas miserias y barrios marginales a lo largo y ancho del país, escuelas y universidades del delito. Todo lo contrario. ¿O no se molestó quien hasta ayer era gran admiradora de la presidenta, Susana Trimarco, cuando se enteró de lo que nuevo el proyecto prevé para la Trata de menores? Entre otras cosas, marca que cuando la víctima de la trata es aún menor de 18 años se baja el mínimo de la pena de 10 a 4 años de prisión. ¿O no se indignó Carolina Píparo (la embarazada baleada, que perdió a su hijo no nacido en una salidera bancaria en 2010) y nos interpeló a todos: “Si la víctima es el que dispara, ¿qué son las personas como yo?”.

Dijo el psicólogo social Osvaldo Teodoro Hepp en 2004: “La picardía, astucia rudimentaria, es el arma autodefensiva del pobre, del que sabe que las grandes cosas le están vedadas. De allí que el pícaro, hasta el más pequeño engaño, lo vive como un gran trofeo. Acostumbrado a la mishiadura, se vanagloria de comer gratis un asado, de no pagar la entrada a un partido de fútbol, de hurtar el cenicero de un bar, o pavonearse con la prebenda de su “amigo” el político. Pero convengamos en que solamente con la picardía el pobre no cambia su condición de tal. Para ello debe manejar la viveza, habilidad maliciosa que se aprende a destilar finamente en los sectores medios y altos de nuestra sociedad”. “Seguramente por eso, prosigue Hepp, la vigencia de la llamada viveza criolla alarmó a Eduardo Mallea, autor de “Historia de una pasión argentina”, en su tiempo como si fuera hoy.

El “vivo” (mayormente, el pobre), el “tilingo” y “farolero” (arquetipo de Isidoro Cañones), el “medio pelo” de Arturo Jauretche (sujeto inconforme y superficial, con muchos derechos y ninguna obligación) tienen, para Mallea, “la extraordinaria ductilidad para aceptar cualquier rol, como en el teatro y también para callar lo que sienten y expresar solamente lo que conviene decir, como en un partido de truco”. Afirma que generación tras generación, muchos de estos prototipos fueron saliendo de los grupos más instruidos y lo más grave: fueron enseñados por sus mayores y pares exitosos “para respetar los símbolos externos de una apariencia cuya máxima jerarquía son los títulos, los cargos públicos y la posesión de bienes materiales”.

La violencia física y simbólica, como en un hogar, no puede erradicarse en forma absoluta y total. Pero en nuestro país, está claro que siempre existió un aval que baja desde lo más alto e instruido de las clases, hacia las menos pudientes económicamente, menos educadas y más excluidas. Esta referencia, junto con la anuencia a los delitos más graves es a mi entender, un guiño más, un vagón más en el pesado tren que viene desde atrás. Porque el engaño, la viveza criolla, que con complicidad, jocosa y hasta orgullosamente amasamos como comunidad nacional, es “una herencia perniciosa” para Mallea. Y sigue el autor: “su género principal es el discurso, su apoteosis el banquete, su seducción más inquietante, la publicidad. Siempre una definición externa, un gesto, algo enteramente mundano y superficial, ha determinado nuestra autoestima, nuestra reputación social”.

¿Cómo entonces, pensaremos en respetar las normas de tránsito si nadie respeta la declaración jurada de bienes, si está tan vigente la letra del tango que inmortalizó a Enrique Santos Discépolo; si nuestros representantes con mayores responsabilidades son eximidos sistemáticamente de sus flagrantes asociaciones y enriquecimientos ilícitos, de sus faltas monstruosas a deberes de funcionarios públicos? Que viva la desconsideración.

Llegan acordes de la canción del mejicano Luis Miguel:
Miénteme como siempre,
por favor miénteme
necesito creerte
convénceme.

Miénteme con un beso
que parezca de amor
necesito quererte
culpable o no.

No tengo ya derecho a reprocharte nada
pues nada queda ya de ti, de ayer.
Qué pena, nuestra historia pudo ser fantástica
y ahora dime mi amor
¿Quién te va a defender?
Por E. Simón 
El gobernador de Entre Ríos, Sergio Luz Señera Urribarri, se postula como la continuidad del kirchnerismo y ataca a Daniel Paz and Love Scioli, también conocido como Daniel La Ñata Scholl. Mientras tanto, Elisa Fe y Esperanza Carrió abre una puerta para que pase Mauricio El Nene Bien Macri a jugar en el espacio UNEN. ¿Qué dicen las últimas encuestas?

Urribarri dijo que él expresa "la continuidad del proyecto" y se diferenció del otro aspirante del oficialismo para el 2015, el gobernador Daniel Paz and Love Scioli, al afirmar: "él va por una avenida y yo por otra" y añadió: "no se sabe qué es". Al fin se dio cuenta, hace más de diez años que no sabemos qué es Scioli. O es un menemistaretirado, un duhaldista con carnet vencido o un kirchnerista camuflado. El desaforado candidato, en su desesperación por ganar algo de prensa, dijo otra verdad revelada: "Sergio (Mantequita) Massa no puede disimular ser de derecha".

Por su parte, Lilita Fe y Esperanza Carrió dio a entender que Mauricio El Nene Bien Macri podría entrar a disputar la presidencial en el espacio UNEN. Dijo Carrió: "Quiero la alianza más amplia para recuperar la república".

A su vez, Fernando Pino Solanas rechazó cualquier tipo de entendimiento con el jefe de gobierno porteño y aseguró que respetará la decisión que tome UNEN. Pino volvió a apuntar contra Aníbal Bala Perdida Fernández por el avance del narcotráfico.

Entrando de lleno en las encuestas de este fin de semana: los datos que a continuación se difunden corresponden a una medición nacional de Federico González y Cecilia Valladares, consultores en Marketing Político, en asociación con la firma MGMR. Según este sondeo de intención de voto sobre 1.200 casos, los precandidatos a presidente se posicionan así:

- Sergio Mantequita Massa       29,3%
- Daniel Paz and Love Scioli    21,3%
- Mauricio El Nene Bien Macri 16,5%
- Julio Lealtad Cobos               11,3%
- Hermes Agua Mansa Binner    7,7%
- No sabe / No contesta             8,1%