Viernes, 15 Noviembre 2019
El tiempo - Tutiempo.net

Nacionales

"Vengo siendo denostado públicamente", manifestó a la Justicia de Santa Cruz luego de que el diario de derecha, La Nación revelara que le pagó 3 millones de pesos al matrimonio presidencial para rentar una hostería que estaba a su nombre. ¿Palo blanco yo?, no ehh, dijo en una mesa de café con amigos.

Luego de que La Nación publicó que Lázaro Báez le pagó 3 millones de pesos al ex presidente Néstor El Furia Kirchner en concepto de "alquiler" de una hostería de El Calafate que figura a su nombre, el empresario decidió presentarse en el Juzgado Federal de Río Gallegos para pedir que lo investiguen y manifestó que está siendo "denostado públicamente". En los últimos días, este medio reveló que Báez giró millones de pesos al ex presidente por hoteles en el Sur, que le permitieron al matrimonio presidencial cubrir buena parte de las habitaciones de sus complejos.

Se trató de dos operaciones que surgieron tras estudiar los registros contables internos del grupo empresario del ex empleado del banco de Santa Cruz. Por un lado, Báez firmó convenios confidenciales y retroactivos para contratar un tercio de las plazas del hotel Alto Calafate. Por el otro, el empresario pagó casi 3,2 millones de pesos por el "alquiler" de la hostería Las Dunas, aunque este establecimiento figura a su nombre.

Por dos hoteles, los pagos efectuados a Kirchner se hicieron a través de la firma gerenciadora Valle Mitre S.A., que controla Báez. Los desembolsos por Las Dunas, sin embargo, continuaron aun después de la muerte del ex presidente. En esos documentos figuran los desembolsos que Valle Mitre incluyó bajo un apartado de nombre elocuente: "NCK - Las Dunas". Es decir, las iniciales del ex presidente. Los pagos fueron hechos entre principios de 2010 y mediados de 2011, a pesar de que la hostería figuraba a nombre de Báez y de que los Kirchner nunca la declararon como propia.

El Laburante Báez decidió ir personalmente a la Justicia santacruceña. "Vengo mediante el presente escrito a poner en conocimiento de este Juzgado los hechos que se me atribuyen, asignándole un cariz delictivo", dijo en su escrito. El vocero del empresario anticipó que podría denunciar al periodista de La Nación, Hugo Alconada Mon, por publicar "papeles privados". De esta manera, el empresario de la construcción confirmó, de manera implícita, la veracidad de los datos publicados. El amigo de Néstor no desmintió la información publicadaen las notas periodísticas ni la veracidad de los documentos utilizados. Dijo que el periodista "se intrusó en el ámbito de privacidad que tutela la Constitución Nacional y sometió esos papeles privados al conocimiento de supuestos expertos que no identificó".
Lunes, 16 Diciembre 2013 06:48

Bachelet es la nueva presidenta de Chile

Por
Se impuso por un porcentaje del 62,2% de los votos contra un 37,8% de su contrincante, Evelyn Matthei. A 40 años del golpe militar, Michelle Bachelet prometió reformas para lograr que Chile sea un país más justo. Ante miles de seguidores que festejaron su triunfo, dio un dicurso modesto, contundente y equilibrado.

Michelle Bachelet, hija de un general leal a Allende, le ganó de forma arrolladora, con el 62,16 por ciento de los votos, a Evelyn Matthei, hija de un general pinochetista, quien obtuvo el 37,83 por ciento de los sufragios. Ocurrió a 40 años del golpe militar contra el líder socialista. Ante sus seguidores, reunidos frente a un hotel del centro de Santiago, Bachelet prometió realizar las reformas necesarias para hacer de Chile un país más justo. “Hoy abrimos una nueva etapa. Es un privilegio encabezar la patria en un momento histórico, en el que el país se miró las heridas y ve las tareas pendientes. Gracias a los jóvenes que reclamaron un modelo de educación sin lucro. Porque los sueños no son un bien de mercado.”

Desde el escenario que compartía con su equipo de campaña de la coalición Nueva Mayoría y junto su madre, Angela Jeria, la líder socialista hizo hincapié en el proyecto que encabezará a partir del 11 de marzo. “Triunfan quienes anhelan una educación de calidad para sus hijos y nietos y quienes buscan combatir la desigualdad.” Y continuó: “Tendremos una nueva Constitución, nacida de la democracia”, palabras que motivaron el aplauso estruendoso de los presentes. “Creo en ella. La Michelle propone además una jubilación estatal, para salirse del sistema de previsión que impuso Pinochet”, dijo a los gritos y los aplausos José Ríos, 57 años, conserje. La médica socialista, que obtuvo una ventaja inédita sobre su rival, se refirió a la alta abstención del electorado, en torno del 58 por ciento. “Espero que sea la última vez que un compatriota no pueda votar por estar lejos de su patria. Quiero saludar a los que no votaron. Aquellos que sienten que el Estado no los protege. Nos damos una gran tarea para que los chilenos vuelvan a creer en la democracia, que crean en la fuerza del voto, en la justicia de las leyes.”

“Se siente, se siente, Michelle presidente” coreaba el estudiante de trabajo Social José Piña, de 24 años. Militante del Partido Socialista, se mostró convencido de que la coalición de centroizquierda liderada por la ex mandataria de 62 años podrá realizar las promesas de campaña. “Bachelet es la persona que va a cambiar la constitución y va a realizar reformas profundas en la salud y la educación.” Sucede que la ex Concertación sumó en sus filas al Partido Comunista y sus aliados, ampliándose e incorporando a su agenda temas clave que surgieron en las protestas callejeras de 2011, como la educación, la reforma tributaria y el cambio constitucional. Además, consiguió una mayoría relativa en el Congreso, con la que espera sacar adelante su programa de gobierno, en algunos casos en soledad y en otros, por consenso con la oposición.

Es que momentos antes la candidata de la Alianza (Renovación Nacional-UDI) había reconocido entre llantos el triunfo de su contendiente. Frente a sus simpatizantes en la sede de su campaña, Matthei dijo que no fue capaz de remontar la elección a pesar del esfuerzo. “El tiempo y la historia demostrarán que los principios que defendemos trascenderán: el valor de la vida, el principio de la libertad, que heredamos de nuestros padres y abuelos”. Y dijo más: “Ni una nueva Constitución ni una Asamblea Constituyente son lo fundamental. El ‘sí se puede’, no termina hoy.” Para el sociólogo Manuel Antonio Garretón, profesor de la Universidad de Chile, existen varios elementos que contribuyeron a que la población eligiera un nuevo proyecto de país. “El centroizquierda se rearticuló tras la derrota del 2010, incorporando al Partido Comunista y capitalizando los reclamos sociales del 2011. Así se convirtió en una coalición transformadora. Ya no se trata de corregir y democratizar el modelo económico neoliberal, sino que se trata de sustituirlo. En general, los países vecinos lo hicieron al término de sus dictaduras.”

De alguna manera, es el final de un largo duelo que atravesó buena parte del país. Michelle Bachelet y Evelyn Matthei, compañeras de juegos de la infancia, dos mujeres que vivieron el pasado más doloroso de Chile desde distintas trincheras; una perdió a su padre a causa de las torturas; la otra tuvo un progenitor que formó parte de la junta militar. Alberto Bachelet y Fernando Matthei tuvieron una historia de amistad que quedó trunca. Algunos analistas, como Garretón, no dudan de que se abre un nuevo capítulo en el país. “Si el proyecto de Bachelet moviliza al país, los sectores de la derecha van a tener que pensar alternativas por fuera del esquema de la dictadura, entonces podrían romper sus vínculos con Pinochet. Esa sería la refundación de la derecha. De lo contrario, seguirá su debacle en las próximas contiendas electorales”, afirmó el sociólogo. A diferencia de Piñera, Matthei votó por el Sí a la continuidad de la dictadura, y defendió al represor cuando fue detenido en Londres en 1998. El actual mandatario siempre se distanció de los acalorados defensores de la obra de Pinochet y eso en parte explica el fracaso de la alianza de la derecha. Matthei, representante del ala más ultra, la UDI, sostuvo esos vínculos con el pasado. Hasta llegó a decir, durante el recordatorio de los 40 años del golpe, que ella no tenía que pedir perdón porque era una jovencita de 20 años. De ahora en adelante, los sectores de la derecha chilena tendrán el reto de refundar sus bases.

En esa línea de renovación, Eugenio Tironi, en el libro ¿Por qué no me quieren? Del Piñera way a la rebelión de los estudiantes señaló que los jóvenes que jaquearon el gobierno actual reclamando una enseñanza educativa gratuita de calidad y un cambio profundo del modelo heredado del pinochetismo “no conocen otra cosa que la democracia. Esto los separa radicalmente de la experiencia de sus abuelos y padres, que vivieron el autoritarismo y la transición. Hay otra diferencia sustancial entre la actual generación y las precedentes: la forma de evaluar el pasado, en particular lo más lacerante: la violación a los derechos humanos en el período 1973-1990. No temen saber, preguntar, hurgar”. Durante el día, a pasos del palacio de La Moneda, en el Instituto Superior de Comercio, donde votaba Pinochet en la mesa N° 1, el ir y venir de personas no arrojaba ningún indicio sobre lo que sería la alta abstención. Un señor salía con su hijo pequeño, que gritó: “¡Votamos a la Evelyn!”, y el padre, contrariado, dijo “No es cierto”. A su lado, caminó con paso firme un hombre grande, que fue carabinero hasta el año ’75. “Voté por Bachelet porque nunca he votado por la derecha, porque sé lo que hicieron –dijo Nicolás Cortés–. Los abusos no corren conmigo.” El ex carabinero dijo que el gobierno actual le parece malo. “Es un supermercado con propaganda, oferta y nada más.”

Costaba encontrar una mujer entre los electores, dado que solía ser un colegio en el que votaban solo hombres. Vestido de traje, Pelayo Correa, 82 años, dijo que “jamás votaría por la derecha”. “Mi familia elige por tradición a la derecha. Pero yo tengo una visión más abierta, libre, jesuita.” Correa trabajó en las empresas de su familia hasta jubilarse. Su aspecto recuerda a los caceroleros de Recoleta. El votó por Bachelet. “Estoy de acuerdo con las propuestas, pero no tanto con la Asamblea Constituyente. No sé hasta dónde la van a instalar, no lo veo posible.” La historia está llena de símbolos. En un colegio donde votaba Pinochet y todo su gabinete en pleno, ayer era difícil dar con un votante de Evelyn Matthei.
Por cuatro votos contra tres, el Tribunal de Enjuiciamiento del Ministerio Público suspendió al fiscal José María Campagnoli, acusado por su jefa, la procuradora Alejandra Gils Carbó, de mal desempeño en el caso contra Lázaro Báez, sospechado de ser uno de los palos blancos de Néstor. Este mismo tribunal deberá decidir si lo destituye definitivamente en los próximos 180 días hábiles.

Esta medida preventiva de suspenderlo, que había sido solicitada por Gils Carbó sin sumario previo, fue tomada por el tribunal por considerar que existía "verosimilitud en el derecho" y "peligro en la demora". La verosimilitud de los cargos en su contra, sostuvo el tribunal, "se verifica en la extensa y rigurosa descripción de las faltas atribuidas al doctor Campagnoli efectuada por la procuradora general". En cuanto a la urgencia por separarlo de su fiscalía, los miembros del jurado afirmaron: "Las características de las imputaciones formuladas contra el doctor Campagnoli definen un menoscabo en la autoridad del magistrado en su actuación funcional". Además, dijeron "coincidir" con Gils Carbó en cuanto a que "el proceso ante este tribunal puede generarle al doctor Campagnoli dificultades para el adecuado cumplimiento de las tareas que le son propias" y "una perturbación". Y reforzaron que esto es así, sobre todo, porque él tiene dos organismos a su cargo, la fiscalía de Saavedra y Núñez, y de la Unidad Fiscal de Investigación de Delitos con Autor Desconocido. Además, subrogaba otra fiscalía, pero la procuradora lo corrió de ese cargo.

Fue una tarde larga en el edificio de la Procuración de Avenida de Mayo. La deliberación del tribunal duró siete horas. Antes de decidir la suspensión debieron tratarse todos los planteos de Campagnoli; no sólo contra el propio tribunal, también contra la procuradora. Ayer mismo, ella firmó una resolución en la que rechazó la recusación que el fiscal había planteado en su contra y un pedido para que reviera su decisión de someterlo a juicio político. Pero incluso con el camino allanado por Gils Carbó, les restaba resolver las recusaciones que Campagnoli había presentado cuestionando a tres miembros titulares y dos suplentes del propio tribunal. Votaron por la suspensión el presidente del cuerpo, Ernesto Kreplak, el representante del Poder Ejecutivo; el fiscal Daniel Adler; Rodolfo María Ojea Quintana, designado por el Senado de la Nación, y María Cristina Martínez Córdoba, defensora pública de menores.

Era en ella en quien la defensa de Campagnoli tenía puesta alguna esperanza. En disidencia (a favor del fiscal), votaron el representante de la Corte Suprema, Juan Octavio Gauna, que durante el gobierno de Raúl Alfonsín ocupó el cargo que hoy tiene Gils Carbó; y los representantes de los abogados Rodrigo Sebastián Bacigalupi, designado por la Federación Argentina de Colegios de Abogados, y Adriana Olga Donato, del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal. La suspensión del fiscal fue dispuesta "hasta la finalización de esta instancia", es decir, hasta que lo echen o lo repongan en su cargo, y dispone que él cobrará, mientras tanto, el 70% de su sueldo, y el resto quedará embargado "a las resultas del juicio". La resolución que así lo dispone es la 8/13.

Todos los miembros del tribunal pudieron votar porque antes fueron rechazadas las recusaciones sin abrir la instancia de prueba que había pedido Campagnoli con la pretensión de acreditar que tres de los miembros del tribunal no eran imparciales. Uno por ser funcionario del Gobierno y miembro de La Cámpora (Kreplak); otro, un integrante activo de Justicia Legítima (Adler), agrupación que -dijo Campagnoli- se pronunció públicamente en su contra; el tercero, por tener militancia en el Frente para la Victoria y haber sido funcionario y "compañero de militancia y prisión política" del ex canciller Jorge Taiana (Ojea Quintana). Con estos tres jurados cuestionados, las recusaciones las resolvieron los otros cuatro.

Cuando conoció la suspensión, Campagnoli afirmó: "Tengo un compromiso con la Constitución y la Justicia, aun cuando las consecuencias sean éstas. Nadie me prometió un jardín de rosas". Definió lo que estaban haciendo como "una persecución", criticó que la decisión se hubiera tomado "a puertas cerradas" y dijo que le preocupaba que pudiera extenderse. "Voy a seguir dando la pelea que tenga que dar hasta llegar a la Corte", anunció. Poco después de conocida la suspensión, el tema se transformó en trending topic en Twitter.

El tribunal sesionó, desde las 14.30, a puertas cerradas. Mientras adentro debatían, Campagnoli estuvo dos horas esperando en la planta baja del edificio, del lado de afuera de los molinetes. Había presentado una nota pidiendo que lo escucharan antes de decidir. A las 16.20, cuando la sesión llevaba casi dos horas, presentó un nuevo escrito en la mesa de entradas. "Me retiro en disconformidad por cuanto es evidente que no hay intención por parte del tribunal de escucharme", escribió de puño y letra. Cuestionó por "medieval" y "oscurantista" la negativa de dejarlo pasar. También un grupo de diputados de la oposición pretendieron, sin éxito, ser oídos. Pretendieron ser tenidos como "amicus curiae" (amigos del tribunal), pero les contestaron que esa figura no estaba prevista en esta instancia. La suspensión, según la ley, no es apelable. Es, además, un pésimo augurio para el fiscal porque el mismo tribunal que lo suspendió es el que deberá juzgarlo.
Miércoles, 11 Diciembre 2013 19:15

Para combatir el narcotráfico: Va de faso

Por
En Uruguay la nueva ley permite el autocultivo y establece que el Estado otorgará las licencias para los productores. El proyecto, impulsado por el gobierno, busca eliminar el narcotráfico. Ahora la violencia y la especulación que genera el narcotráfico deberían bajar por la flamante, copada y carioca ley.

Según informaron los medios uruguayos y reprodujo el diario Página/12, uno de los más progres del país, después de 13 horas de duro debate entre oficialismo y oposición, el Senado del Uruguay convirtió en ley una norma que legaliza la producción y la venta de marihuana y prevé su regulación estatal, hecho que convierte a ese país en el primero en el mundo que toma una medida de esa naturaleza. El proyecto de ley fue sancionado con el voto favorable de 16 legisladores, mientras que 13 se manifestaron en contra. En esencia, la nueva ley permite el autocultivo de hasta seis plantas, con una producción anual tope de 480 gramos para consumo personal. El Estado se hará cargo del control del sistema y los cultivadores deberán registrarse en un banco de datos que no se hará público. Por otra parte, se otorgarán licencias oficiales a las farmacias para que puedan vender el cannabis, pero únicamente a personas que tengan residencia en el Uruguay y que sean mayores de edad. Se presume que el costo será a razón de un dólar el gramo, precio que sería fijado para que se pueda competir con el mercado negro, al que se busca eliminar.

La ley tiene, todavía, algunos aspectos que terminarán de definirse con la reglamentación de la norma, que deberá producirse en el término de 120 días que corren desde hoy. Deben ajustarse algunos aspectos, por ejemplo cuál será la variedad de cannabis que podrá venderse al público en los comercios habilitados, quién custodiará la producción, de qué manera se van a otorgar las licencias para cultivar y comercializar. La aprobación del proyecto en el Senado se dio luego de un arduo debate, durante el cual la oposición expuso durísimos argumentos en contra de la norma avalada por el Poder Ejecutivo. El senador colorado Alfredo Solari fue el primer orador de la oposición y dijo que la ley constituye un “experimento de ingeniería social que no cumple con ninguna de las salvaguardas éticas de la experimentación con seres humanos”.

Solari aseguró que “ni este gobierno ni el resto del mundo deberían experimentar con los uruguayos, con los niños y adolescentes sin garantías apropiadas”. Desde el oficialista Frente Amplio, le respondió el legislador Enrique Rubio, quien planteó: “Se dijo que estábamos haciendo un experimento social como si estuviéramos tomando a los jóvenes uruguayos como conejillos de Indias, pero acá lo que hay es una política pública que puede tener éxito o no, eso lo evaluaremos después”. Lo que busca el gobierno, tal como expresó el presidente José Mujica, es borrar del mapa la presencia del mercado negro, del narcotráfico y, a la vez, trabajar para tomar intervención en la reparación de daños que puedan ocasionar la marihuana y otras drogas. El senador oficialista Luis Gallo negó que hubiera “improvisación” por parte del gobierno y recalcó que están “cumpliendo con la Constitución porque esta ley está hecha para cuidar la salud de la población y esperamos resultados” positivos.

En Uruguay está despenalizada la tenencia de marihuana para uso personal, pero de todos modos hay detenciones y “aprietes” contra los que cultivan, denunciados en algunos casos por los propios narcotraficantes (ver nota aparte), que ven en la legalización un riesgo porque tendrán una pérdida en la recaudación por la venta ilegal del cannabis. El senador colorado Pedro Bordaberry tomó la palabra por unos minutos para señalar que, “en realidad, quien dijo que (la nueva ley) es un experimento no fue la oposición, fue el señor presidente de la República”, en alusión a dichos de Mujica. El ex presidente Luis Alberto Lacalle expresó que “el término experimento no tiene matiz de interpretación” y cuestionó que se hiciera “en la gente, hijos y nietos” de Uruguay. El diputado Gallo, del Frente Amplio, insistió en que “no hay experimento” sino “una experiencia” que describió como “una estrategia que se quiere adoptar, una regulación parcial de solamente una droga en sus dos aspectos, consumo y producción, que tal vez sí sea más fácil de aplicar en un país chico”.

Mientras se realizaba el debate, que comenzó a las 10.30 y concluyó cerca de las 23, unos dos mil jóvenes que marcharon por el centro de la ciudad de Montevideo con la consigna “Cultivando la libertad Uruguay crece”, aguardaron la votación en el Senado y luego festejaron cuando se anunció la aprobación de la ley. Los activistas procannabis valoran la ley de regulación y la consideraron “un hito en una larga historia de lucha social y la ruptura del estigma hacia los usuarios”. Milagros Gallero, integrante de la Red de Usuarios de Drogas y Cultivadores de Cannabis del Uruguay (Rudccu), aseguró que la ley “supone la superación de la criminalización del consumidor y el cultivador”. Gallero agregó que el proyecto de ley implica “un avance en derechos y un cambio en la realidad del usuario”. En el mismo sentido se expresó Martín Collazo, portavoz de Regulación Responsable, una plataforma que aglutina a activistas, académicos, médicos, artistas y personalidades que respaldaron el proyecto legislativo.

“Creo que existe un derecho al consumo responsable, es decir, un consumo que no perjudique a terceros.” Collazo sostuvo que “esta responsabilidad implica un esfuerzo de información y educación para conocer los riesgos asociados al consumo de sustancias. Si esa información no está clara, el ciudadano no tiene autonomía para ejercer sus derechos”. El dirigente resaltó que la ley “tiene como objetivo reducir los daños asociados al consumo de drogas (en una triple estrategia que se aplica al alcohol, el tabaco y la marihuana), así como provocar un retraso en la edad de inicio del consumo de cannabis, por medio de la prohibición de su venta a menores de edad”.
Por E. Simón 
En Tucumán, Tierra del Fuego y Santa Fe siguen sin llegar a un acuerdo. Hay al menos 8 muertos. Cuatro en Resistencia, uno en Jujuy, uno en Concordia, uno en Tucumán y uno en Córdoba, donde se inició la protesta. El efecto dominó encontró tierra fértil en una economía devastada, con inflación, con déficit y pérdida de empleo en blanco. La mayoría de los saqueadores capturados por la policía tienen planes sociales. Como los planes no alcanzan esos argentinos intentaron compensar la falta con la sustracción de mercancía y mercadería en los supermercados y negocios barriales. Argentinos contra argentinos mientras arriba, donde gravita el poder, siguen proliferando los multimillonarios.

El conflicto policial y los saqueos se agravaron anoche dejando el trágico saldo de, al menos, ocho muertos desde que se inició el conflicto: cuatro en Chaco, uno en Tucumán y uno en Jujuy. El domingo había fallecido un joven en Concordia, Entre Ríos, luego de recibir una descarga eléctrica en medio de los saqueos a comercios. Y en Córdoba, donde comenzó la protesta la semana pasada, también hubo uno. Los progresistas del poder siguen repitiendo el discurso de que "todo está orquestado" y le llaman "delincuentes a los muertos de hambre que abundan en el país".

La tensión y el caos se apoderaron de Tucumán, donde los trabajadores de comercio custodiaban su lugar de trabajo con armas y se registraron por lo menos 15 saqueos que llegaron incluso a concesionarios de autos. La provincia fue una de las más afectadas por la situación. Mientras los gobiernos de Entre Ríos, Río Negro, Jujuy y Buenos Aires llegaron a un acuerdo con los efectivos policiales, al igual que antes lo habían hecho Córdoba La Rioja y Catamarca, los focos de tensión persisten además de en Tucumán, en Chaco, Santa Fe y Tierra del Fuego.