Viernes, 21 Febrero 2020
El tiempo - Tutiempo.net
Sábado, 06 Abril 2019 10:22

PASO 2019 en San Juan: Feliz Domingo para todos y todas

Por Ernesto Simón

Concluidas las PASO del domingo 31 de marzo, ha quedado trazado el tablero político vernáculo. Los candidatos festejaron lo mucho y lo poco obtenido: fue un Feliz Domingo para todos.

Silvio Soldán se sentiría halagado si alguien le avisara que tras la votación en San Juan, el nombre de su programa revivió viejas glorias de la TV criolla.

Todos festejaron a su manera. Algunos aludieron a unos pocos votos que sacaron y que les servirán para seguir en carrera. Otros celebraron el haber ganado la interna en su distrito, lo cual les abre la puerta para competir en las elecciones generales del 2 de junio. Los más modestos se conformaron con haber hecho una buena elección. Y hasta el Gobernador Uñac se mostró eufórico por haberse acercado a ese 60% histórico que el peronismo local viene cosechando desde hace más de una década.

Sin dudas, el domingo pasado fue un Feliz Domingo para todos y todas.

Todos son peronistas y nadie es Cambiemos

Una vez el General Perón, una de las figuras más nefastas que padeció Argentina, dijo: "Peronistas somos todos". La frase quedó grabada a fuego en el imaginario colectivo de un pueblo que entendió que la intolerancia y la prepotencia serían un ingrediente cotidiano en sus vidas, en tanto y en cuanto los presidentes que sucedieran al Pocho dirían sin remordimiento: "Vamos por todo".

Para entender qué todos somos peronistas, es necesario interpretar al peronismo. No es tarea fácil. Borges, que poseía una mirada histórica de la política argentina, fue la mente más lúcida que enfrentó al expresidente Juan Domingo Perón. Y también fue el más preciso a la hora de explicar el ADN de los argentinos.

El maestro definió al peronismo como "ridículo y oprobioso". Para Borges, la llegada de Perón al poder significó el triunfo de la Barbarie sobre Civilización, y también es el fin de un sueño de libertad y progreso con el que alguna vez soñaron los argentinos y argentinas, también les argentenes, para no quedar mal con mis amigas feminista.

El escritor más importante del país y uno de los mas notables del mundo, describió al peronismo como la sed y el hambre de poder, la prepotencia, el soborno, la corrupción y el mal gusto. Sagaz observador, advirtió que el peronismo no era un fenómeno pasajero y volátil para Argentina, era sin dudas un gen que, en adelante, quedaría inoculado en la idiosincrasia criolla para siempre.

Finalmente, y con el fenómeno genético ya incorporado (Maradona diría que "la tenemos adentro", otro gran hallazgo de la filosofía criolla), Borges declara que Argentina "no existe como país, es pura jactancia. Los argentinos son superficiales, frívolos y snobs. Políticamente, Argentina no cuenta. Económicamente, los militares la robaron, la arruinaron. Argentina es un país donde la gente ya no quiere ser pagada con su propia moneda". Acá una definición meridiana que admite todas las disquisiciones del mundo. Sin embargo, el concepto será lúcido, sólido y brillante siempre.

Hasta aquí la prueba de que, como dijo el Pocho Perón, "peronistas somos todos", los que adhieren al régimen fascista y los que padecemos los gobiernos totalitarios del PJ. Ahora bien, sería oportuno entender que nuestra genética está fallada. Si un hombre que se hacía llamar a sí mismo "el primer trabajador" y reunía a miles de personas empujadas a cantarle: "Perón, Perón, qué grande sos", es la figura rectora de los argentinos, peronistas, neutros y antiperonistas, estamos realmente fregados y lo grave es que no lo queremos aceptar.

Marcelo Orrego, quien otrora tuvo buena relación con el Ministro Rogelio Firgerio y con Cambiemos, fue taxativo: "Yo no soy Cambiemos", aseveró, dejando en claro que Cambiemos en San Juan se ha quedado escuálido y sin votos. El PRO es apenas una pantalla que no goza del consenso de nadie. El radicalismo sigue atravesando una crisis que parece interminable y que comenzó con el fracaso del Gobierno de la Alianza, en el año 2001. Dignidad Ciudadana se fue de ese frente hace rato y Cruzada Renovadora también. ¿Qué le queda a Cambiemos? Nada, apenas un sello de goma y un conjunto de militantes comandados por dos mercenarios que llegaron a la política para juntar plata y currar al Estado. 

Vamos a las PASO que se enfría la comida

Las PASO del 31 de marzo pasado dejaron en claro que todos pueden tener un motivo para festejar.

Frente Todos: Sergio Uñac celebró porque los números confirman que es casi seguro que repetirá un nuevo periodo como gobernador de San Juan. Si bien esperaban superar al 60% de los votos, llegó a un 55.74% que lo deja a un paso del triunfo en las elecciones generales del 2 de junio. Su alegría no terminó ahí, también ganó su candidato en Capital, Emilio Baistrocchi, que superó a Franco Aranda en la interna justicialista y quedó cerca de ser el nuevo intendente de la ciudad. Sin embargo, Uñac tuvo la sensación agridulce cuando supo que en Rawson su candidato, Pablo García Nieto había perdido al ser derrotado por Rubén García. Esta no fue una interna más, fue una batalla peliaguda que se desató entre Sergio Uñac y los hermanos Juan Carlos y José Luis Gioja. Esta vez no pudo ser. Aunque es muy notable que Gioja se está quedando sin poder en San Juan y hoy es apenas la sombra de lo que alguna vez fue, el triunfo en Rawson le da al clan corrompido y vetusto un poco más de oxígeno antes de encontrarse con el ocaso inevitable. 

Con Vos: Marcelo Orrego, el intendente de Santa Lucía, tuvo festejo doble. Por un lado, celebró el buen número que obtuvo como candidato a gobernador: 32.18%. Es la primera vez que asume una candidatura provincial y ha sido reconocido en todos los departamentos. Sabe que esta vez no va a ganar, que Uñac lo vencerá en las elecciones generales de junio. Incluso sabe que tanto él como su adversario subirán unos puntos y polarizarán la elección, dejando apostados en los márgenes al resto de los partidos. Si Orrego sabe esperar hasta 2023, es probable que estemos ante un hombre con verdaderas chances de ser gobernador. Pero para eso falta y deberá ser paciente. Orrego también festejó el triunfo de su hermano, Juan José Orrego, quien heredará la intendencia de Santa Lucía luego de haberse quedado con más del 53% de los votos del distrito. Por su parte, Fabián Martín ganó en Rivadavia con el 40%, otro de los grandes departamentos de San Juan, y salvo que suceda algo importante, sería nuevamente elegido intendente. No es seguro que así suceda, pero tiene grandes posibilidades de volver a ganar. El sabor amargo que quedó para el frente Con Vos fue la pésima elección que protagonizó en Capital el inefable Rodolfo Colombo, quien acaba de sumar su novena derrota consecutiva, convitiéndose en un record para la provincia. Nunca ganó una elección general ni le fue bien en unas PASO. Obtuvo el 22% y es probable que el 2 de junio sea duplicado por Emilio Baistrocchi. Colombo no ganó y es casi seguro que no ganará nunca. Abonado a la derrota, sería antinatural que resulte vencedor, y, esto sí que es tragicómico, hasta se sentiría un extraño si algún día ganara en las urnas.

San Juan Primero: Martín Turcumán fue el fundador, hace dos años, del partido provincial ADN, hoy principal aliado junto al Partido Socialista del espacio San Juan Primero. Turcumán obtuvo el 4.29% de los votos. Un resultado exiguo, si se tiene en cuenta la monumental inversión publicitaria que desplegó este sector. Sin dudas, el principal estratega de San Juan Primero es José Peluc, quien empujó al fracaso electoral a todo el espacio y, principalmente, a esa buena persona que es Martín Turcumán. Peluc quedará en los anales de la historia vernácula como el mariscal de la derrota. Quizá no supo elaborar una buena estrategia, o acaso no quiso o no pudo. En política suceden estas cosas. Es necesario aclarar que con estos números, el sector político liderado por Martín Turcumán y Conrado Suárez Jofré no llegaría a colocar ni siquiera un diputado proporcional. 

Otros: Resultados menores obtuvieron partidos como Dignidad Ciudadana (1.91%), Cruzada Renovadora (2.19%), Partido del Trabajo y del Pueblo (1.23%), Nueva Dirigencia (1.43%) y Nueva Izquierda (1.03%). Estos partidos no lograron grandes porcentajes, por lo cual es de esperar que, si no revierten el resultado en la contienda del 2 de junio, no llegarán a introducir en la Cámara de Diputados ni un solo legislador. Una pena, sería maravilloso tener una cámara multicolor, donde el abanico de las ideas prime por sobre la prepotencia de la mayoría automática.

Epílogo innecesario

Tras la extensa descripción de esta nota, la conclusión es evidente, sencilla y fatal, casi una tragedia criolla: Peronistas somos todos, algunos por adhesión, otros por padecimiento involuntario, y, la gran mayoría, por indiferencia. 

Así nos va.