Martes, 23 Julio 2019
El tiempo - Tutiempo.net
Lunes, 20 Mayo 2019 09:05

El cortista Rosenkrantz habría pasado información confidencial a Barrick Gold

Por Ernesto Simón

El Ministro de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, habría traficado información confidencial a Barrick Gold para favorecer a la multinacional en la causa que busca voltear la Ley de Glaciares.

Tras el planteo que la empresa contaminante Barrick Gold hizo ante la Justicia para refutar la constitucionalidad de la Ley 26.639 de Protección de Glaciares, el actual presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz, habría intervenido en la causa "Barrick Exploraciones Argentinas SA y Otro c/Estado Nacional sobre Acción declarativa de inconstitucionalidad" y ahora sus colegas cortistas lo acusan de traficar información confidencial en favor de la minera Barrick Gold.

Durante estos días, se habrían filtrado borradores de la Corte en torno a la causa que involucra a Barrick, y el material ya estaría en manos de la corporación transnacional que pretende eliminar cualquier obstáculo para proseguir con sus prácticas predatorias conocidas en todo el mundo.

Barrick Exploraciones Argentinas SA y Otro c/Estado Nacional sobre Acción declarativa de inconstitucionalidad

Además de Barrick Exploraciones Argentinas SA, también litiga Exploraciones Mineras Argentinas SA, ambas concesionarias del lado argentino para el emprendimiento binacional con Chile: Pascua Lama. El "Otro" de la carátula es la provincia de San Juan, que durante la gobernación de José Luis Gioja también pidió la inconstitucionalidad de la ley protectora. Por eso es un caso federal y la Corte Suprema declaró su competencia originaria en junio de 2011, como una acción declarativa de inconstitucionalidad.

Esta empresa es una subsidiaria argentina de la minera canadiense Barrick Gold y cuestiona la constitucionalidad de la Ley 26.639, conocida como Ley de Glaciares que impone restricciones a la explotación minera en defensa del medio ambiente.

El 12 de marzo de 2019, la causa estuvo en la vocalía de Rosenkrantz, quien en este caso no se excusó. Poco después, Barrick presentó una ampliación de fundamentos (cosa que no sería admisible en un recurso extraordinario o de queja). En ese escrito refuta los argumentos del voto mayoritario opuesto a su pretensión, que sólo conocían los ministros de la Corte Suprema y sus colaboradores más próximos.

Esa opinión está contenida en un proyecto de voto en el que coincidió el triunvirato interventor de la Corte. A raíz de ello, los cortistas Lorenzetti, Rosatti y Maqueda entienden que Rosenkrantz fue el infidente y citan el precedente de diciembre del año 2018.

Quien comunicó su apoyo a Rosenkrantz fue Guillermo Lipera, presidente del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, que reúne a los mayores estudios que atienden a las grandes empresas multinacionales. En un denominado Seminario Antimafia, el presidente de la Corte Suprema argumentó sobre el rol del juez en términos tan inobjetables como ajenos a su práctica. 

Historia de una ley castigada

La Ley 26.639 de Protección de Glaciares fue sancionada durante el año 2010. Desde entonces ha sido cuestionada y apelada con el objeto de hacerla caer. Las compañías mineras trasnacionales presionan al Gobierno nacional para que la ley no sea un obstáculo en el negocio de la extracción predatoria que las empresas extranjeras realizan para arrebatar las riquezas de la Cordillera de los Andes.

La política de devastación de las riquezas del Estado que lleva adelante el Presidente Macri incluye, entre sus planes, modificar la Ley 26.639 para contaminar tranquilos. El Gobierno de Cambiemos buscó el consenso con los gobernadores de áreas mineras para modificar y reformular la llamada Ley de Glaciares. De este modo piensan dar impulso a la minería sin medir las consecuencias futuras en cuanto a reservas de agua dulce para los argentinos y argentinas.

La idea es tener una especie de pacto federal minero y desde ahí llevar adelante una mesa de debate como los que ya se impulsan en el agro, donde sean los titulares del recurso natural, es decir las provincias, los responsables de la policía minera y la fiscalización del control de la actividad extractiva. Esto significa pensar en un decreto reglamentario o por el contrario ir hacia una nueva ley.

En el caso de San Juan, hay seis proyectos que se verían beneficiados de manera directa con esta modificación. Se trata de cinco yacimientos Josémaría, Filo del Sol, Altar, Los Azules y El Pachón, además de la monumental mina de oro llamada Lama. 

Glaciares, esa gran reserva de agua dulce

Es preciso recordar que según un informe presentado en Casa de Gobierno y avalado por los funcionarios de Mauricio Macri, en Argentina hay 16.968 cuerpos de hielo (16.078 sobre la Cordillera de los Andes y 890 en las Islas del Atlántico Sur) que ocupan una superficie de 8.484 km2, un tamaño equivalente a 41 veces la ciudad de Buenos Aires. Se trata de una gran reserva de agua dulce que la minería contaminante intentará avasallar sin piedad.

Argentina es el segundo país de América Latina con más glaciares y está entre los 15 países con mayor superficie de hielo en el mundo.

En caso de que los glaciares sean contaminados o destruidos por las mineras trasnacionales, esa reserva quedará inutilizada y así se diezmará el agua dulce para el consumo humano.