Lunes, 23 Septiembre 2019
El tiempo - Tutiempo.net
Miércoles, 07 Agosto 2019 10:37

Renunció Medina Palá: estuvo 25 años en la Corte de Justicia de San Juan

Por Ernesto Simón

Sólo espera que Anses comience a pagarle como jubilado. Es el último integrante de una Corte de Justicia que se caracterizó por ser gris, acomodaticia y complaciente.

Medina Palá había anticipado el año pasado que iba a renunciar. Tras la partida de dos colegas de la Corte, postergó su salida para no resentir el funcionamiento del máximo organismo judicial de la provincia. Ahora sólo espera que Anses le empiece a liquidar su magra jubilación para poder dar un paso al costado.

Ángel Humberto Medina Palá tiene 79 años y asumió en la Corte de Justicia en 1994. La historia de una Corte que permaneció en el poder durante más de 20 años, dejando a San Juan al borde de la desidia judicial y el abandono imperdonable es ya conocida por todas y todos, por todes.

Los que renunciaron a una Corte de Justicia anacrónica y complaciente

La antigua conformación de la Corte de Justicia de San Juan estaba integrada por cinco ministros que comandaron el máximo tribunal por poco más de 20 años.

La renovación comenzó en 2016, cuando Carlos Balaguer, que había asumido en 1994, dejó su cargo el último día de octubre al ser beneficiado con la jubilación.

En diciembre de 2017, el que se jubiló fue Juan Carlos Caballero Vidal, que había llegado al cargo en 1995, durante el nefasto Gobierno de Jorge Escobar. El cortista se vio obligado a renunciar tras un pedido de juicio político en su contra por la investigación de su presunta vinculación en delitos de lesa humanidad durante la dictadura militar. Un bochorno imperdonable para este ser despreciable.

En 2018 se produjo la renuncia del gaucho Adolfo Caballero, que había asumido en 1995. Y más tarde, en enero de 2019, se jubiló Abel Soria Vega, que había llegado a ministro de la Corte en 1996.

Vacantes
El Consejo de la Magistratura había llamado a concurso para cubrir seis cargos vacantes en los fueros Penal, Civil, Laboral y de Paz. Los interesados tiene tiempo hasta el viernes de inscribirse.

Ascensos
La Jueza Silvina Rosso de Balanza ascendió a camarista penal mientras que el fiscal Daniel Galvani también subió a fiscal de Cámara. Sus puestos de primera instancia deberán ser cubiertos.

San Juan: más de 20 años sin una Justicia verdadera

El artista Pablo Henríquez inmortalizó a la Corte de Justicia de San Juan con un cuadro para la polémica.

Epílogo a foja cero

Escribir sobre una Corte de Justicia que se desdibujó lenta y agónicamente, es casi como escribir una historia de zombies que, al final de la trama, tendrán su fabulosa jubilación y una vida apacible. Parece ficción pero no lo es. Una vez más, la realidad supera a la ficción en el pago criollo. Borges definiría este relato con una síntesis conmovedora: "Pero, che".

La histórica Corte de Justicia que padece San Juan desde hace décadas estuvo compuesta por Adolfo Caballero, Juan Carlos Caballero Vidal, Carlos Balaguer, Humberto Medina Palá y Abel Soria Vega.

Decir que la obsecuencia con el poder de turno fue la principal característica de esta Corte, es caer en un eufemismo imperdonable.

Apuntar que casi todos engancharon a familiares y amigos en el Poder Judicial sin que rindan concurso y con el aditamento de generosos y casi obscenos emolumentos, es explicar la tragedia de un Estado bobo y una Casta Judicial rastrera y ducha.

Entender el entramado de mutuos favores entre los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, es meterse de lleno con la obra de Shakespeare, cuyo poder de síntesis es un imposible que sería vano intentar acotar en un artículo rudimentario como este.

Mientras la Corte no recupere su rumbo y se dedique a impartir Justicia, agilizar el sistema, informatizar las causas, transparentar la selección de jueces y promover el ingreso del personal al Poder Judicial mediante concurso y no por portación de apellido, estamos verdaderamente fregados.

Sin una democracia diáfana, donde la división de poderes esté bien delimitada, estamos en problemas. 

Así nos va.