Lunes, 17 Febrero 2020
El tiempo - Tutiempo.net
Lunes, 21 Octubre 2019 01:01

Un caso bochornoso: solicitaron desafuero del Juez Pablo Flores

Por Ernesto Simón

El magistrado es tristemente célebre por haber salvado al exgobernador Gioja en la causa por sobreprecios en el contrato con la aseguradora IAPSER. Lo sobreseyó y archivó todo.

La presentación pidiendo el desafuero del nefasto Juez Pablo Flores estuvo a cargo interinamente del Primer Juzgado Correccional, quien también se excusó para seguir siendo Secretario del Jurado de Enjuiciamiento.

El abogado Juan Ortega del Río, juez interino del Primer Juzgado Correccional, solicitó este lunes 21 de octubre al Jurado de Enjuiciamiento el pedido de desafuero en contra del magistrado del Segundo Juzgado de Instrucción, Pablo Flores, disponiendo la remoción del obstáculo constitucional para poder indagarlo en la causa número 86.182/19, contra Gustavo Adolfo Padilla, por el delito de Abuso de Autoridad en perjuicio de la Administración Pública, la cual se tramita en el Primer Juzgado Correccional.

"Existen indicios claros, categóricos y evidentes, que indican que entre el Comisario Gustavo Padilla y el Juez Pablo Flores, existiría algún tipo de relación o nexo directo o indirecto que entiendo merece ser profundizado y motivo de la presente investigación en el caso, sin perjuicio del profundo, razonado y responsable análisis que advierto en el dictamen formulado por la Señora Agente Fiscal del caso, aspectos a los que adhiero en la presente petición. En consecuencia la conducta del Magistrado Flores, debe ser investigada y juzgada en el presente proceso a fin de despejar cualquier indicio de ilicitud, garantizándole ampliamente el derecho de comparecer, y ejercer su derecho de defensa con la mayor amplitud posible, ante la situación de razonable y fundada sospecha de comisión del ilícito contenido en el Artículo 248 del Código Penal (Abuso de Autoridad y Violación de los Deberes de Funcionario Público), luego del análisis objetivo de la prueba mencionada", explicó la Justicia vernácula.

Además, el doctor Ortega del Río se excusó ante el Jurado de Enjuiciamiento de seguir cumpliendo las funciones de Secretario, tal como se había decidido el 28 de diciembre de 2018, debido a que instruyó la causa en la que solicitó el desafuero del Juez Flores.

Por su parte, el Presidente del Jurado de Enjuiciamiento, el cortista Guillermo De Sanctis, convocó a los integrantes del Jurado para designar a un nuevo Secretario y continuar con el tratamiento al pedido del abogado Ortega del Río.

Algunos casos donde el Juez Flores demostró su penoso desempeño

Pablo Flores, el magistrado que debería meter preso a José Luis Gioja, es el mismo que deja prescribir las causas de abusadores sexuales. Este sujeto que por desgracia es juez en la provincia de San Juan, tiene en sus manos la causa por sobreprecios de la aseguradora que Gioja contrató cuando era gobernador. Es también quien dejó prescribir hace años otra denuncia por abuso sexual que pesaba contra el ginecólogo Carlos Martínez, ahora acusado nuevamente por más acosos. (Ver nota completa).

En la denuncia contra Gioja, se habla de una cifra de 3.500 millones de pesos de sobreprecios. Sin embargo Pablo Flores nunca citó al exgobernador y tiene el expediente planchadito, como la bandera de Luca Prodan.

Pablo Flores es el titular del Juzgado de Instrucción N° 2. En su despacho tuvo una causa por abuso sexual que se le venció. Él ni siquiera sabía que se le había escapado la tortuga. Su obsolencia es dañina porque al precio de su ineptitud lo paga la sociedad.

Tras conocerse el caso del ginecólogo denunciado, se desató un escándalo. Al magistrado Pablo Flores se le venció un expediente contra el mismo abusador y dejó desamparada a una presunta víctima hace años. Es un caso paradigmático de desidia judicial y de abandono al ciudadano común por parte de la Justicia local.

El ginecólogo denunciado por múltiples abusos sexuales en Jáchal ya tenía un procesamiento en su contra por un hecho similar que sucedió hace años. Una mujer lo había denunciado en 2006 por presuntos manoseos cuando éste la atendió en el hospital de Sarmiento.

Según la Corte de Justicia, el ginecólogo Martínez fue procesado por abuso sexual simple en el 2013. La resolución fue apelada y en 2014, la Cámara Penal no lo admitió y regresó la causa al Segundo Juzgado de Flores. Desde entonces se encajonó y, lo que era obvio, prescribió. El juez había dicho que el expediente estaba en la Sala I de la Cámara Penal pero luego se descubrió que en realidad la causa había vuelto de segunda instancia y se encontraba en su juzgado.

Otro caso lamentable

El Juez Pablo Flores debía investigar la contratación directa de la ART IAPSER por parte del Gobierno de Gioja, pero decidió archivar la causa. (Ver nota completa).

Sobreprecios de 3.500 millones de pesos quedaron en la nada a casi 2 años de la denuncia. El magistrado, titular del Juzgado de Instrucción N° 2, demoró 24 meses para determinar que no se cometió delito. Sin embargo se probó que hubo contratación directa del seguro para los empleados del Estado.

El caso llegó a medios nacionales gracias a la nota de El País Diario, que dio la primicia del episodio y fue tomado como fuente por medios de la talla de TN, Infobae, A24 y casi todos los diarios de las provincias argentinas.

En lo periodístico, el primer medio que dio la primicia fue El País Diario y la denuncia fue realizada por los abogados Diego Seguí y Marcelo Arancibia. En la presentación judicial se investigaba la contratación directa del Instituto Autárquico Provincial del Seguro de Entre Ríos para que asegure a los empleados estatales de San Juan, más a personal de la Policía y a personal docente.

Se acusó a Gioja de haber pagado sobreprecios por un total de 3.500.000.000 de pesos en 10 años. Ahora la causa fue archivada por el inefable Juez Pablo Flores. Lo hizo el último día hábil antes del inicio de la feria judicial. Regalito de fin de año para el exgobernador Gioja. El 2018 será inolvidable para quien fue el gobernador más sospechado de corrupción en la historia de San Juan.