Miércoles, 26 Febrero 2020
El tiempo - Tutiempo.net
Sábado, 18 Enero 2020 09:35

Carlos Chacho Álvarez será el embajador argentino en Perú

Por Ernesto Simón

El pliego del exvicepresidente de De la Rúa debe lograr el visto bueno de Lima y la aprobación del Senado. Desde que renunció, ha recibido premios por traicionar al país.

El exvicepresidente y exdiputado Carlos Chacho Álvarez será el embajador argentino en Perú, según tiene decidido el Gobierno de Alberto Fernández, aunque el pliego debe lograr todavía el visto bueno de Lima y la aprobación del Senado.

Fuentes diplomáticas revelaron que la decisión está tomada a tal punto que ya se hizo la consulta a Lima con el pedido del placet al Ejecutivo de Martín Vizcarra.

La presencia en la embajada de Álvarez, de 71 años, supondría el regreso a una función diplomática, después de haber sido presidente de la Comisión de Representantes Permanentes del Mercosur, con sede en Montevideo, y secretario general de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

El Presidente Alberto Fernández ya lleva designados varios embajadores de los llamados políticos, no de carrera, entre ellos Carlos Tomada en México, Rafael Bielsa en Chile, Jorge Argüello en Estados Unidos y Sergio Urribarri en Israel.

Álvarez abandonó el justicialismo en desacuerdo con la gestión del entonces Presidente Carlos Menem y se convirtió en referente del llamado Grupo de los 8, entre otros junto a Franco Caviglia, Germán Abdala y Juan Pablo Cafiero. Varios años después compartió fórmula en la llamada Alianza con Fernando De la Rúa, binomio que ganó las elecciones de 1999.

Renunció al año siguiente como gesto de rechazo a las denuncias de pago de sobornos en el Senado para lograr la aprobación de la denominada Ley de Reforma Laboral. En lugar de quedarse a combatir la corrupción eligió el marketing político en su ambición inocultable por llegar a la presidencia, puesto que nunca alcanzó.

Fue un traidor a la democracia porque el pueblo lo votó como vicepresidente pero él renunció al poco tiempo, sin importarle el mandato popular. Así se convirtió en un nefasto de la política criolla.

Durante el Gobierno del multimillonario Néstor Kirchner ocupó funciones diplomáticas. Como buen flojo de ética que mostró ser, desde aquel episodio de su renuncia ha sido premiado con cargos de jerarquía.

Así nos va.