Miércoles, 19 Febrero 2020
El tiempo - Tutiempo.net
Miércoles, 06 Agosto 2014 12:03

Rawson: en un barrio privado propietarios cercaron el perímetro y plantaron estacas con puntas como las que se usan para cazar alimañas en el campo

Por
Por E. Simón 
¿Hasta donde llega la psicosis de la inseguridad? ¿Es San Juan tierra propensa a formar guetos? ¿Existen ciudadanos privilegiados que pueden poner trampas mortales para que otros ciudadanos que serían de segunda se ensarten al intentar pasar? ¿Estamos frente a un resurgimiento declasismo y racismo en un país donde el Gobierno proclama la "inclusión"? ¿Qué hará el intendente Gioja frente a esta aberración? Esto sucedió en el barrio privado del Foro de Abogados.

El Foro de Abogados construye un barrio en el departamento Rawson. Está situado en las inmediaciones de lo que se conoce como Colonia Rodas, precisamente en el cruce de las calles Nacional y General Acha, atrás del Estadio Único. En esa zona, desde hace tiempo, se está empezando a desarrollar el negocio inmobiliario de casas quintas. Los propietarios del barrio en construcción decidieron hacer un cerco de alambre de casi 2 metros de altura. Pero no conformes con ello, trazaron un segundo cerco por fuera del alambrado con estacas de maderas con puntas, muy parecidas a las que se ponen en el campo como trampas para ensartar alimañas y animales silvestres.

Teniendo en cuenta que en esta zona hay muchas casas quintas y en las adyascencias hay dos barrios (Los Lagares y Las Garzas) de ciudadanos erradicados de villas, el cerco de estacas con punta se convierte en una amenaza a la integridad de cualquier ser humano que pueda transitar la zona; sea este niño, adulto o anciano. Ante esta situaciòn, un vecino denunció esta sitacuión en la Municipalidad de Rawson, más precisamente en el área de la Policía Vecinal. Recibieron la denuncia la señora María Tejada, quien derivó al contribuyente al despacho de Elio Luna, Jefe del área Policia Comunal.

Desde la ofcina de la Plicía Comunal informaron al denunciante que han emplazado varias veces a los propietarios del barrio privado a sacar las estacas que funcionan casi como trampas para animales, pero por ahora no han acatado el pedido. ¿Será que falta decisión del intentende Juan Carlos Gioja? Nadie ofrece una respuesta concreta, mientras tanto, niños juegan en las inmediaciones convirtìendose en potenciales víctimas de una emboscada que la estupides humana les ha tendido inadmisible intolerancia.