Imprimir esta página
Sábado, 24 Agosto 2013 20:39

El PRO giojista

Por
Por Guillermo Alamino 
No es sorprendente el ascenso de Eduardo Cáceres en las últimas elecciones y tampoco el de Massa en la Provincia de Buenos Aires. Ambos son el resultado de un sistema que construye a sus propios enemigos para mantener los intereses del poder transnacional.


Así podemos escuchar críticas vacías y posiciones light de ambos candidatos, que no tienen en cuenta el saqueo de los recursos naturales, la corrupción que atraviesa a los poderes públicos y la creciente degradación institucional de la república.

La apariciónde Cáceres supuso casi un fenómeno en la política sanjuanina: un candidato que logra un segundo puesto sin propuestas, ni trayectoria, prácticamente sin discurso y en medio de acusaciones que lo vinculan con el gobierno provincial. En este sentido, el candidato del PRO fue acusado de ser un ñoqui de la legislatura provincial y, a esto se suman los recientes elogios hacia José Luis Gioja en el programa de Mariano Grondona y La Nación, en el cual afirmó que “tuvo una gran gestión y sigue teniendo el apoyo de los sanjuaninos”. Incluso había expresado en un medio sanjuanino que no está en el oficialismo porque no le dieron espacio. Un verdadero contrincante que cualquier gobierno desearía tener.

Sin embargo, el domingo 11 de agosto el electorado ratificó su voluntad de cambio y, en consecuencia, los votos obtenidos por Compromiso Federal son el resultado de una sociedad que no quiere continuar con las políticas de la gestión actual. De este modo, las declaraciones de Cáceres en La Nación supone un baldazo de agua fría a sus votantes, ya que no existe una propuesta seria con un modelo alternativo nacional sino que, contrariamente, pretende profundizar el modelo neocolonial establecido por el gobierno nacional. Para aquellos que todavía tienen duda sobre esto, el mismo Cáceres manifestó que “Dios le dio soja a algunas provincias y a nosotros nos dio las montañas”. Un claro mensaje hacia la Barrick y Monsanto ambas empresas con acciones de Rockefeller, un fiel amigo empresarial de CFK que recientemente obtuvo la concesión del yacimiento Vaca Muerta junto a YPF. Se trata de un nuevo bipartidismo entre el oficialismo y un pseudo oficialismo representado por el PRO, que pretende consolidar las raíces del poder real.

La provincia de San Juan necesita urgente un modelo alternativo, que de respuesta a las principales demandas ciudadanas como salud, educación, trabajo y seguridad convocando a distintos sectores sociales como ONG, universidades y otras instituciones. Construir otro San Juan es posible, sólo hace falta involucrarse en las problemáticas sociales y ejercer un voto responsable antes de ingresarlo a la urna.