Jueves, 19 Septiembre 2019
El tiempo - Tutiempo.net
Domingo, 19 Agosto 2018 08:18

Lo de Bonadio está bárbaro, la duda es si los kirchneristas devolverán lo robado

Por Ernesto Simón

Nadie se arrepiente siendo inocente. Más allá de los cuadernos, hoy los bandidos hacen cola para contar como se robaron la plata de los argentinos. ¿Alguien devolverá?

En principio, y para no generar ilusiones entre el paisanaje, diré que lamentablemente nadie devolverá la plata que robó. Argentina es un país de desconsiderados por el prójimo. Fundados sobre una geografía extensa e incomunicada, la patria es de todos y de nadie a la vez. Por eso, cada uno que asume el poder real quiere llevarse una porción de la patria a su casa.

Los kirchneristas terminaron siendo una hipérbole desgraciada de esta metáfora: concretaron un verdadero saqueo al Estado y se robaron el equivalente a un PBI y medio. Para traducirlo sin eufemismos: en 12 años de gobierno, los ladrones del peronismo se robaron lo que el país completo produce en 1 año y medio. Es lamentable, es exagerado, y es, básicamente, una muestra de codicia enfermiza y feroz, criminal por cierto. 

La investigación que llevan adelante el Juez Claudio Bonadio y el Fiscal Carlos Stornelli es digna de elogio. Diré, aún a riesgo de ser criticado con dureza, que es uno de los pocos actos patrióticos de los últimos tiempos.

No es exagerado calcular que si todos los peronistas que robaron durante la última década devolvieran la plata extraída ilegalmente al Estado, quizá no hubiésemos tenido que caer a pedirle al FMI.

Como si se tratase de un acto de inocencia absurda y decadente, estamos obligados a pensar que sí, que la Runfla de Cacos que saqueó al país se conmoverá ante el recrudecimiento de la pobreza y retornará a las arcas del Banco Central cada peso robado.

Los argentinos y argentinas, empujados a practicar un candor suicida, deberemos creer entonces que los delincuentes que nos gobernaron, atemorizados por el implacable proceso que lleva adelante el Juez Bonadio, regresarán con los bolsos llenos de dólares, venderán las propiedades compradas con plata robada, y llegarán a los tribunales de Comodoro Py para concretar el verdadero arrepentimiento que sería, ni más ni menos que devolver el cash.

El pago criollo padeció el peor de los inviernos. Pasamos 12 años sometidos por un régimen comandado por el Furia Néstor y Cristina La Muchacha Progre, dos fenómenos delictivos sin precedentes en la historia argentina. Ni Carlos Eduardo Robledo Puch, El Ángel, tuvo un instinto tan criminal como estos dos atolondrados poseídos por la codicia que, bajo el amparo de la banda presidencial, saquearon al Estado con una fruición glotona y voraz.

Es necesario, por si queda alguna duda, aclarar que este asalto al país no hubiese sido posible sin la complicidad de los militantes y ciudadanos inofensivos que votaron sin reparo a la Banda de Ladrones. Quienes adhirieron al kirchnerismo durante la década robada son cómplices cívicos de este tramo negro de la historia argentina.

¿Se preguntaron cuántas muertes se podrían haber evitado si los kirchneristas no hubiesen robado tanta plata? Yo sí.

Por lo pronto habrá que seguir de cerca este proceso de investigación que lleva adelante la Justicia argentina. Nuestro deber ciudadano es controlar que no se detenga, que no se corrompa y que los jueces lleguen hasta ese fondo oscuro y putrefacto adonde los peronistas enterraron la verdad desde hace décadas. 

Así nos va.