Domingo, 26 Enero 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Política

Pasaron a cuarto intermedio las negociaciones entre los representantes de los bancos argentinos y los fondos buitre en Nueva York apuntando a comprar el 100% de la deuda. Los bancos pondrían en en total unos u$s 1.400 millones (ayer la cifra era de u$s 1600 millones) pero la novedad es que hoy algunas empresas se sumaron a la transacción.

El acuerdo apuntaría pagar ahora u$s 250 millones y el resto en cuotas, siempre con títulos argentinos en dólares. Los buitres se mostraron, en principio, conformes con la presentación, aunque pidieron que el pago no sea en cuotas y pese a versiones circulantes, siguen adelante las negociaciones para cerrar los detalles.

La propuesta, que fue iniciativa de ADEBA, la encabezó este miércoles Sebastián Palla del Banco Macro ante representantes de los buitres quien, luego de las extensas deliberaciones durante la jornada, se habría tomado un vuelo de regreso al país mientras que en Nueva York quedaron otros banqueros.

Las conversaciones arrancaron al mediodía y seguían hasta las 20 de Nueva York. La propuesta presentada entonces es de u$s 1.400 millones que pondrán principalmente bancos y algunas empresas y la oferta final propone pagar ahora u$s 250 millones y el resto en cuotas. A cambio se pidió que se reponga el stay hasta diciembre de 2015. De rubricarse, lo que los buitres aceptaron en líneas generales, Argentina estaría poco tiempo en default y evitaría consecuencias mayores. Al hacerse cargo los privados de la deuda el país no corre riesgo de que se gatille la cláusula Rufo, la ya célebre norma que impide al Gobierno hasta el próximo 31 de diciembre efectuar una mejor oferta o pago que lo ya realizado en los canjes de 2005 y 2010.

La propuesta la había presentado al Gobierno el titular del Macro y ADEBA, Jorge Brito, en Casa Rosada y recién se reactivó la semana pasada cuando hubo una reunión entre banqueros e importantes empresarios. De hecho, este miércoles la propuesta que llegó a los buitres llevaba el fuerte respaldo de un grupo de empresas de altísimo nivel, según pudo confirmar este medio.

"Ayer se terminó de ultimar. La condición de los empresarios era que ADEBA armara la propuesta y que la presentarán con el firme respaldo nuestro", dijo un importante empresario. "Hoy hubo muchos contactos entre las empresas que vamos a participar y los representantes de los bancos que fueron a presentar la propuesta y nosotros hicimos saber que dábamos firme respaldo a esa gestión", reafirmó.

Además de Palla participaron al menos tres bancos privados de la reunión y tres empresas importantísimas. Tras el cuarto intermedio, mañana seguirán las reuniones en Nueva York y en Buenos Aires para avanzar con el acuerdo.

Hoy, en conferencia de prensa, el ministro de Economía, Axel Kicillof aseguró "no extraña que pueda ocurrir solución entre privados" ante la pregunta sobre las negociaciones entre los bancos y los houldouts. En ese sentido, explicó que ante la cesación de pagos "puede causar perjuicios entre privados" y por lo tanto "hay muchos terceros que pueden tener interés en resolver esto". En todo momento evitó decir que tenía información o que participó de ese tipo de negociación porque eso activaría automáticamente la cláusula Rufo.
En la foto, el gobernador Gioja
junto a Julio Grondona. Se entendían
muy bien y el proceder de ambos
se asemeja bastante.
El presidente de la AFA falleció a los 82 años por una insuficiencia cardíaca. Había sido internado en la mañana.Estuvo a cargo del organismo durante 35 años. Negoció con todos los gobiernos de turno, incluodo el gobierno militar. El 6 de abril de 1970 asumió en la AFA. "A mí me eligieron los clubes, no el almirante Lacoste", se defendía de quienes lo acusaban de ser un instrumento del gobierno militar que por entonces encabezaba Jorge Rafael Videla.

Julio Humberto Grondona, presidente de la Asociación del Fútbol Argentino durante los últimos 35 años, murió este mediodía a los 82 años, por una afección cardíaca que le produjo un aneurisma en la aorta. El velatorio será a partir de hoy, en la Capilla Ardiente del Predio de Ezeiza. Grondona llegó al sanatorio Mitre por la mañana "por precaución", pero su salud se fue debilitando con el paso de las horas. Falleció a las 12.50, antes de ingresar al quirófano para ser sometido a una operación.

Grondona junto al dictador
asesino, Jorge Rafael Videla
y la empresaria del Grupo Clarín,
Ernestina Herrera de Noble.
La obligación recayó sobre el mayor de los seis hermanos Grondona. Con 20 años, y por el grave estado de salud de su padre, afectado por una hemiplejia con parálisis, Julio Humberto debió abandonar la carrera de ingeniería para hacerse cargo del emprendimiento familiar: la ferretería Lombardi-Grondona, negocio que nunca abandonó. Pero fue seis años después, en 1957, que acuñó un cargo que desempeñó, en diversas instituciones, hasta el último día de su vida: presidente. Fue ese año que fundó Arsenal y comenzó su carrera en la política del fútbol. Dejó el mando del club Arsenal para asumir la presidencia de Independiente, en 1976, último trampolín antes de desembarcar el 6 de abril de 1970 en la AFA. "A mí me eligieron los clubes, no el almirante (Alberto) Lacoste", se defendió de quienes lo acusaban de ser un instrumento del gobierno militar, por entonces encabezado por Jorge Rafael Videla.

Joven y vigoroso, Grondona tranzó
con Videla mientras en el país
desaparecían hermanos.
Creador de la filosofía "todo pasa", su mandato al frente del máximo organismo del fútbol argentino estuvo marcado por un fuerte personalismo, y un apoyo incondicional de todos y cada uno de los clubes. Durante los casi 35 años de mandato, sólo sufrió un foco de oposición concreto: en 1995, el fallecido árbitro Teodoro Nitti presentó una candidatura que sólo cosechó un voto. En 2011, en una situación poco clara, Daniel Vila se autoproclamó presidente de la AFA por "los votosde los clubes no afiliados", pero todo quedó en una risueña anécdota.

A los pocos meses de asumir en el cargo, y para evitar cualquier tipo de suspicacias, Grondona tomó la política de no ir a la cancha a ver los partidos del campeonato doméstico. Don Julio debía esforzar su memoria para recordar el último encuentro al que asistió: "Fue un Independiente-Tigre de 1980, el día que debutó (Néstor) Clausen. Era presidente de Independiente con licencia". Pero como prefería alejarse del fútbol local, era un fiel seguidor de la selección argentina. Incluso, estuvo presente en todos los encuentros del último Mundial Brasil 2014, protagonizando su última pelea con Diego Maradona -con quien supo tener una relación de muchas idas y vueltas-, al acusarlo de "mufa".

Vivió por y para el fútbol, llegando a dedicar todo su tiempo a la pelota. Eso le hizo ganar un lugar en las altas esferas de la FIFA. En 1988, y con una larga experiencia en la AFA, asumió una de las vicepresidencias del máximo organismo del fútbol Mundial y el control de la Comisión de Finanzas, lo que le brindó la confianza de Joao Havelange y, luego, de Joseph Blatter.

Dicen los que lo conocen que su única salida del fútbol era la familia. En la ferretería de su padre, se enamoró de la empleada Nélida Pariani, con quien finalmente se casó y tuvo tres hijos: Liliana, Julio y Humberto. Aseguran que la quería a ella incluso más que a sus descendientes y que su pérdida, a mediados de 2012, lo llevó a una depresión de la que nunca pudo salir y que lo llevó a varios problemas de salud. "Desde que se fue mamá, estamos mucho más unidos. Nos acompañamos como nunca", contó hace pocos días Humbertito.

"Me van a tener que sacar de la AFA con los pies para adelante". La frase de Grondona hoy toma mucha más fuerza. Su débil estado de salud no resistió una recaída y falleció a los 82 años, cuando sólo le quedaban poco más de un año de gestión. Él ya comenzaba a pensar en su retiro, pero el destino lo despidió con la investidura que más lo acompañó: la de presidente.
Son los emitidos bajo ley argentina. Hasta ahora había bloqueado esos desembolsos. El Juez Thomas Griesa le dio luz verde al Citibank para que pague los vencimientos de los bonos argentinos denominados en pesos y en dólares, pero sólo por esta única vez.

En la orden que impartio hace unos minutos, Griesa dice que en documentos presentados ante su corte, el Citibank explicó que le era muy difícil distinguir entre los bonos argentino denominados en dólares y los bonos utilizados para pagarle a Repsol ya que todos tiene el mismo código (International Securities Identification Number "ISIN").

"La corte no quiere perjudica el pago de Repsol". dice la orden. "Por esta única razón Citibank puede pagar los intereses de los bonos de Repsol y también los bonos reestructurados denominados en peso y en dólares".

Este permiso, vence sin embargo despues del 30 de Julio. El Juez Griesa le pide al Citibank que encuentre un mecanismo para distinguir entre los diferentes bonos.
Según informó diario Perfil de este domingo, la distancia entre los tres primeros se acorta. El oficialismo pierde en todo escenario. Atrás vienen resagados el radical Julio Cobos; el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota; y el líder del Partido Obrero, Jorge Altamira.

Si las elecciones a presidente fueran hoy, el diputado del Frente Renovador, Sergio Massa, ganaría la primera vuelta, aunque tendría que enfrentar un ballottage. Así lo indica una encuesta exclusiva de González/Valladares/MGMR para diario Perfil. La sorpresa principal del relevamiento aparece en el segundo puesto. Aunque el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, se mantiene como escolta, en un empate técnico asoma el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri.

Según la consultora González/Valladares/MGMR, si hoy fuesen las elecciones, el electorado votaría así:
- Sergio Mantequita Massa mide un 28,6%
- Daniel Paz and Love Scioli da un 23,9%
- Mauricio El Nene Bien Macri tiene 23,4%
- Julio Lealtad Cobos rezagado con 17,3%

El dato más relevante de la encuesta es el crecimiento de Macri. Mientras que Scioli ostenta un 23,9% de intención de voto, el jefe de Gobierno llega a un 23,4%. Su alza en los sondeos no sólo tiene que ver con su gestión en la Ciudad y con la propaganda macrista, sino también con una ayuda del Gobierno nacional, que lo pone como el rival a vencer y lo hace participar de actos con la presidenta Cristina Kirchner.

La tabla de candidatos que se toma en cuenta para esta nota es la de los ganadores de una eventual primaria abierta (PASO), por eso no aparecen otros candidatos kirchneristas ni de la oposición, ya que Scioli ganaría lacompulsa oficialista y Cobos la de Unen.

Un dato: el sondeo demuestra que dentro de la interna oficialista, el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, tiene aptitudes casi similares a Scioli para ganarla. Randazzo viene en franco crecimiento utilizando como plataforma electoral su gestión para modificar el
sistema ferroviario, con el respaldo de la presidenta Cristina Kirchner. En su entorno se ilusionan con que la jefa de Estado baje a los otros precandidatos y lo deje competir solo con Scioli, en una muestra de apoyo, para cautivar a los fieles seguidores del Frente para la Victoria, ya que cree que da la imagen de ser del riñón K a diferencia del gobernador.

En marzo de este año, Macri apenas llegaba al 16,5%. En los meses siguientes, su imagen fue subiendo, hasta llegar a un empate técnico con Scioli. El gobernador ahora tiene una doble preocupación: ganar la interna K y dejar atrás al jefe de Gobierno porteño.

Tanto Massa como Scioli han demostrado en los últimos meses una leve caída en su intención de voto. El diputado del Frente Renovador había arrancado con todo con su campaña en contra del Código Penal, que cosechó mucho apoyo de la sociedad, a tal punto que logró que el debate dentro del oficialismo se paralizara. Pero luego se estancó. El deslizamiento no fue brusco, pero perdió un par de puntos necesarios en una competencia muy reñida. Ahora, Massa está enfrascado en un debate sobre quién será su candidato a gobernador, mientras habla sobre cómo solucionar los problemas de la Argentina, como la inflación y la pelea con los Fondos Buitre.

La estrategia del gobernador. Scioli acaba de lanzar su candidatura. Le manifestó públicamente a PERFIL en su edición de ayer su intención de suceder a Cristina Kirchner. En ese diálogo, también criticó la gestión de Mauricio Macri, consciente, quizás, de que el jefe de Gobierno porteño se le acerca y mucho en los sondeos. Aunque no está claro si la estrategia de Scioli será polarizar con Macri o con Massa.

Pese a la leve caída, Massa mantiene su liderazgo, después de haberle ganado en octubre del año pasado las elecciones al Frente para la Victoria. Su rival de entonces, Martín Insaurralde, ya decidió su paso al massismo, después de haberse sentido “despreciado” por el kirchnerismo.

Pero su llegada al massismo genera conflicto con otros integrantes del Frente Renovador, ya que Insaurralde apuesta a la Gobernación, al igual que Darío Giustozzi y Felipe Solá –que ayer lanzó su candidatura–.

En la Casa Rosada apuestan a que el candidato que surja de la interna gane en primera vuelta porque, dicen, no tendrán chances en un eventual ballottage. Las encuestas que manejan en el Gobierno indican que el 50% de la gente no quiere votar otra vez a un kirchnerista para la presidencia. Es la masa de votantes que se inclina a favor de un cambio de ciclo.
El gobierno de Cristina La Muchacha Progre evalúa un plan de emergencia para el caso de que no se logre un acuerdo con los fondos buitre y caiga en defaultel miércoles próximo por no poder cumplir con el fallo del juez Thomas Griesa, que ordena pagarles a aquéllos US$ 1.500 millones, y tampoco con los tenedoresde bonos de los canjes de 2005 y 2010.

Según confiaron altos funcionarios del Gobierno, las medidas que baraja están dirigidas a sostener el consumo, el empleo y el financiamiento interno, que podrían quedar afectados por esa cesación de pagos.

La primera orden de la Presidenta fue no admitir el default. Seguirá negociando con los fondos NML Elliott y Aurelius hasta diciembre, cuando expira la cláusula RUFO, gran obstáculo para pagarles a los holdouts. Quiere así que pase diciembre y acordar desde enero una forma de pago a los "buitres" sin que los bonistas reclamen igual trato, en una catarata de juicios que el Gobierno estima en US$ 120.000 millones.

Si no hay antes un acuerdo, desde el miércoles la Casa Rosada negará el default. Dirá que ya pagó a los bonistas el vencimiento del 30 de julio, por US$ 1100 millones, y que fue Griesa el que congeló los fondos por no pagar a los holdouts.

Ese día, 30 de julio, las calificadoras de riesgo declararán el default selectivo porque vencerá el plazo de gracia para cumplir con los bonistas. Pero la Presidenta lo desconocerá y ordenará pagar los próximos vencimientos, aunque sean bloqueados por el juez, lo cual denunciará en todos los foros internacionales. Esto se comenzará a comprobar pasado mañana cuando participe de la Cumbre del Mercosur, en Caracas, Venezuela.

Buscará así dejar en evidencia a Griesa y a los "buitres" ante la comunidad económica internacional.

El Gobierno dirá que pese al eventual default con los bonistas seguirá negociando con los "buitres" y reclamándoles hasta diciembre la reposición del "stay", la cautelar que suspendería el pago a los holdouts y permitiría regularizar la situación con los bonistas. El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, confirmó ayer esta estrategia. "La Argentina necesita tiempo y ese tiempo se llama stay." Agregó que "los argentinos tienen que estar tranquilos, la vida sigue andando".

El secretario legal y técnico, Carlos Zannini, eligió en Córdoba, en un encuentro de la militancia, apuntar a los fondos buitre. "Son una sarna del sistema financiero internacional y su verdadera intención es el megayacimiento de Vaca Muerta."

El Gobierno todavía apuesta a que antes del miércoles, a último momento, los "buitres" acepten reponer el "stay" o que Griesa destrabe los pagos a los bonistas y se evite el default, un reclamo que comparte con los bancos pagadores Bank of New York Mellon (BONY), Euroclear y Clearstream, Citibank y JP Morgan, que piden certezas sobre el destino de los depósitos. Fuera de esas alternativas, no quedan otras por parte de la Casa Rosada.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, podría hablar por teléfono en estas horas con el mediador propuesto por Griesa, Daniel Pollack. En la Casa Rosada y en Economía no confirmaron ayer si enviados de la cartera económica volverán a Nueva York antes del miércoles.

Mientras tanto, en Balcarce 50 estudian nuevas medidas de aliento al consumo y darles más dinamismo a los planes Procrear (créditos para viviendas), Procreauto (automóviles) y Progresar (jóvenes ni-ni). Se analiza además aumentar la aplicación de los planes de Recuperación Productiva (Repro) para evitar despidos: el Ministerio de Trabajo paga parte de los salarios a las empresas para que no despidan trabajadores.

Se buscaría impulsar actuales planes de crédito de fomento (10.400 millones de pesos) para emprendedores y microemprendedores y sumar otras medidas de aliento al consumo. Si se retrae el financiamiento, se intensificará la asistencia al propio Tesoro con más transferencias de la Anses y del Banco Central y con una mayor emisión monetaria ante un mayor déficit fiscal.

Se buscarán también fortalecer las reservas a través del "swap", o intercambio de monedas de US$ 11.000 millones, que la Argenitna firmó con China, hace más de una semana.

En el Gobierno aseguran que habrá desde el miércoles 60 días para negociar. En ese lapso, los bonistas podrían pedir la aceleración del bono, esto es, juntar un 25% de tenedores y reclamar que los vencimientos de 2033 o 2038 se adelanten en 24 horas.

La preocupación de la Presidenta se focaliza en la posibilidad de que se registre una mayor caída del PBI, las inversiones, el crédito, el consumo y haya despidos. Por eso exhortó a comprar motos, planchas y lavarropas.

Entre las medidas se plantea por caso:
- Preparan un escenario con default hasta diciembre-
- Negar el default.
- Cubrir todos los vencimientos con los bonistas hasta diciembre para no admitir el default.
- Aliento al consumo.
- Profundizar los planes Procrear (créditos para viviendas) Procreauto (automóviles) y Progresar (jóvenes ni-ni).
- Evitar despidos.
- Aumentar planes de Recuperación Productiva (Repro) para evitar despidos: el Ministerio de Trabajo paga parte de los salarios a las empresas para que no despidan trabajadores.
- Financiamiento a pymes.
- Impulsar más planes de crédito de fomento (10.400 millones de pesos) para emprendedores, microemprendedores y microempresas.
- Aumentar el financiamiento al propio Tesoro con giros de la Anses y del Banco Central. Mayor emisión monetaria.