Sábado, 25 Enero 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Política

"No me van a hacer firmar cualquier cosa amenazándome", señaló en un acto. Responsabilizó al juez por un eventual default. Habrá otra reunión con el mediador.

A menos de una semana para la posible entrada en default técnico, la presidenta Cristina Kirchner advirtió que no firmará cualquier acuerdo con los fondos buitre bajo amenaza. Un día antes de la reunión clave que mantendrá la delegación oficial en Nueva York con el mediador designado por el juez Thomas Griesa, Daniel Pollack, la Presidenta fue enfática en sus definiciones: hizo un fuerte llamado ante la posibilidad de que el país termine finalmente ingresando en la tan temida cesación de pagos por la falta de acuerdo para destrabar el desembolso a los bonistas que ingresaron a los dos canjes de deuda propuestos por el Gobierno.}

"A mí lo que más me preocupa es la responsabilidad ante la historia, ante la mirada de mis hijos, mis nietos y millones de argentinos, porque no me van a hacer firmar cualquier cosa amenazándome con que el mundo se viene abajo", advirtió.

Sin cambios de postura y con las mismas palabras que usó anteayer el ministro de Economía, Axel Kicillof en un comunicado, Cristina Kirchner anticipó que está dispuesta a seguir negociando, pero abrió el paraguas frente a la posibilidad, cada vez más cercana, de que el país termine sin poder efectivizar el pago a los bonistas. "Pagar en tiempo y forma como hizo la Argentina y que a alguien se le ocurra bloquear el pago es inédito e insólito", apuntó la Presidenta contra el juez Griesa, que dispuso dejar sin efecto el depósito de los 539 millones de dólares que el Estado apuró el pasado 26 de junio. La jefa del Estado ensayó así un último llamado al magistrado durante un acto en General Rodríguez, donde inauguró la ampliación de una planta de la empresa Yamaha.

"La Argentina no va entrar en default por una sencilla y elemental razón: en default entran los que no pagan y la Argentina pagó. Van a tener que inventar un nombre nuevo", se anticipó ante lo que vendrá cuando el próximo miércoles venza el plazo de gracia para que finalmente los fondos de la deuda reestructurada lleguen a las manos de los acreedores que ingresaron a los dos canjes.

Con tono dramático, la Presidenta advirtió que no aceptará pagarles a los fondos buitre en las condiciones que establece el fallo de Griesa ante la eventualidad de los juicios que podrían caerle al Estado de quienes aceptaron la reestructuración por la famosa cláusula RUFO, que impide mejorar la oferta antes de fin de año. "Hemos dejado el cuero, se fue mi compañero [por Néstor Kirchner] y en honor a todo eso no nos vamos a traicionar. Prefiero seguir durmiendo tranquila. Dejen de asustar y amenazar", advirtió.

Anticipándose al escenario que vendrá, insistió en la necesidad de apuntalar el consumo interno como motor de la economía frente a la falta de acceso al crédito internacional que depararía nuevamente ingresar en cesación de pagos. "Si quieren hacer una inversión y conservar el trabajo, compren una moto, una plancha, un lavarropas", apuntó durante el discurso de 50 minutos que más tarde completó con declaraciones a los medios.

La Presidenta insistió en que mantendrá en pie la negociación. "No nos podemos dejar arrebatar el presente y mucho menos el futuro. Vamos a seguir hablando. Vamos a ir [a Nueva York] cuantas veces sea necesario con nuestras razones, que no son caprichos", agregó en referencia a la nueva reunión que hoy tendrán el secretario de Finanzas, Pablo López, y de Legal, Federico Thea.

Para desbaratar los argumentos opositores, la Presidenta citó al ex ministro de Economía Roberto Lavagna, hoy en las filas del Frente Renovador, de Sergio Massa, como uno de los funcionarios que negociaron la deuda. "Dicen que la Argentina nunca negoció. Nos hemos cansado de negociar y convencer", agregó, sobre el papel del ex funcionario, al que aludió sin nombrar.

Cristina Kirchner citó el acuerdo con Repsol por la estatización de YPF y el pago al Club de París como los ejemplos de la vocación oficial de llegar a un pacto. "Lo más gracioso de todo es que lo que nosotros arreglamos es lo que endeudaron otros. Nos tocó el rol de hacernos cargo de los platos rotos. No nos quejamos. Somos gobernantes que ponemos la cara y esta Presidenta no va a firmar nada que comprometa el futuro de las generaciones de argentinos como hicieron otros que firmaron cualquier cosa", apuntó.

Reiteró, además, el pedido oficial para que el fondo de Paul Singer, que ganó el juicio, tomara un seguro financiero si, tal como dice, garantiza que no se dispararán juicios por la cláusula RUFO. "Ni unasola respuesta tuvimos", asestó y agregó que lo que quieren es "hacer caer la reestructuración" para que la Argentina vuelva "al infierno".

El miércoles vencerá el plazo para que la Argentina le haga llegar el dinero a los tenedores de Discount, el bono que cortó cupón el 30 de junio pasado. Si no paga, entrará en default.

El fallo de Griesa
Si bien la Argentina depositó los US$ 539 millones para cancelar el vencimiento, el juez Thomas Griesa ordenó al banco pagador -el BoNY- no concretar el pago. Ya que, según dijo, la Argentina debería pagarles al mismo tiempo (pari passu) lo que les adeuda a los holdouts. Griesa designó a un mediador, Daniel Pollack, para que ayude al país y a los holdouts a llegar a un acuerdo.

El problema de la RUFO
Pero en el Gobierno temen que negociar con los buitres o pagarles directamente lleve a que todos aquellos que participaron de los canjes de 2005 y 2010 reclamen en la Justicia, ya que los nuevos bonos tienen una cláusula, la RUFO, que dice que pueden exigir igualdad de condiciones si es que se le mejora la oferta a otro acreedor.

La RUFO vencerá en diciembre. El Gobierno estaría libre para cerrar un acuerdo en enero. De ahí la necesidad de reponer la medida cautelar -el stay- que suspende el fallo de Griesa hasta entonces..
Concurrió a los tribunales de Comodoro Py para declarar como sospechoso en la causa; el magistrado tiene diez días para definir el procesamiento del vicepresidente

Boudou concurrió esta mañana a los tribunales de Comodoro Py para declarar como sospechoso en la causa en que se investiga la introducción de datos y firmas falsas en los papeles de un viejo automóvil que el vicepresidente compró hace 20 años. El ex ministro de Economía, procesado en el caso Ciccone, presentó ante el juez Claudio Bonadio un escrito de cinco carillas donde expuso su defensa. "Fue muy breve. Se leyó el hecho, se le dio un copia para que lo pueda repasar, se firmó y nos fuimos. No voy a hacer ningun juicio de valor, quiero leer el escrito", contó el fiscal del caso, Guillermo Marijuán, en diálogo con el canal de cable Todo Noticias.

Pasadas las 10, Boudou arribó a los tribunales de Retiro, en Comodoro Py 2002, y se dirigió al juzgado de Bonadio. A diferencia de su última visita a los tribunales, cuando prestó declaración indagatoria ante el juez Ariel Lijo por el caso Ciccone, el vicepresidente no estuvo acompañado por sus escoltas ni por los militantes kirchneristas. Esta vez no hubo bombos, ni banderas, ni escenario portátil, ni equipos de sonido, ni cámaras, ni jirafas para transmitir en directo por TV.

Boudou prevé completar con un escrito las explicaciones que ya brindó en otros presentaciones en esta causa. Aunque a juzgar por el historial de Bonadio en los últimos meses, cuando cada funcionario que indagó terminó procesado, el entorno de Boudou no alberga muchas esperanzas de que vaya a ser sobreseído. El vicepresidente se expone así a ser procesado dos veces en 30 días.

Bonadio venía investigando a Boudou desde hacía cinco años y ya lo había citado a indagatoria en febrero de 2011, medida que luego suspendió.Ahora reactivó la causa, luego de procesar hace dos años a los gestores que intervinieron en la operación. Ésta es la clave de la defensa de Boudou: sostener que no tuvo beneficios por anotar ese auto con papeles apócrifos, que el trámite lo hicieron estos gestores, que fue ajeno a todos los pasos que se hicieron para regularizar ese vehículo, que compró en 1993 y cuya propiedad intentó regularizar en 2003.

El auto de la discordia es un Honda CRX Del Sol modelo 1992, rojo, un deportivo japonés, convertible, con techo eléctrico. La patente original del auto era B 2.423.822 y actualmente es WYT 716. La causa se inició en 2009 cuando María Graciela Taboada de Piñero, titular del Registro de la Propiedad Automotor N° 2 de la Capital, denunció que tras una auditoría comprobó que eran apócrifos los papeles de ese vehículo registrado allí.
Así corre riesgo el pago de intereses a bonistas que ingresaron al canje que debe efectivizarse antes del 30 de julio. El magistrado le pidió que se siga negociando

La audiencia con el juez Thomas Griesa comenzó en tono muy duro para la Argentina. Sin sorpresas, en el tramo inicial el magistrado se niega a restablecer la medida cautelar (stay, en la jerga jurídica) que reclama la Argentina y, en cambio, insiste en que deben seguir las tratativas con el abogado Daniel Pollack, el mediador que designado para el caso.

"Deben seguir las tratativas (con Pollack) hasta alcanzar una solución", dijo. La audiencia transcurre cuando faltan 8 días para que caduque el plazo de gracia que podría poner a la Argentina en default técnico. "Es un tiempo decisivo", dijo el magistrado. Griesa reprochó una vez más la insistencia de la Argentina en no pagar.
La CGT oficialista asistió a la Casa Rosada para pedir un ajuste del impuesto, pero los sindicalistas se retiraron de Balcarce 50 sin hacer declaraciones.

El titular de la CGT oficialista, el metalúrgico Antonio Caló, se retiró esta noche de la Casa Rosada sin hacer declaraciones y evitando el contacto con la prensa, después de reunirse con el Jefe de Gabinete Jorge Capitanich, para reclamar la modificación del impuesto a las Ganancias. Tras una hora y media de reunión, Caló, junto a Andrés Rodríguez (UPC) y Omar Viviani (taxistas) abandonaron la sede gubernamental.

El encuentro se realizó a menos de una semana de quela central que lidera el jefe de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) reclamara la suba del mínimo no imponible de Ganancias y pidiera una reunión "urgente" con Cristina Kirchner. Pero cuando supieron que sería Capitanich quien a iba a recibirlos, en el sindicalismo oficialista no se ilusionaron con una respuesta positiva del Gobierno. Hasta ahora no trascendió si hubo avances en la negociación.

Desde agosto del año pasado, el el mínimo no imponible de Ganancias es de 15.000 pesos brutos. Tanto en la CGT de Caló como en las otras cuatro centrales (la CGT de Hugo Moyano, la CGT de Luis Barrionuevo, la CTA oficialista de Hugo Yasky y la opositora, de Pablo Micheli) exigen un aumento del piso de Ganancias equivalente a la inflación del último año y los aumentos salariales que los gremios negociaron en el primer semestre.
El rojo financiero fue de 3.106 millones de pesos, 111% más que en 2012. La publicidad es uno de los rubros que más subieron y el ítem vivienda, de los más subejecutados. Macri es candidato a presidente y en San Juan le da su apoyo a Eduardo Cáceres para la gobernación. Hace un mes una delegación del Gobierno de la Ciudad llegó a la provincia para pautar con medios locales. Plata de Ciudad Autónoma gastada en las provincias. ¿Es Macri El Nene Bien un buen administrador como para conducir el país?

El desequilibrio de las cuentas públicas no es patrimonio exclusivo del Estado nacional: la ciudad de Buenos Aires registró en 2013 un déficit fiscal de 2328 millones de pesos y un déficit financiero (después del pago de deuda) de 3106 millones de pesos. Es el rojo más alto de los últimos años y representa más del doble del registrado en 2012. La cifra final se conoció la semana pasada, cuando el gobierno de Mauricio El Nene Bien Macri presentó ante la Legislatura el cierre de la cuenta de inversión de 2013. Entre las partidas que más aumentaron y que explican el déficit, se destaca la de publicidad oficial, según detalla un informe de la presidencia de la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires.

La administración porteña gastó en ese rubro 596 millones de pesos, más del doble de lo presupuestado originalmente, lo que significó además un incremento de casi el 100 por ciento respecto del año anterior. Cuando Macri El Nene Bien asumió como jefe de gobierno porteño, en diciembre de 2007, el gasto en publicidad oficial era de 56 millones de pesos, por lo que el aumento total durante su gestión fue del 1000 por ciento, es decir, de diez veces.

Si se mide respecto de la participación en el gasto total de la ciudad, el desembolso en publicidad se duplicó durante la gestión de Pro: pasó del 0,6 por ciento en 2007 al 1,2 por ciento en 2013. El incremento porcentual contrasta con la inversión en educación, que pasó del 27,8 por ciento en 2007 al 22,8 por ciento en 2013.

En el Ministerio de Hacienda porteño recurrieron a una explicación técnica para sostener que ellos no consideran que la ciudad tenga déficit, ya que entienden que no se debe considerar la inversión de capital. "El resultado primario es negativo porque incluye la inversión de capital. Esto es el total de ingresos, menos gastos de personal, menos gastos corrientes, menos inversión de capital. Pero el resultado operativo, de ingresos menos gastos, es positivo en $ 7000 millones. Tuvimos una inversión récord del 20%", argumentaron.

El director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal, Nadin Argañaraz, dijo que "no contar el gasto de capital en el déficit total es una defensa muy común y lógica cuando a algún gobierno se le cuestiona el déficit. Es un argumento habitual para cualquier jurisdicción porque es lógico endeudarse para hacer obra pública, algo que nunca se hace con ingreso corriente". De todas maneras, el especialista advirtió que la CABA fue una de las tres jurisdicciones de peor resultado fiscal primario en 2013. "La primera fue Entre Ríos, le siguió Chaco y tercera fue la ciudad de Buenos Aires. El grado de exposición de CABA es muy alto porque tiene casi toda su deuda, el 98 por ciento, colocada en dólares, contando la deuda dollar linked", agregó el especialista.

Pese a la escalada del año pasado, el déficit fiscal de la Capital se mantiene en un nivel moderado en comparación con el tamaño de la economía de la ciudad: representa el 0,4 por ciento del Producto Bruto Geográfico (PBG), un equivalente local del PBI. Esto es la mitad del rojo fiscal reconocido por el Estado nacional para el año pasado, que fue del 0,8 por ciento del PBI.

Pero marca una tendencia que se consolida: la Capital gastó más de lo que recaudó en cinco de seis ejercicios de Macri como jefe de gobierno. En 2013 el déficit creció un 111 por ciento respecto del año anterior y un 260 por ciento comparado con 2011, en tanto que 2010 fue el único ejercicio superavitario.

La tendencia también es creciente si se contrasta el déficit financiero con el total de gastos de la ciudad, siempre según el informe de la presidencia de la Auditoría porteña, a cargo de la kirchnerista Cecilia Segura. En 2011, ese rojo representaba el 3,2 por ciento del gasto; en 2012, el 4,2, y en 2013, el 6,1. "Este aumento del déficit en 2013 se produjo pese a haber tenido un aumento de la recaudación impositiva del 44 por ciento y un aumento de los recursos totales del 42 por ciento", destaca el informe.

Pese al rojo fiscal y como contracara del abultado gasto en publicidad, la ciudad también registró subejecución importante en varios rubros, entre ellos el de Función Vivienda, que agrupa los gastos de todos los ministerios porteños destinados a vivienda. El año pasado se dejaron sin usar 241 millones de pesos en esa categoría y la sumatoria entre 2008 y 2013 indica que se dejaron sin gastar casi 1100 millones de pesos presupuestados para la Función Vivienda.

Otro indicador de la tendencia en las cuentas públicas de la ciudad es el aumento de la deuda, aunque se manifiesta en niveles muy moderados. De acuerdo con la cuenta de inversión de 2013, el año pasado alcanzó 11.931 millones de pesos, sin contar la deuda con proveedores (flotante). La cifra representa el 2 por ciento del PBG de la ciudad.

La cifra luce mínima en comparación con el 45 por ciento del PBI que representaba la deuda pública del Estado nacional en 2013. Pero la tendencia registrada en este ámbito va en camino contrario a lo que pasa en la Nación.