Miércoles, 19 Febrero 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Política

Por María Victoria Campos Pérez 
A veces nos preguntamos que mal hacemos para estar solos sin una meta en el futuro; pero muy pocos nos ponemos a pensar que quizás es nuestra forma de actuar la que hace que nuestros chicos deseen dejar de seguir nuestros pasos. Hace unos meses tuve unas palabras con un joven militante radical que no dejaba de decir “la verdad”, esa verdad que es duro escuchar,pero que es necesaria saber.

Llevo varios años fuera del país, pero eso no me significa que no tenga derecho de formalizar mi opinión sobre lo que fue nuestra querida “Unión Cívica Radical”, hace ya más de 30 años.

Sabemos que los cambios perjudican al entendimiento de quienes por carecer de ética y moral, lleva a toda una militancia a un precipicio. Difícil es reconocer, que tantos años de cariño, amor y fidelidad a un partido no significan nada para quienes durante 20 años debieron cuidarlo, protegerlo y darle el sustento necesario para no doblarnos y mucho menos vendernos.

Cuando la juventud no posee ese espíritu que nosotros hemos tenido; cuando acuden a los comités y deben seguir unas pautas y callar viendo las diferentes formas de actuar entre una misma sede. Cuando todo ello sucede,es que fallamos nosotros.

Fallamos los mayores, los que un día fueron personalidades y nos tuvieron que enseñar a caminar. ¡Fallaron los Mayores! Esas personas que nos decían que nuestro color de bandera era la Roja y Blanca; ese color que significa la sangre de nuestros creadores y la pureza de nuestros principios.

Principios que hoy ya no existen, principios que han sido reformados por personas con afán de poder y desorden de carácter para afrontar las decisiones que debimos sostener todos.

La moralidad de ser “personas”, nos sabe mal hoy en día, nos sabe muy mal y tratamos de disimular lo que entre nosotros mismos nos estamos cuestionando; que es nuestra propia lealtad hacia la bandera de la Unión Cívica Radical”.

Se que muchos verán mi escrito como una forma de violencia hacia quienes dirigen hoy una institución de 123 años de historia; de vidas pasadas, de experiencias, de crecimientos dignos de grandes personalidades a las que llevo en el corazón y respeto.

Tantos años de historia y hoy; hoy nos vendemos a una “unión incongruente”, que no se sostiene y que va a destruir aún más a nuestra querida bandera radical. Poco me importa la opinión de quienes en éstos años de sufrimiento han hecho negocio con el desamparo de todo un pueblo. Siempre me consideré una mujer de luchas nobles, de gran carácter y tesón para no dejar permitir que al partido que amo se lo lastime y se lo quiera confundir con una unión que no posee base sólida, y mucho menos confianza por el pueblo argentino.

Cometimos errores, pero no nosotros si no ellos; los que aún hoy quieren darnos el ejemplo de una unión que no existe dentro de la propia sede radical; y nos ven con diferencia como los peores porque no pertenecemos a ninguna familia de poder dentro del comité.

De nada sirve ser un militante, si nuestros maestros no nos enseñan a caminar con paso firme y con nuestra propia bandera.

Rojo y Blanco es mi corazón, rojo y blanco es mi lealtad y rojo y blanco serán por siempre los colores de nuestra única unidad. La unidad de todos los radicales que admitan una única bandera y un único escudo sin variar de nombres según sus regiones, ciudades o pueblos.

Lo místico no es siempre lo puro, pero es lo que creció con nosotros y en nuestros propios hogares. La educación recibida en épocas de cambios y que nos han servido para sobrevivir en el tiempo y en el siglo que lleva nuestra insignia.

No podemos permitirnos la osadía de cuestionar las mentiras que se nos están contando, cuando sabemos que no existe una región en argentina que no haya sido golpeada fuertemente por el caos que representa éste gobierno y los gobiernos justicialista que tuvo la República Argentina.

Permitimos que personas que hoy nos dirigen nos den a elegir entre un “Pro o un Massismo”, ambos de identidad justicialista y de complicidad externa y en alguna medida internamente en actos de violencia social que han sido determinantes en acciones contra toda una Nación y a propio pedido del estado a los que hoy representan el poder de Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Un aliado “escondido” de un gobierno que nos ha hundido a todos en la miseria.

No hemos aprendido nada, seguimos  callando y viendo lo que no queremos, pero esperamos, esperamos a que los mayores que nos dirigen, ignorantes a una realidad que impera entre nosotros mismos, decidan sin contar con la militancia radical lo que nos significaría el final de “una bandera roja y blanca” y el comienzo de una falsa bandera de colores que ni siquiera serán nuestra esperanza.

Dónde quedaron nuestros principios y nuestra fuerza? Dónde quedaron nuestros próceres? Dónde quedó su enseñanza? Que es más importante? Y me lo pregunto a diario y aún no consigo una respuesta digna a lo que veo y leo en los foros y el periódico internacional desde España.

No existe excusa a un cambio de imagen, a una alianza y a un olvido de ¡Quienes Somos!...Y por que llevamos tantos años siendo radicales?

Cómo olvidar la figura de una señora que se pasea por las calles con una muñeca; o la imagen de un ex-presidente de un gobierno peronista;cuyo presidente en ese período nos robó a todos e hizo millonaria a su familia...Cómo olvidar a un señor que es impuesto por Clarín y que se sigue subiendo al carro de una honestidad que en mi forma de pensar es cuestionable.

Yo no soy nadie, soy una mujer, un nombre más y un número de militante más que un día tuvo que marchar por la falta de cordura de un presidente radical que nunca pidió perdón a la nación por lo que había hecho.

Nunca pidió perdón, y los que con él estaban se callaron y nos dejaron solos, dejaron sola  “A tantos años de historia y de luchas dignas”.

Nuestra historia nos hizo comprender  que tuvimos que padecer una primera división del radicalismo por la ambición de unas personas que también querían el poder y se hicieron llamar Coordinadora.

Nuestra primera desunión como Casa Radial y que dio cobijo a personas de otros partidos para poder así, separar poco a poco la doctrina que nos hizo crecer como radicales. Dejamos entrar en nuestra propia casa a personas que se aliaron a nosotros para fracturar nuestra estirpe como radicales, y aún así les dieron cargos y nos dirigieron hasta el caos que hoy vivimos.

Tuvimos mujeres valerosas y muy fuertes de carácter que propiciaron al derecho de la mujer a un trabajo digno y a una seguridad social que no se tenía...Nuestras mujeres del pasado dejaron una huella en nosotras y hoy parece que algunas sólo piensan en sí mismas y sus cargos en el Congreso, que de seguro es mejor que limpiar casas o atender en supermercados.

Las señoras del poder que se han codeado con todos los gobernantes entre risas y abrazos y que hoy nos quieren “aclarar nuestro pensamiento” con la idea de sanar  a toda una Capital con la insignia, unido de un Pro, que fue nuestro enemigo y se apropió de casi media ciudad privatizándola en beneficio de sus propias empresas.

Sabios consejos nos quiere dar; elegir a una empresa familiar con cargo en el poder de Ciudad Autónoma de Buenos Aires y con la conclusión de que si no se acepta, la UCR perderá el gobierno.
Sabios consejos que nos da una persona que trabajo para todos y todas, en épocas de vacas flacas para los más humildes. Sabios consejos, sabios consejos.

Mientras tanto, en la inmensidad de éste país, nos seguimos cuestionando si vamos con la identidad radical, la identidad del partido justicialista, la identidad de un socialismo, la identidad de una derecha camuflada bajo la bandera y foto de “un Che Guevara”, (espero sean lo suficientemente inteligentes para darse cuenta de quienes hablo). Sabios consejos, sabios consejos.

Los que hoy nos lideran se pelean entre ellos por seguir en la palestra de una sede que se merece un respeto que no tiene y que le ha faltado hace 20 años. Nuestros Mayores no han sabido aclarar lo sucedido con el gobierno de “De la Rua” y nos han callado a todos en el silencio y sin un “perdón”. El perdón que necesitamos decir a todo un pueblo para poder comenzar otra vez como radicales y sin objetar las miserias que muchos nos prodigan.

No somos títeres a un régimen obtuso, somos militantes de un partido de estirpe y de mucha historia digna de ser contada. Fuimos quienes trajimos la democracia, después de años de gobierno uniformado. Fuimos quienes condenamos a los militares por sus asesinatos y fuimos en tiempos de Humberto Illía, los que llegamos a ser la 9ª Potencia Mundial, y eso no se olvida.

La buena historia es digna de recordar, tenemos que  aprender a vivir con nuestro pasado, ya sea bueno o malo, tenemos que aprender a dar la cara y desplazar a los que nos hacen daño. Somos aún un futuro, porque aún vivimos en el presente y luchamos el presente, aunque algunos estemos solos.

Es  tan importante el respeto hacia nuestra militancia; es tan importante  que nuestras mujeres caminen a la par de nuestros hombres; que se nos pida apoyo en todo y se nos permita en conjunto tomar decisiones. Es tan importante tener respeto hacia nuestra juventud, examinarla y prepararla sin tener en cuenta sus lazos familiares.

”Es tan importante ser radical”, que mi dolor por lo que veo hoy, me lleva a escribir éstas extensas líneas, que son fruto de mi pensar y mi visión de lo real.
Es hora de mirar por los nuestros, más que por los ajenos.Es hora de enseñar como se debe y no de trapichear un cargo en el Congreso o Senado.
Es hora de mirar por nuestra casa, nuestros años de supervivencias y sobre todo es hora de “volver a ser la verdadera Unión Cívica Radical".
Dos meses después de que estallara el caso Ciccone, en febrero de 2012, manos anónimas robaron de la Inspección General de Justicia, dependiente del Ministerio de Justicia, el legajo original de The Old Fund, el misterioso fondo que se quedó con la imprenta y que era liderado por Alejandro Vandenbroele, presunto testaferro de Amado Honesty Boudou.

Un mes más tarde, el organismo dio por completada su "reconstrucción". Pero los documentos y registros que se usaron para hacerlo tienen por lo menos una docena de indicios sobre su falsedad, según surge de copias de libros societarios.

Los indicios se centran en los accionistas, los apoderados y algunas firmas, fechas y domicilios de quienes aparecen en The Old Fund, como también en los sellos y los folios de seguridad que la IGJ debe adosar a ciertos documentos para certificar su autenticidad. Así, si la información reconstruida no es la que constaba en el documento original, una pregunta queda en el aire: ¿qué datos o nombres sensibles había en aquel legajo?

Las inconsistencias más evidentes son las fechas. Entre otros motivos, porque Vandenbroele, único rostro visible de The Old Fund, se presentó ante una escribana para certificar una asamblea de ese fondo sólo el 28 de febrero de 2012, tres semanas después de que estallara el escándalo, aun cuando esa asamblea, en teoría, había ocurrido dos años y medio antes.

Ese 28 de febrero -un día antes de que comenzara la defensa pública de los implicados por medio de una solicitada también cuestionada en la Justicia-, Vandenbroele le pidió a la escribana Gabriela Antoniazzi que certificara la asamblea del 1° de septiembre de 2009, en la que se informó que el propio Vandenbroele asumía como "presidente" de The Old Fund.

Los libros societarios muestran, sin embargo, que Vandenbroele figuró no como presidente, sino como "accionista" de la firma, y así permaneció durante meses, hasta que el fondo holandés Tierras International Investments irrumpió como accionista de la firma en la asamblea de, en teoría, el 15 de marzo de 2010.

El registro de esta asamblea muestra sus propias irregularidades. La fecha en que se celebró aparece tachada en el libro y sobrescrita en "abril" de ese año. Pero ni siquiera concluyeron así los vaivenes. Porque en esa asamblea también se resolvió cambiar la sede de The Old Fund al estudio del abogado (y ex inspector de la IGJ) Albert Chamorro Hernández, que recién se inscribió en ese organismo el 22 de diciembre de 2010 con otro error crucial: las fechas informadas a la IGJ tampoco coinciden con las que aparecen en los libros. Ni con la fecha original (marzo de 2010) ni con la sobrescrita (abril de ese año).

Por entonces, el desembarco de The Old Fund en la ex Ciccone aún no había comenzado. Pero el cuestionado "asesoramiento" al gobierno de Formosa ya había fructificado. El entonces ministro de Economía, Amado Boudou, firmó una "adenda" clave el 11 de marzo y Vandenbroele embolsó $ 7,6 millones el 21 de mayo.

Para acrecentar las sospechas sobre la autenticidad de los libros de la sociedad, Vandenbroele sólo los entregó a la Justicia en junio de 2012 -cuatro meses después de estallar el escándalo-, y las anotaciones en dos de esos libros las volcó una imprenta de la calle Reconquista al 500 de Buenos Aires, en lugar de la que hasta ese entonces se había utilizado, sobre Uruguay al 400.

El problema es que la imprenta de la calle Reconquista sólo abrió sus puertas a fines de 2011 y se registró ante la AFIP a principios de 2012 por lo que pudo cumplir su labor cuando el "caso Ciccone" ya llevaba semanas en la Justicia y los medios de comunicación.

Al entregar a la Justicia los libros societarios de The Old Fund, además, Vandenbroele no presentó uno clave: el de "depósito y asistencia de asambleas". Sólo aportó una copia, en papel suelto, de una sola asamblea, acaso la más relevante y cuestionable de todo el legado reconstruido: la que ocurrió el 29 de octubre de 2010.

Ese día, apenas 48 horas después de la muerte del ex presidente Néstor Kirchner, se modificó el control de The Old Fund: se retiró el accionista minoritario Sergio Gustavo Martínez -amigo de José María Núñez Carmona y prófugo de la justicia de Estados Unidos-, mientras que el fondo holandés Tierras International Investments pasó a repartirse la sociedad por mitades con la firma uruguaya Dusbel SA.

La irrupción de Dusbel -con acciones al portador, pero con Vandenbroele como "beneficiario final", según consta en los registros uruguayos- acumula sus propias irregularidades. Se inscribió en la Inspección General de Justicia recién un año después, es decir, en octubre de 2011, pero ese trámite se perdió y la copia que Vandenbroele presentó en el Juzgado Contencioso Administrativo Federal N° 5 incluye un folio de seguridad que carece de los hilos o "pelos" que, como en el papel moneda, certifican su autenticidad.

La desplazada titular del Registro Nacional de Sociedades Silvina Martínez no descarta que se haya antedatado el arribo de Dusbel. "¿Esa firma uruguaya realmente pasó a controlar la mitad de The Old Fund en octubre de 2010? El dato resulta llamativo, ya que el trámite de la IGJ se «perdió» y el libro pudo haber sido copiado meses después -estimó-, mientras que la documentación en poder de la sociedad es de dudosa autenticidad."

El presunto testaferro de Amado Boudou habría recibido protección desde el organismo que tiene a su cargo la responsabilidad de fiscalizar las sociedades.
En una medición a la que pudo acceder El País Diario, los números de la provincia son los siguientes. Mirá las preferencias de los votantes a la hora de elegir presidente y gobernador.

Medición de candidatos a la Gobernación de San Juan 
Para la candidatura a gobernador de la provincia, la medición aportó esta información:

José Luis El Vale Todo Gioja      48,5%
Eduardo Ojos Diáfanos Cáceres 13,1%
Roberto Ni Ni Basualdo                11%
Marcelo El Nene Orrego               9,3%
Enrique El Resagado Conti          6,6%
No sabe/No contesta                     7,3%
Ninguno                                           3,8%


Medición de candidatos a presidente de Argentina
Los sanjuaninos manifestaron sus preferencias a la hora de elegir el presidente que sucederá a Cristina La Muchacha Progre. Los números marcaron esta tendencia:

Danie Paz and Love Scioli       26,2%
Mauricio El Nene Bien Macri  24,2%
Sergio Mantequita Massa        19,9%
Hermes El Tibio Binner            7,9%
No sabe/No contesta                10,7%
Ninguno                                      7,7%
En blanco                                    1,4%

Sábado, 16 Agosto 2014 19:50

Los palestinos de San Juan

Por
El “progreso” de nuestra provincia excluye al pueblo Huarpe 

Por Federico Agüero 
Por estos días nuevos alambrados se levantan para recluir aún más en la marginación a los habitantes originarios del Valle del Tulum y quizás la comparación con el sufrimiento de los que viven en la franja de Gaza parezca extrema, pero tiene grades similitudes. Los Huarpes son una nacionalidad oprimida por el estado Argentino al igual que los palestinos por el estado de Israel, y como dice el viejo dicho es más fácil ver la paja en el ojo ajeno, por eso los sanjuaninos nos solidarizamos con el sufrimiento de otros pueblos en el mundo y nos cuesta ver lo que pasa acá.

Hasta no hace mucho tiempo la historia oficial de la provincia decía que los Huarpes y los demás pueblos originarios de San Juan habían desaparecido. Así, con poca investigación y menos fundamentos que el prejuicio y el oportunismo, las clases dominantes de San Juan resolvieron el problema de la legitimidad de sus tierras. Decretaron que ya no había quien pudiera reclamarnada.

Pero la realidad siempre se empecina en desenmascarar los relatos y cuando el escobarismo y el menemismo decidieron reconvertir la agricultura de la provincia sobre la base de la expansión de la frontera agrícola con nueva tecnología de riego (inventada en Israel ¡qué ironía!) ¡Oh sorpresa! Al avanzar en el desierto se encontraron con cientos y cientos de “puesteros” que no vinieron en los barcos. En la comunidad sanjuanina algunos comenzaron a revisar la posibilidad de la extinción de los Huarpes, que efectivamente seguían ahí, diseminados por los márgenes del Valle del Tulum.

La comunidad Sawa fue una de las primeras en denunciar que sufrieron desplazamientos de sus comunidades por la instalación de un diferimiento impositivo, que con título de propiedad en mano, alambró, pasó la maquina por el campo y luego los contrató como empleados temporales o en negro.

Diferimientos, Ley de bosques y ganadería.

Hoy, por un lado la constitución nacional garantiza los derechos de los pueblos preexistentes a la nacionalidad argentina, hay legislación y jurisprudencia nacional e internacional que los avala, el INAI (gobierno nacional) les da reconocimiento a los pueblos originarios de la provincia y entre otras cosas delimitó las zonas geográficas de cuatro comunidades Huarpes (Pinkanta, Talquenca, Sawa y Rosa Guaquinchay). Pero por otro lado, aparecen políticas que, al igual que hace 460 años los intentan expulsar de sus lugares y los margina con cada avance del “progreso”.

Nunca se los tuvo en cuenta cuando se construyó el Dique de Ullum y se les robo el agua y como consecuencia se secaron las Lagunas de Guanacache, su habitat luego de la conquista.

Tampoco los tuvo en cuenta la reconversión agrícola de los '90. En ese momento el escobarismo desechó la posibilidad de brindar apoyo a los minifundistas por considerarlos atrasados y poco susceptibles del cambio, menos pensó en los originarios. Privilegió el régimen de diferimientos impositivos con el que se benefició a muchas firmas que compraron grandes cantidades de tierra con poco valor en el campo sanjuanino, supuestamente baldías, e instauró un nuevo tipo de latifundio, donde la producción se hizo eficiente sobre la base de reducir mano de obra con alta tecnología.

La ley de Bosques (Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos, sancionada en el año 2007), otorga subsidios a los propietarios de tierras para que cuiden la flora y la fauna nativa. Desde ese momento se revalorizaron títulos de propiedades que durante años pasaron de generación en generación en algunas familias sin que se ocuparan de ellas, y hoy aparecen de la mano de intendentes y funcionarios a reclamar derechos.

Por otro lado, en la Argentina la alta rentabilidad de los cereales, sobre todo la producción de soja, ha desplazado de las mejores tierras de la pampa húmeda a la producción ganadera, que se está trasladando a otras regiones con nuevas técnicas como el feedlot. Para esto es que se estaría proyectando negocios en tierras huarpes, donde se podría criar animales en esos campos para luego engordarlos en corrales. En estos momentos se está construyendo una línea de electricidad trifásica que va a llegar a la zona a un costo de 35 millones de pesos ¿es para familias que usan una radio y un televisor? Eso podría resolverse con las tan mentadas pantallas solares. También se habla de minerales en la zona.

Nuevamente el “progreso” quiere echar a los originarios, simplemente porque el desarrollo capitalista es así, no integra, no contempla las necesidades de terceros, solo quiere maximizar ganancias bajando costos, eliminando competencias, apartando “estorbos” ¿Qué le puede importar a un inversor la suerte de familias que habitaron las tierras durante cientos de años? Nada, no es su problema, para esos está el gobierno que luego debe repartir subsidios y ayudas sociales, o la misma empresa se lava la cara con donaciones para caridad.

Pero es posible generar modelos productivos de inclusión, donde los originarios de la tierra no sean sólo un adorno en el nuevo relato oficial o la entretención para turistas. Las políticas oficiales deben lograr incorporar sus conocimientos ancestrales a los nuevos procesos productivos para darles calidad de vida real. La historia demuestra que es posible la convivencia de muchas nacionalidades en un mismo territorio, con un estado plurinacional, y es lo que debemos intentar alcanzar si queremos vivir en paz.
Hace días, El País Diario decidió investigar sobre la contratación de parientes por parte de algunos senadores y diputados de San Juan. Ante la duda, consultamos a los colaboradores del senador Ruperto Godoy para saber si bajo el legajo 23364, una persona llamada Del Carril, María Cecilia está contratada en el Congreso de la Nación por el senador que es, a la vez, su suegro.

Además quisimos saber si en caso de estar empleada en el Senado, esa persona estaba radicada en Buenos Aires o está en San Juan. Y, por último, preguntamos si esa ciudadana era precisamente la persona que estaba casada con el hijo del senador, también llamado, en coincidencia, Ruperto Godoy. En efecto, una persona llamada Julia Peyrani a quien la jefa de prensa de Godoy había derivado del email, negó terminantemente que Cecilia Del Carril fuera contratada del Senado. Pero ante las pruebas enviadas por este diario respondió rápidamente otro email diciendo: "Estimado Ernesto, gracias por el dato y la información. Efectivamente hay un error. Cordialmente. Julia". El mensaje confirma lo anticipado por este diario: Una Leona en el Congreso nombrada por su suegro. A lo Campanelli: Lo primero es la familia.

La consulta fue enviada a Constanza Iselli, quien trabaja con el Senador. También se envió la pregunta a Mauricio Lucero, quien figura como "afectado" a cargo del Senador Godoy en el legajo número 21479 del sitio oficial del Congreso. Asimismo, pudimos constatar en el sitio del Congreso que bajo el legajo 23364 una persona llamada "Del Carril, María Cecilia", está afectada en el Congreso de la Nación al senador Godoy Ruperto. De ser cierta esta información, estaríamos hablando de un hecho habitual de los senadores y políticos: nombrar parientes (hermanos, cuñados, nueras, primos, sobrinos, hijos, esposas etc). La información se pudo ver en el sitio oficial del Senado hasta el jueves, ni bien salió la nota la información fue borrada de la página del Congreso. Ver el sitio citado.

Extrañamente, el señora Julia Peyrani respondió a la pregunta enviada por e-mail desde este diario a Constanza Iselli y a Mauricio Lucero (personal de prensa del político). Como se explica a continuación, la señora Julia Peyrani, quien no dijo qué cargo ocupa en el Senado, respondió lo siguiente:

"Estimado Ernesto, gracias por su correo.
No hay ningún agente con ese legajo ni con ese nombre dentro del personal del Senador Godoy.
Cualquier consulta, a disposición.
Cordialmente
Julia".

Julia Peyrani, a quien la jefa de prensa de Godoy había derivado del email, negó terminantemente que Cecilia Del Carril fuera contratada del Senado. Pero ante las pruebas enviadas por este diario respondió rápidamente otro email diciendo:

"Estimado Ernesto, gracias por el dato y la información. Efectivamente hay un error. 
Cordialmente. 
Julia". 


El mensaje confirma lo anticipado por este diario: Una Leona en el Congreso nombrada por su suegro. A lo Campanelli: Lo primero es la familia.