Lunes, 24 Febrero 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Política

En agosto los precios subirían cerca del 2%. Se acentúa la caída de la actividad económica y el consumo. El peor de los escenarios: inflación alta y caída de la actividad económica. Es la trampa de la estanflación en la que está atrapada la Argentina desde que arrancó el año.

Para agosto, se calcula que la suba de precios podría alcanzar el 2%, según las mediciones privadas. Sería alguna décima superior a la de julio, producto de la aceleración de la devaluación del peso.

Los cálculos de la consultora Elypsis revelan que la suba de precios del mes alcanzaría el 1,9% (mismo nivel que julio), lo que llevaría la suba de precios para los últimos doce meses al 38%.

Los números coinciden con los del gobierno de la ciudad, que cifró en casi 40% el aumento de la canasta de consumos para una familia tipo que vive en la ciudad de Buenos Aires.

En julio, el IPC Congreso marcó un alza del 2,47%, y se espera que el número no varíe demasiado en agosto.

Esto ocurre en medio de una persistente caída de la actividad económica, con deterioro en la actividad industrial, la inversión y el consumo, según marcan tanto indicadores privados como los del propio Indec. Todo apunta a que el PBI cerrará este año con una contracción de al menos el 1,5%, aunque algunos analistas ya lo ven en el 2% o más.

La suba de precios de los alimentos, por ejemplo, se da en medio de una fuerte caída del consumo. En el segundo trimestre de este año, según la Dirección de Estadística y Censos porteña, las ventas de alimentos en supermercados de la ciudad sufrieron una caída de 4,1% frente al mismo período del año anterior.

La consultora OJF (de Orlando Ferreres) difundió días atrás que la inversión bruta cayó 2,4% en julio respecto a igual mes del año pasado. Ayer, la propia ministra de Industria, Débora Giorgi, admitió que "en el primer semestre de 2014 hubo un deterioro de la actividad industrial del 3,2 por ciento".

La dinámica es imprevisible desde que el Gobierno eligió el camino del default, una medida tomada en un contexto en el que, según Kicillof, "está todo muy estudiado en profundidad".
Los dos pesos pesados del gremialismo distorsionado argentino evitaron resaltar el papel que jugó la izquierda. Los piquetes de esos sectores lograron que muchos tomaran colectivos a la mañana.

El paro de hoy mostró el alcance que puede tener una medida conjunta de las CGT de Hugo El Seco Moyano y Luis El Manco Barrionuevo y los sectores de izquierda, que con sus piquetes impidieron la normal circulación de los colectivos y echaron por tierra cualquier intención oficial de mostrar que era un día normal. Los micros y los subtes habían sido los artífices del paro del 10 de abril pero esta vez la Unión Tranviario Automotor (UTA) con Roberto Fernández a la cabeza decidió no sumarse. De mínima, Moyano y Barrionuevo sabían que no podían repetir el éxito de aquella jornada.

Con micros, subtes y taxis funcionando normalmente las principales ciudades del país no lucieron vacías como en abril, pero la merma de gente se sintió a tal punto que eran muchos los que hablaban de un movimiento similar al jueves santo o un sábado.

En Capital Federal la postal fue comercios abiertos, incluso muchos bares y restaurantes que ignoraron el llamado de Barrionuevo, pero menos transeúntes que lo habitual y circulando sin prisa.

Los colectivos cumplieron sus recorridos con menos pasajeros, como si no hubieran sumado a los habituales de los trenes. Los subtes (sólo no funcionó la línea B) si parecieron absorber esa gente durante parte de la mañana en que tuvieron abarrotados.

Ocurre que los micros tuvieron un problema extra: desde ayer al mediodía la izquierda cortó los accesos a Capital Federal y a las principales ciudades del país y así desalentaron a muchos obreros a salir esta mañana a las calles.

“Lo que logramos con los piquetes es reforzar a los sectores vulnerables, que no pueden faltar porque los echan y con colectivos iban a ir. Y eso fue lo que pasó”, le dijo a LPO Néstor Pitrola, diputado nacional del Partido Obrero, quien calcula 50 piquetes en todas las provincias.

Pitrola coordinó sus acciones con Pablo Micheli, de la CTA opositora, que esta vez no quiso una silla en la conferencia de la CGT como el 10 de abril, cuando no ocultó su incomodidad e ironizó porque su butaca estaba “a la derecha” de Barrionuevo.

“Micheli está en contacto con nosotros y con él organizamos la movilización de ayer y hoy. Él a su vez habla con Moyano, porque un paro general no puede hacerse sin un llamado de la CGT. Pero hoy se notó una gran movilización en las bases de las empresas y eso no se puede negar”, agregó Pitrola.

Otros sectores de izquierda que fueron a las rutas fueron tendencia piquetera, Corriente Clasista y Combativa (CCC) y el PTS, que junto al PO domina muchas delegaciones disidentes de CTERA, el gremio docente de Hugo Yasky. En los piquetes el principal reclamo no era el impuesto a las ganancias sino los despidos de las fábricas, ignorados en los discursos de la CGT.

En la provincia de Buenos Aires Suteba es la representación de CTERA y la izquierda domina los principales distritos como La Plata, La Matanza y Quilmes. En todos ellos fueron al paro junto a la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) y le dieron una mano a Moyano, que pocas escuelas podía vaciar con su Unión de Docentes Bonaerenses (Udocba).

Con UPCN en la CGT oficial, la administración pública sólo sintió el paro en los hospitales, donde la representación mayor la tiene la Fesprosa de Jorge Yabkowski, ligado a Micheli.

Son todos sectores que logran hacer sentir un paro en un día, a diferencia de la mayoría de los gremios de las CGT opositoras, con algunas excepciones como trenes, aviones, combustibles, bancos, residuos, ninguna que influya a tanta gente como los micros. "El transporte no es indispensable para un paro", intentó evadirse Moyano

Para evitar estos planteos, en enero Barrionuevo había ideado un plan de lucha con paro de 24 y 36 horas cada dos meses, que luego frenaron porque no lograban convencer a la UTA. "Ahora no vamos a esperar respuestas 2 o 3 meses", advirtió el gastronómico.

Cuando confirmaron que la UTA no se sumaría al paro Moyano y Barrionuevo supieron de la trascendencia de los piquetes para no pasar desapercibidos. De hecho, en las provincias no hay casi trenes para pasajeros, la gente se traslada en micros no siempre pudo hacerlo.

En todos los casos, la izquierda hizo su trabajo: en el cordón industrial de Rosario y San Lorenzo el partido Obrero hizo ocho piquetes, en Tucumán directamente interrumpió la terminal de Ómnibus, en Salta la Corriente Clasista y Combativa cortó las calles y en Jujuy, donde también pesa fuerte el Partido Obrero, los colectivos fueron apedreados por personas encapuchadas y no pudieron circular.

En la autopista Buenos Aires La Plata la izquierda hizo corte temprano y obligó a los micros a viajar por avenida centenario.

A diferencia de abril, Moyano y Barrionuevo no anticiparon su rechazo a los cortes pero en la conferencia de prensa de esta tarde el gastronómico no pudo con su lengua: “Hubo como 4000 piquetes este año y dos paros. Los piquetes los hacen por la deuda externa, por Obama, qué se yo”, se indignó.

Celebró “colectivos semi vacíos” y “fábricas sin empleados”, pero sin mencionar por nada la influencia de los cortes.

Anoche, en televisión, Barrionuevo ya había subestimado sus aliados tácitos. “Los sindicatos que no se adhieren tienen las bases tomadas por la izquierda, por lo que no están representando bien los reclamos de sus trabajadores”, diferenció.

Sabía que la izquierda le daría una mano para un paro que se sintió menos que el de abril, pero no dejó de golpear al Gobierno en medio de una recesión que no logra reencauzar.
La protesta arrancó a la medianoche todo el país. Es convocada por las centrales de Moyano, Micheli y Barrionuevo. La izquierda hará cortes y piquetes. El Gobierno dice que la huelga es “política”. En San Juan adhieren Bancarios, Camioneros y Estacioneros. El resto de los gremios, domesticados por El Vale Todo Gioja, no paran.

El sindicalismo opositor inició, a la medianoche de hoy, el tercer paro general contra la gestión de Cristina Kirchner y el segundo de este año. Todo indica que tendrá fuerte impacto por la adhesión de algunos gremios clave. Para evaluar su resultado habrá que esperar al amanecer. Todo indica que lucirán como en un domingo o un feriado debido a la adhesión a la medida de fuerza de los maquinistas y los señaleros ferroviarios. Y también por los piquetes que la izquierda hará, desde las 6 de la mañana, en los principales accesos a la ciudad de Buenos Aires y otros puntos del país y que complicarán la circulación de los colectivos, que no se sumaron a la protesta.

En San Juan, los gremios domesticados por El Vale Todo Gioja no adhieren al paro. La industria tendrá un día de trabajo normal ya que no paran UOM ni AOMA ni SMATA, tampoco UOCRA. Los negocios atenderán normalmente, porque Empleados de Comercio decidió no acompañar la convocatoria de la gremial opositora. Tampoco lo hace UTA, por lo que se asegura que el trabajador que quiera asistir a su lugar de trabajo tenga colectivos para movilizarse. UDAP garantizó la asistencia de los docentes a aulas y escuelas. La atención al en el sector público no sufrirá ningún trastorno ya que el gremio estatal más importante, UPCN, no acompaña la medida. Quiénes sí adhieren al paro, entre los gremios más fuertes, son Bancarios, Camioneros y Estacioneros.

Hugo Moyano, Luis Barrionuevo y Pablo Micheli, los tres líderes de las centrales sindicales que convocan al paro, están convencidos del éxito de la protesta. Y ayer, en la previa de la huelga, apostaron a que muchos trabajadores pararán igual, pese a que sus gremios hayan decidido no sumarse.

Además de los ferroviarios, se sumaron al paro los gremios aeronáuticos, con lo que no habrá vuelos de cabotaje. Y porlos camioneros de Moyano no se realizan la recolección de residuos, recarga de cajeros automáticos ni clearing bancario. También adhirieron a la huelga otros gremios importantes, como los marítimos y portuarios, estaciones de servicios, gastronómicos, peones rurales, los docentes bonaerense de la FEB y UDOCBA, judiciales nacionales, panaderos y recibidores de granos.

Esta vez, se suman a la protesta dos gremios que no pararon en la huelga anterior: la Asociación Bancaria –no habrá atención al público en los bancos- y Alimentación.

Al igual que en los anteriores, el paro es para forzar al Gobierno a dar respuesta a una variada agenda de reclamos: modificación del impuesto a las Ganancias sobre los sueldos, universalización de las asignaciones familiares, la multimillonaria deuda del Estado con las obras sociales sindicales, aumento de emergencia para los jubilados y políticas concretas contra la inflación y la inseguridad.

Es tan amplio el menú de planteos que los propios sindicalistas descreen de que la Casa Rosada les responda. Ante esa perspectiva, las centrales sindicales ya tienen decido profundizar su plan de lucha. Barrionuevo le propuso ayer a Moyano que la próxima medida sea una “multitudinaria marcha” para exigir la reapertura de todaslas paritarias.

A diferencia del 10 de abril, esta vez los colectiveros no participan de la medida de fuerza. Es un duro, e inesperado revés para los líderes del sindicalismo opositor. Para presionar a la UTA, la Casa Rosada apeló a lo económico: facilitó más subsidios a las empresas de transporte para que financien un mejor aumento salarial para los choferes. Y les prometió la cesión de un predio en la Ciudad para levantar un centro de capacitación.

Igual es posible que circulen muy pocos colectivos en las calles, o que directamente no los haya. Un anticipo de lo que podría ocurrir se vio ayer: agrupaciones de izquierda y la CTA anti K realizaron piquetes en diferentes accesos a la Capital Federal, que impidieron su normal circulación.

Para hoy se anuncian piquetes en los puentes Pueyrredón y La Noria, en el acceso Oeste a la altura del hospital Posadas y en la ruta 3. Aunque dijo que “no comparte” esta metodología, Moyano se beneficiará de manera directa con los piquetes de la izquierda. “Somos respetuosos de las decisiones de otros sectores”, argumentó.

Por ahora, la respuesta del Gobierno tuvo poco que ver con atender alguno de los reclamos. El secretario de Seguridad, Sergio Berni, no descartó intervenir con fuerzas federales en los piquetes. Y el jefe de Gabinete volvió a descalificar la medida: “No hay ninguna duda de que este es un paro político de carácter opositor”, acusó Jorge Capitanich.

Fernández, líder de la UTA, aclaró que si hay ataques los colectivos no circularán. Pero Barrionuevo aventuró: “Creo que no habrá colectivos porque pese a lo que diga la conducción del gremio, los choferes están con mucha bronca”.

Por la falta de trenes, y eventualmente de colectivos y subtes (sólo la línea B parará desde la apertura), el paro también puede tener un fuerte impacto en sectores que no adhieren a la medida de fuerza, como en talleres metalúrgicos, automotrices y comercios.
Por E. Simón
Bástenos mirar y sacar conclusiones. ¿Para qué subestimar al lector?, cada quién sabrá qué diputado se rasca, qué diputado se pela el tujes y qué diputado se la pasa de café en café enseñoreando su ineptitud y su falta de compromiso con los coterráneos. Cobran sueldos altísimos, sería bueno que cada uno de ellos y ellas ofrezca una rendición de cuentas al menos una vez al año. Así sabremos qué hacen nuestros legisladores por mejorar la condiciones de vidas de todos y todas.

El País Diario realizó un relevamiento para saber la cantidad de proyectos que ha presentado cada diputado nacional que representa al pago chico. Acá dejamos la lista con el nombre de cada uno de ellos y la cantidad de iniciativas legislativas presentadas. Esta información fue tomada del sitio oficial de la Cámara de Diputados de la Nación. Ante la duda, consulte a su médico.

Eduardo Ojos Diáfanos Cáceres (Pro) 53 proyectos
Daniela La Sucesora Castro (FpV)         5 proyectos
Daniel Yetatore Tomas (FpV)                 4 proyectos
José El Fiaca Uñac (FpV)                       3 proyectos
Graciela Lealtad Caselles (Bloquismo)  2 proyectos
José El Financista Villa (FpV)                 0 proyectos

Lunes, 25 Agosto 2014 23:05

Crisis occidental

Por
Por Guillermo Alamino 
La cosmovisión de los pueblos originarios plantea interrogantes que cuestionan fuertemente el carácter universal del paradigma occidental. El intento de un empresario de quitarles las tierras a los huarpes, manifiesta la típica concepción utilitaria europea sobre el territorio y la naturaleza.

Luego de siglos de invisibilización y opresión, las comunidades originarias han logrado visibilizar sus visiones por las luchas y resistencias en estos últimos tiempos, teniendo como principal ejemplo el zapatismo en Chiapas y la asunción de Evo Morales en Bolivia. Gracias a esto, algunos países latinoamericanos como Ecuador y Bolivia incluyeron los conceptos del Buen Vivir y del hombre como parte de la naturaleza, poniendo en crisis los actuales modelos occidentales que consideran al ecosistema como un objeto.

En un mundo maltratado por la excesiva industrialización y contaminación ambiental como la tala de bosques, la megaminería, los agronegocios, el fracking, la pesca indiscriminada y la emisión de gases de efecto invernadero, el pensamiento de los pueblos originarios nos obliga a repensar la civilización occidental , que destruye el medio ambiente y explota al hombre en nombre del progreso.

Por otro lado, existen más de 950.000 personas que reconocieron ser descendientes  de alguna comunidad originaria, de los cuales más de 14 mil pertenecen a los huarpes, según datos oficiales proporcionados por el Censo 2010 y la Encuesta Complementaria de Pueblos Indígenas. Una cantidad importante  que seguramente  crecerá en el futuro, puesto que la gran mayoría de los ciudadanos posee ascendencia de los pueblos originarios y fuertes lazos culturales con esas comunidades. Es por eso que, es fundamental proteger  el territorio de nuestros pueblos originarios para cuidar nuestra identidad y cultura.

En este sentido Nelson Vilca, comunicador e investigador en Derechos Humanos, expresa que para las comunidades originarias “la tierra tiene un significado abarcador a los demás derechos, pues sin la tierra se teme que exista peligro a la perdida de la identidad cultural de los pueblos indígenas-originarios-campesino, pues al emigrar a nuevas tierras para buscar trabajo, esto provocaría un desarraigo y una desconexión con la comunidad”. Por eso mismo, los Huarpes están preocupados  de perder de sus tierras, ya que un empresario pretende quitarles 6.000 hectáreas  de sus territorios en El Encón y, una emigración de aquellos habitantes, provocaría  la pérdida de sus prácticas cotidianas. Acerca de lo anterior, un informe de Vilca afirma que “la tierra constituye  la condición de la seguridad individual y la unión de un grupo, al contrario del llamado blanco que la utiliza como un instrumento de dominación, y como medio de producción y acumulación de capital”. Mientras el capital pretende generar ganancias con el  usufructo del terreno, los huarpes necesitan la tierra para  subsistir  y mantener su estilo  de vida.

Lamentablemente  el gobierno provincial todavía no da una solución definitiva al conflicto, al no entregar  las tierras definitivamente a nuestros pueblos originarios. Este reconocimiento es una  política fundamental que debería ejecutarse a nivel nacional, para evitar el avance de las actividades extractivitas y otros emprendimientos en territorios donde viven  comunidades originarias.